Desde La plaza » Columnistas » La Patria Gótica de Lenin

La Patria Gótica de Lenin

Alcaloide

El alcalde

del pueblo

Imaginario.

Del vagón

Ayer

Cuando

Desnuda

Regalabas

Domingos

Malditos

Ni Humo

Ni Liebres

Ni aquello

Cállate

A oscuras

Que te

Vigilan

Las Sombras

En los ojos

Del Perro

Que se está riendo

De ti.

L.M.

..a


Donde viene la poca muerte a reír

Donde se quita el trapo

y se hace escombro

donde la luna pregona hiel

y dulce canción de urna vejestorio

y plumas del más cuerdo

y rancio cadáver que no le hallan morgue

o difunto palafito a la orilla de un lago

hambriento y contaminado contando barbas

estupros sin dueño y una que otra benevolencia

ahogada en cenizas

como si no fuesen necesarias.

Eruditas moscas fermentan el yesquero

el pulmón pide humo,

el corazón fuego,

el hígado lo vendo separado

se aceptan estafas

se sortean lutos

 se compran chicharras

 se reparan improperios,

 se rascan sarnas,

 inventadas crepúsculos,

 masticándose intemporáneos,

 vaticanos su frente humitrallada,

 su poca sangre vendrá

 bailara como la palabra en la boca de alguien

 que no quiere hablar.

Reirá sin saliva

Será cortesía de un banco

o una brujería se hará carne

y luego se derretirá lavando lava

la corte celestial

el esófago irritado tragando la espina dorsal

del viento que llega sin alimentar

Pecado divino

Pea pecatro a tu vientre comulgo

Como ciempiés

Como sin escamas, lactancito le abrigo árboles o cien litros se come se mata se olvida se masca, se canta, se orina, como ápreñadas moscas al atardecer tocando pianos y vientres y nubes y siempres.

 L.M.

Porque hablar solo es aprender a ladrar, 2015. Editorial La casa tomada. Editorial El Perro y la Rana.

.


Sobre la polisemia del vampiro recae cualquier cantidad de historias que sangran por la nariz de una longeva existencia llena de oscuridad, pero sobre todo recae en una larga lista de representaciones que atraviesan el gótico latinoamericano de los años 90 y de toda una generación de poetas de la frontera, me refiero a la frontera Colombo-Venezolana.

De allí la llamada generación Dragones de Papel, donde se recogieron las voces de la poesía tachirense a finales de los 90 y se colearon algunas gárgolas de piedra, entre otras criaturas, una de ellas fue Lenin Marcano conocido por sus amigos como Pepe Grillo.

Hace algún tiempo, a la sombra de un frailejón, mimetizado con las piedras de la Cordillera Andina, recogiendo cunches de amaneceres y de haber rasgado el asfalto con la poesía, me contó cómo se hizo patriota de la patria grande, después de haberse recorrido Colombia caminando.

Su casa quedaba en el voladero de una de esas mesetas, haber vivido en una grieta lo vincula territorialmente con esta columna y podría ser la metáfora de una larga amistad suscitada por miles de encuentros fortuitos.

Después del cuento “La noche de los gatos fritos y los condones vomitados”, de oírlo en la misma esquina donde el hombre se parcha para escribir sobre los granos de arroz, me encontré siguiendo el rastro nómada una vez más a sus historias on the road, mientras ejercitaba la caligrafía.

Ser un artesano de la poesía o un poeta de la artesanía, le había dado ese dote, escribir sobre el arroz mientras recitaba o narraba sus cuentos y poesías.

patria-gótica-2

El primer libro, Abran paso, abran fosas comunes es publicado en el 2001.

Se me acabo el mar, solo me quedan espinas, vino al año siguiente (2003), ambos fueron publicados por la misma casa editorial Nadie Nos Editará Más. Editores.

Durante más de 10 años hizo lecturas callejeras y colaboró también con las revistas Literarias Sujeto Almado y la revista Solar.

A este poeta se le puede conseguir donde lo dejen escribir y recitar escupiendo, malditasea, poemasos sobre la cara de la gente en lo alto de una cornisa.

Yo lo he visto volar entre campanarios, tejados y callejones, dejando caer un  hilo de saliva blanca en la cara de la literatura gótica contemporánea de este país.

Su último libro, Por alguna u otra razón se masturban los colibríes, espera  ser publicado este año por la Editorial El Perro y La Rana, quien funge de puente para dar a conocer su obra.