Mega-bandas criminales: ¿De dónde vienen y cómo se forman?

banda el picure

El jefe de una de la Mega-banda delictiva José “El Picure” Tovar fue abatido en medio de enfrentamientos registrados la noche del lunes 2 de mayo de 2016 con efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en El Sombrero, estado Guárico.

¿De dónde vienen y cómo se forman las Mega-bandas criminales?

“Si no puedes con tu enemigo, únete a él”, tal vez esta sea la filosofía que adoptaron las organizaciones delictivas que operan en el país para dar paso a las nuevas ‘Mega-bandas’ que siembran el terror y el caos a su paso.

El término ‘Mega-banda’ es acertado para diferenciar a los grupos delincuenciales fuertes de los que no lo son. Se trata de estructuras más organizadas (más de 50 miembros) y se caracterizan entre otras cosas por disponer de armamento sofisticado y bélico, por tener un liderazgo definido, modus operandi típico y por el dominio de zonas.

Es fácil reconocerlas, bandas como la de “El Picure” y “El Juvenal” que operan entre los estados Guárico y Aragua, la de “El Coki” que hace de las suyas en la Cota 905 y sus alrededores, “La Palomera” en Baruta, la de “El Mocho” en Zulia, la de los “Capracio y Wilfredo” en Miranda y las lideradas por “el Sabandija”, “el Miguel”, “el Pirulo” y “el Guayabo” en los Valles del Tuy.

¿Por qué menciono el popular refrán al inicio de este reportaje? Fácil, porque bandas como las de “El Picure” y “El Juvenal” tenían sus ‘piques’ pero se vieron en la obligación de unir fuerzas para formar una mega-banda y luchar contra su enemigo en común, en este caso los cuerpos policiales que buscan frenar su dominio. ¿Quién dice que esta nueva modalidad de Mega Bandas que cobra fuerza en el país no ‘nace’ de la fusión de pequeñas bandas?

Delitos como tráfico de drogas, sicariato, extorsión, secuestros, violaciones y robos de grandes dimensiones, son atribuidos a estas organizaciones criminales, donde generalmente el que tiene más fama de malo es el líder de la organización, que por lo general es bautizada con el apodo del cabecilla.

Esta nueva modalidad delictiva fue una de las causas que obligó al Ejecutivo a desplegar a nivel nacional la denominada Operación de Liberación al Pueblo (OLP), que tiene como objetivo combatir la delincuencia, inseguridad y paramilitarismo, para así consolidar la paz y protección del pueblo.

Desde su activación el pasado 13 de julio, la OLP ha logrado desarticular 87 bandas en todo el territorio nacional, de acuerdo al último balance ofrecido por el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González López.

Pero, ¿Cómo nacen estas organizaciones? , ¿Cómo expanden sus dominios? Para despejar estas dudas DesdeLaPlaza.com conversó con Humberto Prado, presidente del Observatorio Venezolano de Prisiones y con la periodista y especialista en Criminalística, Leandra Medina.

¿Un modelo copiado de organizaciones delictivas de otros países?

Medina explica que una mega-banda se gana ese reconocimiento cuando establece “pactos” con otras bandas delictivas (por su ubicación geográfica o por su área de acción) y señala que su modalidad es tomada de organizaciones mexicanas y colombianas.

“La mayoría de las mega-bandas venezolanas han tratado de imitar la modalidad organizativa de las agrupaciones criminales colombianas y mexicanas. De hecho algunas han adoptado algunas jerarquías con los siguientes nombres: Líder, Lugarteniente y Sublíderes”.

Aunque destaca que a nivel ideológico las mega-bandas no se relacionan con grupos paramilitares, “suelen utilizar los mismos modus operandi”.

¿Pranes y cabecillas de mega-bandas tienen mucho en común?

A juicio de Humberto Prado, este modelo de las mega-bandas bien puede ser copiado las del régimen que se vive en cárceles venezolanas, donde la figura del ‘Pran’ funge como líder del penal.

“Estas estructuras que se tienen en las cárceles son las que se han venido formando en las ciudades, le dicen mega-bandas pero cada grupo criminal tiene su región donde manda y seguro están vinculadas a otras organizaciones delictivas a las que les cancelan una vacuna para seguir con sus crímenes”.

LEYENDA: “Lamentablemente estas estructuras ya están regadas por todo el país y la respuesta del estado fue el despliegue de la Operación de Liberación al Pueblo”, Humberto Prado
“Lamentablemente estas estructuras ya están regadas por todo el país y la respuesta del estado fue el despliegue de la Operación de Liberación al Pueblo”, Humberto Prado

Explicó que es posible que ex reos sean los cabecillas de estas mega-bandas que operan en las grandes ciudades. “Una vez que salen de la prisión fortalecidos se organizan para seguir cometiendo actos delictivos”.

Sobre la OLP

Para el presidente del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), el despliegue de la Operación de Liberación al Pueblo (OLP) en gran parte del territorio es un plan espasmódico, pues a su juicio “no es la mejor forma de atacar el problema delictivo del país”.

“La mejor forma de atacar esta problemática es por medio de una política criminal donde todos estén involucrados, desde el Poder Ejecutivo hasta el Estadas y el Municipal, sin ver colores políticos”.

Leyenda: “El despliegue de la OLP ha contribuido a disminuir la expansión de las mega-bandas”, Leandra Medina
Leyenda: “El despliegue de la OLP ha contribuido a disminuir la expansión de las mega-bandas”, Leandra Medina

Por su parte, la especialista en Criminalística explica que “las mega-bandas ya existían cuando inició el despliegue de la OLP” y destaca que el operativo ha contribuido a disminuir su expansión, aunque reconoce que “los niveles de violencia en el país se han incrementado considerablemente, no sólo por las organizaciones delictivas, sino por el aumento de la criminalidad”.

2000-2015: Cómo ha evolucionado el modus operandi de las bandas criminales

De acuerdo a los expertos, las bandas criminales que operaban en el país hace quince años se distinguen de las que hacen vida en la actualidad por su modus operandi y el elevado índice que violencia que utilizan al ejecutar sus fechorías.

Medina destaca que “los miembros de las bandas que operan en el país tienen un perfil criminal muy elevado”, lo que se evidencia al momento de realizar sus actividades delictivas, en las que se evidencia en muchas ocasiones el ensañamiento.

Precisa que la modalidad también varía de acuerdo al ramo de la organización criminal y el tipo de armas que utiliza.

Sin embargo, para Prado los crímenes ejecutados en años anteriores no se realizaban a la vista de todos y con tanto ensañamiento.

“Antes asesinaban a los policías en enfrentamientos y robos, pero hoy en día es una cuestión donde jóvenes andan pistola en mano y se la descargan a los efectivos. Ahora no piensan en robar un banco, el modus operandi es el secuestro y la extorsión. Anteriormente los secuestros no eran constantes”.

DesdeLaPlaza.com/COM