Desde La plaza » VIDA » Mente » Los jóvenes latinos nacidos en EE UU sufren más estrés por discriminación que los inmigrantes

Los jóvenes latinos nacidos en EE UU sufren más estrés por discriminación que los inmigrantes

Los adolescentes latinos de Estados Unidos sufren estrés derivado de la discriminación por motivos de raza. Sin embargo, no todos son capaces de afrontarlo de la misma manera. Un estudio realizado en la ciudad de Nueva York entre estudiantes de secundaria revela que los inmigrantes de segunda generación, con padres procedentes de América Latina pero ya nacidos en el país, presentan peores síntomas de salud mental derivados de la discriminación que los inmigrantes latinos nacidos en sus países de origen.

Para la investigación, publicada hoy en la revista Child Development, se hizo un seguimiento de 173 adolescentes en los tres últimos años de educación secundaria, entre el 10º y el 12º grado del sistema estadounidense, que cursan los jóvenes de entre 15 y 18 años. El bienestar psicológico aumenta a lo largo de este periodo, pero se ve rebajado por el estrés que les provocan las actitudes de amigos, profesores o medios de comunicación en relación con su origen étnico.

En cualquier caso, uno de los datos más llamativos del estudio es la significativa diferencia que existe entre la generación que nació en el extranjero y posteriormente emigró y los que han nacido en Estados Unidos, que padecen unos niveles de depresión y ansiedad mucho mayores que sus compañeros. Este mayor impacto de la discriminación sobre el bienestar psicológico del segundo grupo podría explicarse por “la paradoja del inmigrante”, apunta Selcuk R. Sirin, profesor de Psicología de la Universidad de Nueva York, según la cual “los inmigrantes de segunda generación evolucionan peor que los inmigrantes de primera generación en varios contextos, incluyendo la salud mental”.

Probablemente, la explicación se encuentra en que “los inmigrantes nacidos en el extranjero están más en contacto con los aspectos de la cultura latina, que tiene una función protectora”, mientras que la discriminación se hace “más relevante para las generaciones posteriores”.

DesdeLaPlaza.com/SINC/AMH