Desde La plaza » Columnistas » La alquimia del Chef » La gastronomía, base del desarrollo turístico

La gastronomía, base del desarrollo turístico

Es conocido que en todas partes del mundo donde se desarrolla el turismo como actividad importante para su economía, la gastronomía es un pilar fuerte. Parte de lo que significa ser productor de turismo tiene que ver con el desarrollo de servicios basados en mostrar la cultura local de cada región, y la cocina es una de los aspectos mas representativos de la cultura de cualquier país.

Es un hecho que Venezuela tiene mucha cultura gastronómica que mostrar al turista, así como puede ser un hecho que la creación de una nueva cocina venezolana basada en las potencialidades productivas década región. Pueden llegar a ser un gran atractivo turístico que elevaría el estatus de nuestros servicios en el mundo, siendo esto un impulso para el afianzamiento del orgullo nacional que tanto hace falta para que nuestro país salga adelante.

Ya es hora de hacer lo que hace falta para fortalecer nuestra identidad y mostrarla con orgullo, ya es hora de la originalidad y de la creatividad, nuestros servicios turísticos deben empezar a mostrar la cara de una venezolanidad más fuerte y decidida a existir en el mundo, la cual hará que seamos visitados no solo por nuestras bellezas naturales sino también por nuestra cultura, aquella que traemos por tradición y aquella que somos capaces de renovar con nuestras propias ideas y recursos, sin necesidad de imitar o copiar a otros.

Dejemos la cocina peruana, vasca o cualquier otra para que sean disfrutadas en sus países de origen, y hagámonos dueños de nuestra propia cocina si es que queremos desarrollarnos verdaderamente.

La gastronomía podría significar para nosotros un tesoro para el desarrollo de nuestra economía si tomamos en cuenta que al desarrollarse una cocina propia y se convierte en atractivo turístico, se incentiva a la producción nacional de alimentos, al desarrollo de la creatividad, al fortalecimiento de la soberanía alimentaria, al crecimiento del orgullo por lo que somos, y a abrimos una ventana al mundo para que seamos tomados en cuenta como cultura exportable que merece que sus productos sean conocidos por todo el globo.

El rescate y redescubrimiento de ingredientes autóctonos, y el desarrollo de nuevas maneras de usar dichos ingredientes nos harán ser creadores de la nueva y necesaria cultura venezolana, una cultura propia que se hace por sí misma y no es la copia de ninguna otra.