La mora y el cocuyo: cultura pemón en corto para este 2017

Para Isaías Pérez, joven director, musicalizador, editor y animador de “La mora y el cocuyo” un cortometraje que podremos disfrutar el próximo año, la riqueza cultural de los pueblos indígenas venezolanos es inconmensurable. Particularmente la que rodea las tradiciones del pueblo pemón.

Por esta razón, hace poco más de dos años decidió llevar a cabo junto a Francisco Laurel, director del arte del proyecto, una producción audiovisual que reflejara un cuento representativo de esas tradiciones. No fue fácil iniciar el trabajo, sin embargo, tiempo después se sumaron al proyecto Edna Fernández, en calidad de  productora general y Neptunia Producciones bajo la dirección de Verónica Pérez.

Este cortometraje que contó con el apoyo del CNAC (Centro Nacional Autónomo de Cinematografía) nació debido a la necesidad de sus realizadores de mostrar la belleza de las historias que existen dentro de las tradiciones indígenas venezolanas.

Esas que no mucha gente conoce, ya que en un país como Venezuela, donde los conflictos económicos y sociales son la orden del día a día, a veces es muy fácil olvidar que existe una cultura ancestral que también forma parte de nuestros valores, esos que nos permiten reflejar lo mejor de nosotros.

“La mora y el cocuyo” es un cuento que seguramente conoces, ya que fue llevado del pemón al español por el Fray Cesáreo de Armellada en el libro “Taurón Pantón” y reinterpretado por Ediciones Ekaré años después. Sin embargo, la realización de este cortometraje se basó en hacer un acercamiento mucho más próximo al original.

Para sus realizadores de lo que se trata –más allá de crear belleza a través de una animación bien realizada-  es de exponer esas tradiciones que muchas veces son dejadas de lado incluso por quienes deberían tenerlas mucho más presentes “cuando tu vas al pueblo, estoy seguro que muchos chamos no tienen ni idea que “La mora y el cocuyo” es de ellos o la gran cantidad de cuentos que poseen y de esa riqueza cultural que tienen” recalca Isaías Pérez, quien pretende que su cortometraje pueda funcionar como un medio de acercamiento a la riqueza cultural de los pemones como pueblo indígena.

Para Pérez, ellos son,  sin duda,  uno de los pueblos con mayor riqueza cultural, por ello pretende que su cortometraje, el cual está narrado en su idioma originario, permita establecer canales que mejoren la vida de este conglomerado de venezolanos.

Más allá del cariz artístico de este corto que narra una historia  contada generación tras generación, se trata de volver la mirada sobre este pueblo y sus necesidades básicas.

Los realizadores de “La mora y el Cocuyo” entienden que el cine es un vehículo para transformar la vida de las personas, por lo que con su trabajo desean “mover ciertas energías políticas para recuperar un poco más nuestra cultura” recalca el director.

Este cortometraje está realizado con un estilo de animación conocido como cut out animation y contó con la participación de miembros del Coro Barroco de Caracas, en la música. Por su parte,  la narración del cuento estuvo a cargo de  Candelaria Gil, perteneciente al pueblo pemón. Así mismo, Elena Gil, descendiente directa de la etnia pemón, prestó su voz para interpretar canciones en este corto.

A veces la belleza de las imágenes funciona para contar la realidad de un modo mucho más efectivo o simplemente para posar la mirada en lo verdaderamente importante “hay comunidades que necesitan desarrollar y difundir su cultura” afirmó finalmente Isaías Pérez. Totalmente de acuerdo, si quiere saber más y no perder detalle de su estreno este 2017 visita su web:  http://www.lamorayelcocuyo.com

Luisa Ugueto
@luisauguetol