Desde La plaza » Columnistas » A pesar de las sorpresas Brasil, Alemania, España y Francia siguen siendo mis favoritos

A pesar de las sorpresas Brasil, Alemania, España y Francia siguen siendo mis favoritos

El pasado 14 de junio se dio inicio a la Copa del Mundo con el partido inaugural entre el anfitrión Rusia y Arabia Saudita, con la goleada 5 por 0 de los locales sobre la selección árabe comenzó la fiesta del fútbol en donde 32 selecciones lucharán por levantar el título de la °21 edición del certamen.

Como es costumbre los fanáticos y conocedores de este deporte dan a conocer sus pronósticos y cuáles son los equipos favoritos para levantar el trofeo. Entre las selecciones favoritas por los fanáticos destacan Brasil, Alemania, España y Francia, pero ¿qué hacen de estas oncenas las favoritas para quedar campeón?

Es por ello que aquí analizaré los elementos que poseen estos conjuntos, quienes están llamados a quedarse con el campeonato, tomando en cuenta que en su primeros dos juegos no mostraron su mejor versión y tan solo Francia se encuentra clasificada matemáticamente a la siguiente ronda. Mientras que Alemania, Brasil y España se encuentran a tiro de la clasificación.

Brasil

Con cinco copas del mundo en su vitrina, Brasil tratará de sumar su sexto trofeo con una nómina que combina experiencia y juventud, y en la que Neymar Jr. se erige como máxima figura del equipo dirigido por Leonardo Bacchi. A pesar de que en los dos primeros compromisos el astro del París Saint Germain fue de menos a más con un solo gol anotado.

Durante las eliminatorias “Tite” agarró al barco justo antes de que se empezara a hundir. En junio del 2016, se hizo cargo de un equipo que parecía condenado a los malos resultados. Por lo que el exentrenador de Corinthians aplicó un plan que le devolvió el “Joga Bonito” a los amazónicos. Lo primero que hizo fue darle libertad de movimiento a Neymar, mucho juego y dinámica al mediocampo y apeló a la experiencia y la jerarquía de los defensores brasileños.

Brasil se sacó de encima las eliminatorias suramericanas como si fueran fáciles, mientras que el resto de sus competidores Uruguay, Colombia, Argentina, Perú y Chile, casi lloran sangre por un lugar en Rusia.

La “canarinha” partió como una de las favoritas gracias a su línea ofensiva conformada por Neymar, Coutinho, Willian y Gabriel de Jesús, que en conjunto suman 80 goles esta temporada.

El mediocampo lo controlan Casemiro y Paulinho, dos pilares fundamentales del Real Madrid y Barcelona, respectivamente; y se prevé que en la línea defensiva salgan como titulares Danilo, Thiago Silva, Miranda y Marcelo.

Cabe destacar que a pesar de empatar a un gol ante Suiza en el debut y ganar en los minutos finales 2 por 0 a Costa Rica, la selección brasileña sigue siendo mi candidata número uno a alzar la copa tomando en cuenta que en su último partido deberá dejar la vida para avanzar a octavos ante una aguerrida Serbia, quien también lucha junto a Suiza por avanzar de fase.

En caso de clasificar los brasileños deberían encender las turbinas del avión y terminar de despegar por el objetivo de ser campeones. Esta selección cuenta con el talento y los recursos suficientes para levantar en su juego y mostrar todo el potencial que los llevó a Rusia.

Alemania

No hay ninguna selección del mundo que atraviese un proceso tan largo, regular y próspero como Alemania. Joachimm Löw esta dirigiendo su tercer Mundial al frente del equipo (en el 2010 terminó en el tercer puesto, en el 2014 salió campeón), al que conoce a la perfección. El entrenador, que comenzó a meterse en la selección como ayudante de Klinsmann en el 2004, tiene tan sobrada la situación que hasta tiene un plan para lo que vendrá después de Rusia, con jugadores como Draxler, Kimmich o Wagner.

Alemania, en el primer lugar del Grupo C de las clasificatorias europeas, juega con demasiada naturalidad. Probablemente cuenta con la mejor columna vertebral del mundo (Neuer, Hummels, Kroos y Müller), además de una serie de acompañantes de un nivel superlativo (Ozil, Reus, Khedira o Mario Gómez).

En sus dos primeros juegos del mundial, los “teutones” han mostrado su capacidad de mantener la posesión del balón y la evolución de su sistema de juego donde todos atacan y todos defienden, dándole salida a los laterales, apoyados en un mediocampo de lujo y sin tener un nueve de área fijo, cualquier jugador alemán ha mostrado que pueden llevar peligro al arco rival.

Pero como todo en el fútbol, este deporte sigue demostrando que no gana quien juega mejor, si no quien es más efectivo. En su primer careo los europeos se encontraron con una selección mexicana que supo plantarle cara y vencerlos un gol por cero a pesar del incesante ataque de los actuales campeones del mundo.

Ya en su segundo careo cuando parecía que su eliminación era inminente ante una bien parada selección de Suecia que ganaba uno por cero, los germanos despertaron en la segunda mitad del compromiso como unos lobos hambrientos y sabiendo todo lo que se jugaban empataron el marcador, para posteriormente conseguir la victoria en la última jugada con un golazo de Toni Kroos que los hace retomar la confianza y buscar su pase en la última jornada frente a una eliminada Corea del Sur.

España

Ni el potencial de Francia, ni la individualidad de Messi, ni el sistema de Brasil, ni la máquina de Alemania podrían estar a la altura de España si el equipo de Fernando Hierro ofrece lo que mostró, por ejemplo, en el partido de clasificatorias ante Italia, una verdadera fiesta de fútbol. Básicamente, al equipo que salió campeón en el 2010 se le agregó talento joven, como Koke, Isco y Asensio, por lo que los ‘veteranos’ que permanecen ahora respiran ante un grupo de jugadores que entienden el juego de la misma forma.

Un portero de mucha jerarquía, probablemente la mejor defensa del mundo (Carvajal, Ramos, Piqué y Jordi Alba), un mediocampo repleto de fútbol (Iniesta, Busquets y Koke) y una delantera libre para jugar (Asensio O Costa, Isco y David Silva). Por los jugadores y el nivel con el que podrían llegar, se trata de la Selección que más vuelo podría alcanzar. Sí: hoy, España es la candidata número 1 a ganar el Mundial.

Aunque en el comienzo empató a tres ante Portugal, o mejor dicho ante Cristiano Ronaldo, los ibéricos mostraron su jerarquía y un error del portero David De Gea y un inspirado CR7 evitaron que se llevaran la victoria.

Mientras que en su segundo juego ante Irán sacaron la casta y ganaron sin problemas a pesar de lo corto del marcador. Por lo que en el cotejo ante Marruecos deberían desplegar todo su potencial para seguir en carrera y hacer olvidar el escándalo sucitado días antes del inicio del mundial cuando se anunció la destitución del entrenador Julien Lopettegui, tras su firma con el Real Madrid.

Francia

Con la aparición de tantos buenos jugadores jóvenes, es justo decir que el equipo de Didier Deschamps todavía no es un equipo formado. Justamente esa es la gran virtud de Francia rumbo al Mundial (ocupa el primer lugar del Grupo A de las clasificatorias europeas). Tiene tanta proyección que resta conocer el límite. Thomas Lemar (21 años), Mbappe (18), Kingsley Coman (21) y Ousmane Démbelé (21), entre otros, muestran un potencial joven que ningún otro país cuenta. Resta saber si este grupo de jugadores podrá explotar dentro de unos meses o su turno recién llegará en el 2022.

En estos tiempos, Francia es un equipo muy competitivo que podría pelearle mano a mano a cualquiera, con algunos jugadores clase A (Antoine Griezmann y Pogba en el primer escalón; Giroud, Kanté y Umtiti, un poco más abajo). En el futuro, si adapta bien las piezas, podría convertirse en una selección imbatible.

De hecho, aunque le costó ganar a Australia y por momentos se vio en apuros ante Perú, los europeos no conocen su techo y a medida que avance el torneo irán mostrando su mejor versión. Los franceses junto a Bélgica están llamados a ser las sorpresas del mundial más parejo en años.

@AlejandroRCD24