Desde La plaza » Columnistas » Corazón Roto

Corazón Roto

Este poema lo escribí en la década del ’90. Lamentablemente no perdió vigencia:

Una vez caminando por la calle Deán Funes, al frente de la cámara de Senadores, había una persona parada que gesticulaba y  gritaba. Me paré para escuchar que era lo que gritaba y si vendía algo pero, no vendía ni estaba actuando. Estaba gritando que él tenía un número de Documento y que tenía un documento y con ese documento los había votado y lo tenían que escuchar.

Prácticamente los gritos se confundían con el llanto y la forma típica de hablar del que está un poco borracho, seguí caminando porque nada se podía hacer. Salvo que los dos termináramos presos por destruir la propiedad pública, cosa que como todos saben está mal,  por lo menos destruirla abiertamente, porque muchos han destruido la mayor propiedad pública, que es el Estado, y en vez de arrestarle le han felicitado.

Pero algo iba hacer, y sentado en un bar, con una birome en la mano, un papel en blanco y una botella de cerveza en la mesa, hice una de las pocas cosas que se puede decir me salen bien, escribir unos versos, estos versos.

La luz ya alcanza a iluminar

toda tu casita,

aunque todavía no ha amanecido,

pero es tan chica y son tantos

entre chicos y mujer

hacemos el equipo,

once,

para jugar el partido

al hambre.

Para lo único que alcanza.

Y te vas antes del desayuno,

preferís no estar

cuando entre todos se reparten

ese boyo de pan

que tu mujer como Cristo,

multiplica vaya saber como.

Tomás tus herramientas,

la pala de punta,

el pico, la pala buchona,

cargás las cosas en el bolso

y salís para ver si en alguna obra

necesitan peón por horas.

Pero ya no se trabaja

como antes,

las changas son cada vez

más escasas,

y con tanto chiquerío

no te quieren tomar,

como dice la patronal,

“el salario familiar vio”,

además ya nos sos un pibe

y no se quieren arriesgar.

“a ver si te pasa algo y te tenemos

que pagar como bueno”.

Y pasan las obras

y pasan los capataces

y de tanto rebotar

ya te sentís pelota,

y de tanto rebotar

te sentís inútil.

Y cuando ya llega la tarde

se te ha  hecho un nudo

en la garganta,

y no podés ni siquiera respirar,

y en el centro

cerca de la terminal

ves al politiquerito ese

que pasó por tu casa

prometiéndote que todo iba a cambiar.

Iba en un auto que no era

el que fue a tu casa,

esta vez iba en uno de lujo,

y no diste más,

para no terminar preso

terminaste en el bar

pidiendo ese vino por centavos,

que disuelve los nudos

que te disuelve hasta las tripas.

Pero no,  este nudo no lo disolvió

era fuerte,

eran los chicos y el boyo de pan

era tu mujer

cada vez más flaca,

era tu cuarto-casa,

y así como estabas,

corazón roto,

te paraste frente

de la casa de los que prometieron

y te pusiste a gritar.

Gritastes de tus hijos,

de tu flaca mujer,

de la falta de trabajo,

de la falta de pan,

de lo que te prometieron,

de lo que no te dan,

del hambre,

gritaste, gritaste,

pero, corazón roto

no grités más.

Tras esas paredes

nadie escucha,

sólo hay

cerebros cuenta votos,

sólo hay mentes de calcular

y, a un corazón roto,

a un corazón roto

hermano,

sólo otro corazón lo puede escuchar.