Desde La plaza » Columnistas » La hormiga y la vida

La hormiga y la vida

¿Para qué vivimos?

Estaba sentado en la vereda y de golpe baje la vista y a unos centímetros una pequeña hormiga cargaba un pedazo de hoja que era como cinco o seis veces su tamaño. Caminaba cruzando una piedra que parecía el Aconcagua al lado de ella, y yo me preguntaba ¿qué sentido tiene la vida? ¿Para qué estamos, para hacer ciudades? ¿Para vivir amontonados? ¿Para crear elementos que nos mejoren la vida?

Y la hormiguita había terminado de cruzar la piedrita. ¿Estamos acaso para crear un mundo mejor para los que vienen? ¿Es este el mundo mejor? o como decía Leibniz es el mejor porque es el único.

Un auto aceleró y cuando llegó a la esquina freno de golpe, ¿estamos para crear elementos para nosotros, y ¿la consecuencia que esos elementos tienen en la naturaleza?¿las conocemos?¿las medimos? La hormiguita, se había topado con un charco de agua y lo estaba rodeando, quizás si hubiera sido Moisés estaría abriendo las aguas. ¿El sentido de nuestra vida está dado por nosotros o por alguien más? ¿Somos dueños de nuestro destino? o ¿simplemente alguien lo ha diseñado? o ¿simplemente somos el resultado de nuestros actos mezclados con los actos de los otros que se cruzan enredan y mezclan? ¿Para qué estamos? o estrictamente si estamos o no estamos el mundo igual existiría, la naturaleza igual existiría.

La hormiguita entró a una zona de vereda y empezó a caminar por un dibujo del mosaico protegiéndose del sol, caminó por dos mosaicos y al tercero en la mitad estaba el hormiguero y se perdió dentro de él, llevaba la hoja para ponerla dentro de una cámara húmeda de su hormiguero. En esa cámara por la humedad reinante y las hojas, crecerán unos hongos que son los que comen las hormiguitas, mientras la miraba perderse en el hormiguero ¿perderse?, levanté la vista, un auto pasó rápido, dos personas pasaron caminando y yo, yo me encontré perdido en la vida.

Etiquetas