Aprende en 9 pasos cómo hacer ‘queso fresco’ en tu casa

queso-fresco

Para nadie es un secreto el aumento constante y progresivo del costo de alimentos, especialmente en los rubros charcuteros.

El jamón, la mortadela, el queso en sus diferentes presentaciones, productos principales en la mesa del venezolano han sido objeto de un incesante aumento.

Esta situación ha llevado a que todos los venezolanos nos las ingeniemos al momento de adquirir estos alimentos, incluso en ocasiones sorprendiéndonos de nosotros mismos al hacer magia con nuestros bolsillos.

Es por ello, que en esta edición, te traemos la interesante, económica, y emprendedora manera de cómo hacer ‘queso’ desde nuestras casas.

Para hacer el queso casero necesitarás los siguientes ingredientes:

1 litro de leche fresca (si es orgánica, mejor).

1 una cucharada de vinagre blanco o jugo de limón.

¾ de sal.

Preparación:

1.- Colocas la leche a calentar a fuego lento moviendo constantemente con cuchara de madera para que no haya grasa o no se queme.

2.- Cuando comience a hervir y a echar humo dejas pasar 5 minutos más y le agregas el vinagre o el zumo de limón.

zumo-de-limon-queso-casero

3.- Apagas el fuego y sigues revolviendo despacio. Verás como la leche se va convirtiendo en trozos sólidos y se corta.

queso-cortado

4.- Si en medio minuto no se corta entonces debes agregarle más vinagre o limón hasta lograrlo. Dejas pasar 10 minutos.

5.- Aparte, le colocas a un colador grande unas cuatro capas de tela limpia, del tipo de escurrir, y cuando pasan los 10 minutos colocas el queso en el colador y lo dejas escurriendo 5 minutos.

escurrir-queso

6.- Atas la tela a una cucharada de madera y la dejas colgando sobre el colador por media hora para que el queso suelte todo el suero. Una vez que pasa ese tiempo cortas con una tijera la tela y ya tendrás el queso hecho.

quesocaseroproceso

7.- Ahora para salarlo, debes hacerlo desmenuzandolo con las manos para que la sal se incorpore.

salar-el-queso

8.- Después acomodas el queso en un molde, lo tapas con papel envolvente y lo dejas toda la noche en la nevera.

9.- Para servirlo, lo mejor es desmoldarlo, echarle pimienta por encima y humedecerlo con unas gotitas de aceite de oliva. ¡Listo ya tienes tu propio queso fresco!

queso-desmoldado

Consejos:

1.- Puedes agregarle al queso al momento de salarlo trozos de pimentón, cilantro, cebollín o ajo machacado, y así obtendrás un ‘queso aliñado’.

2.- Si eres de esas personas que no puedes ingerir sal, puedes optar por no salarlo y dejarlo al natural, así estarás contribuyendo con los requerimientos de tu salud.

3.- Dependiendo de la cantidad de tiempo que dejemos escurriendo el queso, dependerá la consistencia que tendrá, más o menos compacto.

DesdeLaPlaza.com/ Cocina y comida sana/ Rubén Scorche

javaversion1