Desde La plaza » Columnistas » Estrenos: Love, Simon, ser gay no es un drama

Estrenos: Love, Simon, ser gay no es un drama

En general, la homosexualidad en el cine es un conflicto, un drama, en Love, Simon, no sucede de ese modo

Love, Simon (2018) es una comedia romántica para adolescentes que recrea un montón de clichés y sin embargo es en cierto modo muy moderna y fuera de lo común.

La cinta protagonizada por Nick Robinson y la muy popular Katherine Langford (Hannah Baker en 13 reasons why) es frívola, divertida y ligera, pero también rompe con algunos paradigmas y quizás por ello ha sido bien recibida por su público natural: los jóvenes.

El cambio que se ha venido gestando en la sociedad estos últimos tiempos, la aceptación y respeto por la orientación sexual de cada individuo ha llegado a todos los ámbitos de la vida pública, incluido el cine.

Ser homosexual ya no es visto como un delito ni una vergüenza, por el contrario, los medios de comunicación predican el deseo de integrar a todos los grupos sociales existentes.

Love, Simon, además de ser una cinta entretenida y romántica, muestra que precisamente son los más jóvenes quienes están más orientados (afortunadamente) al respeto y la integración de todos los colectivos que hacen vida en la sociedad.

20th Century Fox no filmó una película con esta temática por azar, como compañía saben que los tiempos han cambiado y la forma en que se representa a los homosexuales en el cine también.

Simon, un chico homosexual que está dejando la adolescencia, busca la forma de contarles a las personas de su círculo más cercano sobre su verdadera orientación sexual. Precisamente buscando comunicarse con otros que se encuentren en su situación, comienza a escribirse con un chico desconocido vía email.

Con esta premisa inicia la cinta que se empeña en mostrar, que los homosexuales no son extraterrestres ni personas aviesas (como muchas veces fueron representados en el cine) son seres comunes y corrientes, que bien podrían ser tus hijos o los míos si los tuviera.

En general, la homosexualidad en el cine es un conflicto, un drama, lleno de lágrimas y frases grandilocuentes, episodios oscuros y obstáculos que superar. En esta comedia todo funciona de un modo más simple.

Aunque si posee un tono dramático en algunos momentos, la cinta es, en términos generales, una comedia romántica, un relato ligero sobre adolescentes, más allá de su orientación sexual.

Y básicamente esa es la gran diferencia de esta cinta dirigida por Greg Berlanti.

Estapelícula es quizás la primera comedia romántica protagonizada por un chico homosexual que cuenta su historia sin lágrimas en los ojos.

En esta cinta no busques nada más de lo que ves, porque no encontrarás grandes disertaciones sobre la identidad sexual ni planteamientos densos. Simplemente narra la historia de  su protagonista, un ser humano que busca su lugar en el mundo. 

Cursi como cualquier otra comedia romántica que se precie de serlo, Love, Simon, es una historia feliz, sin circunstancias torcidas, sin finales trágicos o conflictos exacerbados.

@luisauguetol