Desde La plaza » Columnistas » La intimidad poética de Dionisio Aymará (Reseña sobre el libro Rostro de nadie)

La intimidad poética de Dionisio Aymará (Reseña sobre el libro Rostro de nadie)

La poesía es un espejo de la vida que corre contra el tiempo. Una búsqueda de respuestas a complejas experiencias y un recorrido de senderos sin retorno. Cantos del alma que tocan la piel de quien la percibe como verdad existencial primaria. A esos predios nos eleva Rostro de nadie, antología poética de Dionisio Aymará, publicada por la Fundación Editorial El perro y la rana.

Versos álgidos que nos conducen a la contemplación, para que asimilemos el dolor y las inquietudes como pasajeros sueños. No hay fantasías ni ficticias imágenes, son fulgores íntimos del alma:

“Hay un sordo rumor que desgarra el espacio

y siega la canción de los labriegos

en los surcos inermes.

Hay una voz herida sobre el campo arrasado.

Hay tantos hombres solos con la muerte.

Tantas mujeres atisbando detrás de las ventanas

el rostro hermoso y triste de su amor que regresa”.

Es inevitable involucrarse con la realidad del verso y la vivencia propia. Es difícil no tomar partido junto al poeta:

“(Las ciudades quedaron atrás, entre la niebla sepultadas.

Los caminos huyeron lejos de las aldeas

y en la puerta de cada casa había

un niño abandonado contemplando la muerte de los ángeles)”.

Aymará no nos deja solos en la morada del fin de los tiempos, él nos conforta con una canción de la vida profunda:

“Sin embargo, aún nos queda

una mirada ilesa,

una profunda luz entre las venas,

para instalar el alba

en cada sitio amado,

en cada espiga,

junto a cada muro,

junto a cada dolor o piedra,

en cada labio

terrestre y dulce

y en los árboles hondos

como la noche misma que resbala por ellos.

Aún nos queda una brizna

de voz, un aire trémulo

de gozo en la garganta,

porque estamos doblados hasta los cabellos

sobre la piel morena de los campos,

rodeados de invisibles gestos amorosos,

de seres que nos llaman y responden”.

Dionisio Aymará

Visiones sobre lo que acontece, son expresadas en una voz cálida y potente, donde los elementos naturales se apropian de un rostro, que nos saludan con manos abiertas para que nuestro espíritu se desplace a un infinito horizonte:

“Ya para qué la muerte viene a talar de golpe

la luz cordial, herida de un dulce sobresalto,

con que una tarde alegre descubrimos el mundo,

si en cada surco abierto

nuestras manos sembraron una canción, un gesto

de amor, una actitud de compañero,

la certidumbre hermosa de la espiga,

del fruto

que ha de brotar un día sobre toda la tierra.

Ya para qué muerte.

Si un día volveremos a morar en la tierra,

transfigurados, confundidos,

en la carne y el sueño de un hijo interminable

o en el rumor eterno

de la espiga o del árbol

que ha de subir gozoso desde nuestra ceniza”.

Este poeta nacido en el estado Táchira, tierra de los Andes venezolanos, fue un prolífico escritor. Se le conocen casi una veintena de títulos y podemos destacar Huésped del asombro, que vio luz en el año 1986. Pero nos debemos a la responsabilidad de expresar, que no hay desperdicio en sus cantos del espíritu, no hay rellenos en sus palabras, son sus versos un legado de puros sentimientos.

Rostro de nadie recoge una llamarada de esas voces que Dionisio escribió para él y nosotros, que además es acompañada de un magnífico prólogo de Daniel Arella, quien nos sumerge en el universo aymariano, donde nos invita a convertirnos en habitantes de su mundo, como para residenciarse en una lectura que jamás nos deja indiferentes. Dionisio Aymará no se despide, es un heraldo del eterno retorno:

“… no aceptes otra luz que la tuya.

Hacia atrás nada: ni un solo paso

y si no tienes luz

preferible tu propia tiniebla,

preferible tu cólera, tu sola desgarradura,

tu alarido final a dos pasos más allá del abismo,

todo,

antes que pasar como ciertas alburas

semejantes al algodón de los corderos,

todo

antes que vivir sin dignidad,

todo,

inclusive la muerte”.

Dionisio Aymará

Ficha técnica:

Rostro de nadie

Autor: Dionisio Aymará

Páginas: 368

Fundación Editorial El perro y la rana

2018 (Edición digital)

Descárgalo gratis en: http://www.elperroylarana.gob.ve/rostro-de-nadie/

Dionisio Aymará

Nace  el 23 de abril de 1928 en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira  y fallece en Caracas el 19 de noviembre de 1999. Su nombre de acta de nacimiento es Jorge Azaf. Aunque no suele aparecer en las antologías históricas de la poesía venezolana, su nombre y obra han sido reconocidos fuera de su tierra natal y además ha sido traducido en siete idiomas. Literatos de renombre han escrito su obra, entre los que podemos mencionar a Mahfud Massís, Juan Liscano, César Dávila Andrade y Vicente Aleixandre. Entre sus poemarios destacan: Clamor hacia la Luz (1959), Escúchanos, Libertador (1961), Sonatas (1963), Aconteceres del alucinado (1964), La ternura y la cólera (1977), Aprendizaje de la muerte (1978), No soy del coro (1980), Huésped del asombro (1986).

Etiquetas