Desde La plaza » Columnistas » La plaza del placer » Cuide de sus testículos

Cuide de sus testículos

A cuidar los testículos, son sensibles y hay varias las razones por las que pueden aparecer dolores o molestias en ellos. El dolor testicular se refiere a la molestia localizada en esa región, con mayor frecuencia es de origen testicular, llamado orquialgia, aunque puede estar localizado en otros sitios, puede tener diferente grado de intensidad, diversas causas, y que amerita asistir al médico para una orientación adecuada especialmente en jóvenes que por desconocimiento o por vergüenza no consultan.

Es importante reconocer el dolor

En la etapa de la infancia el dolor testicular se manifestará a través del llanto del niño, y señales de inflamación en el área afectada, siendo las principales causas las hernias, orquiepididimitis y las torsiones.

En los adolescentes y adultos jóvenes el dolor genital habitualmente es causado por traumatismos, inflamaciones, tumores, y también por criptorquidea o por testículos llamados retractiles. La torsión muestra su mayor incidencia en las primeras fases de la adolescencia. Algunos de estos traumas son leves y relacionados a actividades deportivas. Otros procesos inflamatorios puedes ser secundarios o por infecciones especialmente urinarias o infección de transmisión sexual.

Una patología muy común es el varicocele corresponde a la presencia de varices en las venas que drenan el testículo, con aumento del tamaño escrotal y puede ser causa de infertilidad.

Pero, existe otro tipo de dolor testicular que algunos hombres han experimentado alguna vez, el dolor testicular por excitación sexual. Este tipo de molestia testicular es más popularmente conocido como simplemente dolor de huevos. Los términos médicos más aprobados son próstata congestionada o vaso congestión. Este dolor se produce básicamente por la acumulación de fluidos en la próstata y en los testículos que se producen tras una excitación sexual prolongada e insatisfactoria. Durante la estimulación sexual masculina, el organismo envía una cantidad de sangre hacia el pene para que este logre la erección. Este flujo sanguíneo circula tanto por la próstata como por los testículos. Mientras el flujo de sangre entre en el pene los músculos de los cuerpos cavernosos y del bajo vientre se contraen para que el flujo de sangre no se vaya y así poder mantener la erección. Si no se alcanza el orgasmo, la sangre y otros fluidos, se acumulan en la zona de la próstata y especialmente los testículos, lo cual provoca la molestia en los mismos.

Este dolor testicular puede estar acompañado de otros síntomas, como dolores musculares en el bajo vientre, dolor de cabeza, o un aumento de las ganas de orinar. También puede provocar malestar. En algunos casos puede provocar dolores de estómago.

En la mayoría de los casos, este tipo de dolor y los síntomas relacionados con el suelen desaparecer con un poco de tiempo. Otro método bastante efectivo para reducir las molestias es la eyaculación, tanto a través del coito como la masturbación. Es importante acudir al médico y consultar cada caso es particular.

Orientadora en sexología
@RinaMoralesMera
Rina Morales

Rina Morales

Consulta - Asesoría área de sexología y derechos sexuales y reproductivos. Invitada como especialista en área de sexología y derechos sexuales y reproductivos en diversos medios de comunicación social en Venezuela