Desde La plaza » Columnistas » Desde La Butaca » Manchester frente al mar (2016) lo extraordinario de lo ordinario

Manchester frente al mar (2016) lo extraordinario de lo ordinario

La vida es lo que pasa cuando intentamos no cometer errores y hacer lo mejor que podemos, no siempre las cosas salen bien, de hecho, muchas veces todo resulta un conflicto y una desgracia. En esta cinta las cosas pasan pese a las buenas intenciones.

A veces resulta curioso cómo la mayoría de la gente desea gozar de cierta notoriedad, sin darse cuenta de que son las historias comunes, marginales, minoritarias, las que tienen mayor brillo  y por ende llaman más la atención en la pantalla grande. Hay que aprender a ver lo extraordinario en lo ordinario y eso es precisamente lo que logra esta película. En “Machester frente al mar” Lee Chandler (Casey Affleck) tiene que enfrentar su pasado, sus fantasmas y a sí mismo luego de la muerte de su hermano.

A través de un muy buen manejo de las situaciones dramáticas, las que hacen del film lo suficientemente entretenido para no desear perderlo de vista y a la vez lo suficientemente denso para admirar la profundidad de sus planteamientos, Kenneth Lonergan, logra contarnos una historia de personajes aparentemente simples que viven situaciones complejas.

Desde que comienza la película, sabes que hay un secreto que no se ha revelado, al menos para el espectador, que intenta  imaginarlo, mientras los recuerdos del pasado ayudan a conocer un poco más de la historia. Conocer ese secreto se vuelve un poco la motivación para seguir viendo la cinta, pero a la vez, los personajes y sus actitudes, sobre todo el  que interpreta Casey Affleck generan en sí mismos gran interés.

Esta es una película donde la estructura de los personajes, su carga emocional, sus características propias están muy bien cuidadas. Los pequeños detalles del pasado, las historias mínimas de la vida cotidiana son piezas del rompecabezas que cobra mayor forma a medida que la película va avanzando.

¿Cómo puede afectar la vida una pequeña acción? ¿Un olvido, un descuido, una palabra dicha al azar, un segundo y se transforma todo? Cuesta creerlo, pero es así, es por eso que la existencia se configura a través de las pequeñas decisiones de todos los días. Y precisamente esto es lo que se nos muestra en esta cinta realista, en apariencia poco ambiciosa, en apariencia sencilla, pero que sin duda puede ser una gran sorpresa en el Óscar de este año.

Casey Affleck, que ya demostró lo buen actor que es en la genial película dirigida por su hermano, Ben Affleck, “Gone Baby Gone” (2007) es uno de los pilares de esta película sobre el paso del tiempo y la importancia de algunos acontecimientos que modifican la vida sin que podamos evitarlo. El joven Lucas Hedges (quien interpreta a su sobrino en el film) dará mucho de que hablar, él es una pieza importantísima dentro de la película.

Vi “Manchester frente al mar” sin saber que su director y guionista es quien hizo en el 2011,  la poco conocida, pero excelente película “Margaret”, en esta su tercera cinta, demuestra que definitivamente le interesan las historias extraordinarias de gente ordinaria, las situaciones llenas de tensión dramática que pueden sobrevenir en la vida de cualquiera de nosotros.

“Manchester frente al mar” es una gran película que se sostiene mostrando los grandes momentos de las pequeñas rutinas cotidianas, esas que pueden ser muy significativas, tanto como para modificar la vida entera.  

Vayan a verla y de paso busquen “Margareth” (2011) otra extraordinaria película de este peculiar director.

@luisauguetol