Desde La plaza » Columnistas » La derrota en la cara del canciller español ¡es la victoria de Venezuela!

La derrota en la cara del canciller español ¡es la victoria de Venezuela!

No obstante haber transcurrido 527 años, la invasión de la que fuimos víctimas por parte del imperio español despierta en mí el efecto de termitas históricas que seguramente carcomen en otras y otros compatriotas de Nuestramérica, cada una de las fibras batientes curtidas al calor de la Patria Grande que se niega a ser patio trasero o ulterior de potencia alguna.

Tal reacción no hace sino recrudecerse al máximo, luego de ver y escuchar a Josep Borrell, indigno representante de asuntos exteriores de uno de los más anacrónicos reinos que aún subsisten sobre el mundo, cuando como quien no rompe un plato parece intentar hacerse de la vista gorda ante la responsabilidad –también histórica-, que pesará sobre los hombros del gobierno (mal obtenido gobierno) que representa y que en su momento preciso pasó a ser parte del concierto diabólico que contra la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela urdió la tiranía de Estados Unidos.

Todo ocurrió durante una entrevista reproducida por el portal lasexta.com, efectuada por la periodista Ana Pastor. Con cinismo manifiesto (¿se puede denominar de otra forma?) Borrell admite que “la situación es un poco peculiar” y que ellos, los españoles que secuestran la voluntad popular ibérica están “innovando” entre otras cosas porque nada de lo que está ocurriendo está contemplado en el Derecho Internacional. Algo asó como que “contra Venezuela se viola el Derecho Internacional y yo me sumo a tal ultraje”. ¡Vaya desfachatez!

Más adelante, el personaje de marras pone el punto donde más les gusta a quienes hacen del sadismo su centro de vida: reconoce con el fracaso marcado en el rostro que “no se pensó que Maduro iba a mostrar esta resiliencia”. En otras palabras, para él y para su combo con trasnocho imperial nuestro presidente Nicolás Maduro era hombre muerto desde el inicio del primer round.

¡Qué pobre ser este Borrell y quienes aún no se han leído ni superficialmente lo que aconteció en Carabobo el 24 de junio de 1821! Los sesos no le dan para entender que no es únicamente Maduro sino millones de venezolanas y venezolanos, dignas herederas y herederas de la sangre de Simón Bolívar y Hugo Chávez, quienes estamos dispuestas y dispuestos a luchar en defensa de nuestra soberanía hasta la última gota de sangre.

El espíritu vacilante, cobardón y reculante mostrado a lo largo de la entrevista, me hace concluir lo que sabemos desde el inicio de esta nueva trama golpista: ¡fracasaron una vez más! En Venezuela seguiremos siendo libres, autónomos y soberanos, carajo.

¡Chávez vive…la Patria sigue!