Desde La plaza » Columnistas » Andrés Suárez para el guayabo

Andrés Suárez para el guayabo

Andrés Suárez
Andrés Suárez.

Andrés Suárez para el guayabo y un trago de ron que lo acompañe. Sinceramente, ya no sé cuántas veces él ha estado presente cualquier momento de mi vida, pero los que más me han pegado han sido aquellos en los que me ha pegado el despecho.

¿El trago a secas, como dice la canción? De repente de cómo haya sido el golpe o de quién te lo haya dado. Creo que muchas de las cosas que llegan a mí, lo hacen de una forma inesperada y dispuestas a quedarse. Y probablemente no porque realmente quieran quedarse, sino porque todavía no aprendo cómo dejar ir.

Resulta que, al igual que me pasó con Elvira Sastre o Alejandra Pizarnik, este cantautor tuvo un antes y ahora tiene un después y no me refiero únicamente a sus canciones, sino a él, como artista, como figura, como hombre. El inicio de esa marcada línea de tiempo fue Más de un 36, esa canción que hasta los momentos me sigue quitando el aliento.

Y es maravillosa porque, con su letra precisa, me lleva al momento en el que pude acariciar la espalda de alguien. Es decir, cada vez que la escucho recuerdo exactamente la ruta que marqué con mis dedos en su cuerpo. Y no importa cuánto tiempo haya pasado, la textura la siento plena.

Cómo puede ser

que lleves en la piel

agua y arena.

Pero también crea la ausencia porque, más allá de lo que pueda sentir, en realidad ya no lo tengo. Ese fue el primer tema de él que escuché. Conocí -o más que conocer, sentí- el lado bonito y, de un momento a otro, recibí las respuestas que no esperaba, o que en realidad no quería esperar. Así llegué a otras canciones que terminaron de convencerme de que Andrés Suárez es uno de los artistas que me gustaría escuchar siempre.

En otra oportunidad escuché una canción en vivo. La cantó junto con Elia Velo, una chica a la que, por lo que vi, no le gusta mucho el mundo de la música, pero ha colaborado con él en varias oportunidades. La realidad es que ella tiene una voz sumamente hermosa y eso lo descubrí cuando escuché Tal vez te acuerdes de mí.

Y cuando llores a escondidas porque no te abrazan,

y cuando solamente quieras que te quiera él,

y cuando sientas celos del aire que roza su garganta,

amor, vas a acordarte de mí.

Ahí quedé. Definitivamente era uno de los temas más sensibles que de él había escuchado. Es como esa canción que te encantaría dedicar a alguien, pero no lo haces porque finalmente prefieres conservarla para ti, dedicártela entonces a ti mismo, que no te recuerde a nadie que la empañe. Y creo que, además, tiene ese sentido del querer absoluto: no poder dormir por ver a tu pareja.

Esta es quizá la primera columna empalagosa que escribo, así que avísenme si me excedo. Más allá de eso, Andrés Suárez ha sido uno de los grandes con los que me he encontrado, pero no quiero hacer aquí una biografía de su vida o de todas sus canciones. Solo quería darles la referencia para que sepan -quienes aún no lo conocen- por qué Andrés Suárez para el guayabo y un trago de ron que lo acompañe.

Sus letras, llenas de poesía por todas partes, tienen ese lado bonito, nostálgico, de ausencia y de (des)amor que hacen que sea uno de los predilectos para esos momentos en los que sentimentalmente estamos heridos. Lo increíble es que si no estás atravesando por alguna situación así, en cualquier descuido te encontrarás reflexionando acerca de cualquier cosa de tu vida, hasta lo más mínimo.

Sí, así de loco es. Él tiene otros temas, maravillosos, por supuesto, que de verdad merecen el tiempo y la dedicación para escucharlos: Rosa y Manuel me hizo querer llorar una vez, Benijo hizo que me pegara más el guayabo; Sin Saber Decir me dejó, literalmente, sin palabras; Vuelve me hace pensar en alguien que al final nunca volvió; y Ya verás, con Funambulista, de verdad que es para cantar a todo pulmón.

Hay más, por supuesto, solo que ya el resto del camino tienen que recorrerlo ustedes solos. Eso sí, presten mucha atención a lo que escuchan y sientan cómo esas palabras los va transformando en cualquier cosa y dejan de ser solo un cuerpo. Y si quieres leer más entradas de Intronersoshaz click aquí.

 

@Luisdejesus_