CNN: Venezuela espera respuesta

Desde que el presidente Hugo Chávez los desenmascaró, Latinoamérica comenzó a saber que CNN mentía, y Donald Trump reconfirmó lo que ya sabíamos en Venezuela. Unánimemente desenmascarados, y tras su bodrio contra el vicepresidente El Aissami, el gobierno nacional tomó una medida largamente esperada POR el pueblo venezolano, que pone a la transnacional de la propaganda anti-latinoamericana en aprietos. Esperamos respuesta de CNN, y no un comunicado, precisamente

A quien acusa, le corresponde la carga de la prueba: Si CNN dice que el Vicepresidente Ejecutivo de la República Bolivariana de Venezuela, Tareck El Aissami, quien batió récords en la captura de cabecillas de despachadores de drogas que intentaron entrar a Venezuela durante su gestión como Ministro de Interior y Justicia, tiene vínculos con el narcotráfico, y que es druso, es decir, sirio, tenga conexión con Hezbolah, tiene que demostrarlo, y una vez demostrado, puede regresar a los servicios de cable, y al uso que las televisoras privadas en Venezuela hacen de esta señal. Tan sencillo es el comunicado emitido por el ente regulador de las telecomunicaciones de Venezuela, CONATEL, el pasado miércoles 15 de febrero.

Cable News Network (en español: Cadena de Noticias por Cable), más conocido por sus siglas CNN, es una empresa de comunicación creada en 1980, en un país como Estados Unidos, donde los empresarios (Ted Turner, afiliado al partido demócrata, dueño de Time Warner, propietaria de CNN) también son gobierno, lo cual indica, inequívocamente que la ‘independencia’ que pregona CNN no existe, ellos son voceros del partido demócrata. La reciente campaña contra el actual presidente de ese país, Donald Trump (republicano) con una fiereza que denota que no estamos en una época cualquiera, fue la mejor demostración.

A su versión en inglés, CNN (además de dar asesoría y crear alianzas con canales de televisión de nuestros países, como Globovisión desde 1994, por ejemplo) se le suma CNN en Español, que nace en 1997, con Jorge Gestoso (importante periodista uruguayo, hoy en Telesur) entre sus fundadores, y que tiene como función, no ‘dirigirse’ al público hispano-parlante de Estados Unidos, o ‘dirigirse’ a Latinoamérica, sino presentar (ilegalmente, pues existe un principio nacional llamado soberanía) la visión de su país, y del partido demócrata de su país, sobre nuestros procesos políticos, con su propio juicio de valor.

Hasta allí, todo está claro, el problema es cuando CNN desea que nosotros, en Venezuela, aceptemos su forma de dar noticias, prohibida en la Constitución que elegimos los venezolanos y venezolanas: la propaganda de guerra, denominada usualmente “Psychological Warfare” o “Guerra psicológica”, conceptos desarrollados en Estados Unidos, y que William Daugherty define como “el uso planificado de propaganda y otras acciones orientadas a generar opiniones, emociones, actitudes y comportamientos en grupos extranjeros, enemigos, neutrales y amigos, de tal modo que apoyen el cumplimiento de fines y objetivos nacionales”.

La propaganda de guerra está apoyada en información falsa y disimuladora, ya que uno de los propósitos de este tipo de comunicación persuasiva es evitar que los ciudadanos conozcan la verdad. Y CNN nos da ejemplos concretos, por ejemplo, los mensajes falsificados de la red social twitter que mostró uno de sus conductores, el mexicano Fernando del Rincón, acusando al gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, de la muerte de Génesis Carmona, asesinada, no ‘por el chavismo’, como se dijo, sino por grupos armados que generaban violencia durante el movimiento neonazi instigado por Leopoldo López. La información disimuladora, ante la contundente evidencia, fue culpar a las organizaciones que hacen trabajo social en Venezuela, apodadas ‘colectivos’, que nunca actuaron de ese modo, porque el chavismo tenía órdenes estrictas del presidente Nicolás Maduro de no caer en la provocación de la violencia que estaba buscando el partido neonazi Voluntad Popular, hasta el punto en que, como Jefe de Estado, anunció acciones judiciales contundentes contra cualquiera que, en nombre de la Revolución Bolivariana, usara armas o violencia contra la oposición, o contra el país.

Por más que evitaron que se supiera la verdad, los hechos derrotaron a CNN, no solo en Venezuela, sino en el mundo, hasta el punto en que sus propias mentiras generaron curiosidad a gente de todos los países, que fueron a las redes sociales y a los canales independientes, como Telesur, y medios alternativos, para buscar la verdad.

Y hablando de Telesur, uno de los argumentos surgidos en estas horas, tras la medida de CONATEL de retirar a CNN de las grillas de programación de la televisión por suscripción y de los canales de señal abierta (que citan el contenido de este medio propagandístico), hasta que prueben las acusaciones contra el Vicepresidente Tareck El Aissami, es que Telesur continúa al aire en las cableras argentinas, pero no explican la medida concreta, que fue:

  • Telesur, en efecto, se sintoniza en las cableras argentinas, lo que el gobierno de Macri prohibió fue la inclusión obligatoria del canal dentro de la oferta de la televisión por cable de ese país.
  • El detalle, es que Telesur no es una televisora privada, sino una multi-estatal, donde Argentina figuraba como accionista, pues la iniciativa era para lograr la integración latinoamericana de los pueblos y sus legítimos gobiernos, a través de la TV, por eso tenía la preferencia en las cableras, por ser una señal propiedad de la Nación argentina.
  • CNN, siendo privada, se ofrece obligatoriamente en todas las cableras ¿Por qué no dar el mismo derecho a Telesur, para que se conozcan todas las versiones de los hechos? ¿A qué le temen Macri y su gobierno?
  • Es evidente la preferencia del gobierno neoliberal de Macri por medios que le sean dóciles, y que oculten las verdades que Telesur dice, que no son la propaganda falsa, de guerra, que hace CNN: Manifestaciones de los más de 800 mil desempleados que antes de Macri tenían trabajo, huelgas de trabajadores a quienes se les han reducido los sueldos y eliminado beneficios laborales, expulsión de ciudadanos latinoamericanos que tenían el mismo derecho que los argentinos tienen de acceder y vivir en nuestros países, el tarifazo que elevó a niveles absurdos el costo de vida del pueblo que tiene empleo, la detención de Milagros Sala, que no estaba haciendo guarimbas, ni llamando a la violencia, y lo más grave, no solo para Argentina, sino para Latinoamérica, el retorno a un gobierno arrastrado a los Estados Unidos (como los vergonzosos y corruptos de Menem y De La Rua) que está volviendo atrás colocando bases militares estadounidenses en ese país hermano.

Los analistas dicen que “La propaganda tiene una gran responsabilidad en los conflictos, pues no es sólo la supremacía militar la que gana una guerra”, y eso es lo que Venezuela evita al exigir pruebas a CNN sobre sus acusaciones, so pena de no permitirles acceso abierto a Venezuela, porque además lo ordena la Constitución en su artículo 57 (No se permite el anonimato, ni la propaganda de guerra, ni los mensajes discriminatorios… Se prohíbe la censura a los funcionarios públicos o funcionarias públicas para dar cuenta de los asuntos bajo sus responsabilidades”).

Ennio Di Marcantonio

Ennio Di Marcantonio

Caracas, 38 años. Periodista, Licenciado en Comunicación Social, UCV, 2005. Trabajo de grado, '50 años de programación televisiva en Venezuela, estudio comparativo de la programación de la televisión venezolana'. Músico (escuela Pedro Nolasco Colón, 2000 - 2007). Productor, conductor y periodista del programa LA DESCARGA, transmitido por RNV Activa, más de 10 años llevando lo mejor del metal nacional e internacional, ahora los lunes y los jueves, de 10 a 12 de la medianoche. Columnista del Correo del Orinoco, sección 'La canalla mediática' (columna semanal sobre historia y actualidad de la televisión en Venezuela, premio Aníbal Nazoa, otorgado por el Movimiento Periodismo Necesario, 2014, premio Guillermo García Ponce, otorgado por el Consejo Legislativo del Municipio Bolivariano Libertador (Caracas, 2014). Columnista de la página web 'desdelaplaza.com' ('Crónicas Hertizianas' – Historia y aportes para la televisión en Venezuela)