Desde La plaza » Columnistas » Pediatra y mamá » Dejar el pañal

Dejar el pañal

Este es uno de los momentos más esperado por muchos padres especialmente en nuestra realidad, no sólo por el tema de los costos y la disponibilidad, sino porque representa un gran acontecimiento que marca la diferencia social entre el bebé y el niño.

El control de esfínteres es un proceso madurativo, como caminar y hablar. Por lo tanto en realidad los padres y maestros NO “enseñamos” a dejar el pañal, simplemente conducimos el proceso natural para que el niño aprenda a hacer sus necesidades como civilizadamente estamos acostumbrados, con medidas de higiene y privacidad.  A los 30 meses de edad sólo el 50% de los niños controlan esfínteres. A los 3 años lo hace el 75% y a los 3 años y medio los controlan el  90 a 95%, pero cada niño es diferente y tiene su propio ritmo para superar esta etapa, que puede extenderse hasta los 5 años. Por eso es absurdo escuchar en muchos lugares de cuidado infantil que sea una exigencia el control de esfínteres para aceptar al niño.

Dejar el pañal, denota un gran logro y el inicio de una cadena de actos que sellarán sus primeros hitos de  independencia. Esta etapa coincide con muchos otros progresos que se consolidan como: comer solo, dormirse solito, lavarse las manos, cepillarse sus dientes, desvestirse y ayudar a vestirse, lograr bañarse con mínima ayuda, treparse y subir por escaleras, muros, toboganes, hablar con más claridad y expresar sus sentimientos y deseos con mayor soltura. Lo más importante para no frustrarse, es no forzar el evento y esperar el momento en el que el niño está LISTO. Este momento puede identificarse con ciertas señales, como por ejemplo si ya el niño manifiesta, hablando o con alguna expresión, que hizo sus necesidades y logra permanecer varias horas con el pañal seco. Cuando el niño logra  y desea realizar algunas tareas solito, demuestra que se siente independiente y capaz. Es importante estimularlo en el cuidado e higiene diaria y a familiarizarse con el uso del sanitario, explicarle para qué sirve y por qué se usa y dejarlo observar,  los niños aprenden por imitación.

Es útil comenzar con vasitos para bebés o adaptadores de poceta para niños que le hagan sentirse más cómodos y seguros.

Inicialmente ocurrirán muchos “accidentes”, pero al ser un proceso de adaptación no suele ser rápido e incluso puede haber regresiones en ciertos aspectos que ya parecían superados. Es bueno iniciar el entrenamiento poniendo al niño o niña en el vasito cada cierto tiempo  y luego irlo distanciando.

            Cada vez que el niño pueda hacer en su vasito o poceta llénelo de elogios por su progreso. El cariño es el mejor reforzador de sus logros.

Cuando ya el proceso vaya en marcha, y hallan progresos constantes, es aconsejable dejar al niño el mayor tiempo posible sin pañal, esto le recordará que hay cambios y lo hará sentirse motivado.

Si su hijo está en guardería o escuela informe a las maestras y/o cuidadoras si está iniciando el control de esfínteres para que haya apoyo mutuo y el entrenamiento de refuerzo sea tanto en casa como en los lugares que el niño frecuenta. Igualmente informe a los familiares que lo cuidan y puede tener vasitos auxiliares en casa de los abuelos o tíos.

NUNCA regañe a su hijo por “hacerse” encima, esto sólo le creará dudas e inseguridad, ningún niño sano deja de superar esta etapa, todo a su tiempo con paciencia y comprensión.

Dra. Morella Martínez de Herrera
Pediatra y Puericultora
@pediatraymamaig
Morella Martínez

Morella Martínez

Dra. Olga Morella Martínez de Herrera. Médico Cirujano de la Universidad Central de Venezuela. Postgrado de . Pediatría y Puericultura del Hospital Universitario de Caracas, UCV. Miembro activo de la Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura. Promotora y Consejera de Lactancia Materna (CELACMA y Facultad de Medicina UCV).

Madre de dos maestros de vida.