Nuestro rostro revela si somos ricos o pobres

Ricos o pobres

Con solo mirar nuestra cara cualquier persona puede decir con certeza si somos ricos o pobres, pero la capacidad de leer el estatus social y económico solo se aplica a rostros neutrales, no cuando sonreímos o expresamos una emoción. Así lo concluyó un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Toronto, Canadá.

Según la investigación, que recoge la revista Journal of Personality and Social Psychology, las personas solemos usar impresiones de forma sesgada, por ejemplo: pensar que una persona con una cara que nos sugiere más riqueza tiene más probabilidades de ser contratada para un trabajo que otra que nos evoca pobreza.

Esas primeras impresiones pueden convertirse en una especie de profecía autocumplida que va a influir en las interacciones y las oportunidades que va a tener esa persona”, explica Thora Bjornsdottir, coautora del trabajo.

Para llegar a esta conclusión, los expertos seleccionaron previamente un grupo de estudiantes, según sus ingresos, y los fotografiaron con distintas expresiones. Luego, pidieron a otro grupo de alumnos que empleara su instinto para averiguar cuáles eran “ricos o pobres” simplemente mirando sus caras.

Los participantes fueron capaces de determinar qué estudiante pertenecía al grupo rico o pobre con un 53% de precisión, un nivel que supera el azar. Además, los resultados no se vieron afectados por la raza, el género del rostro o el tiempo que permanecieron observando las fotografías.

Hay neuronas en el cerebro que se especializan en el reconocimiento facial. El rostro es lo primero que vemos cuando miramos a alguien. Vemos rostros en las nubes, vemos rostros en tostadas, estamos algo forzados para buscar estímulos parecidos a una cara, y esto es algo consistente, lo que lo hace estadísticamente significativo”, aclara Nicholas Rule, coautor del estudio..

Otra de las conclusiones fue que la habilidad para adivinar la clase social de los participantes se aplicaba exclusivamente a los caras neutrales, por lo que exponen que las emociones enmascaran los hábitos de expresión que se han grabado a lo largo de nuestra vida en el rostro.

Con el tiempo, tu rostro viene a reflejar y revelar permanentemente tus experiencias. Incluso cuando pensamos que no estamos expresando algo, las reliquias de esas emociones todavía están ahí”, indica Rule.

DesdeLaPlaza.com/Muy Interesante/KM