Desde La plaza » Columnistas » La Tele de YouTube

La Tele de YouTube

YouTube ha brindado la oportunidad a los creadores de generar programas, videos y un sinfín de producciones independientes.

Desde  hace muchos años no vemos televisión solamente en aquel aparato que ahora parece rudimentario y que una vez fue el centro de atención en nuestras casas. Ahora todos lo hacemos también en la web y para ser más específicos en YouTube y en un  sinfín de plataformas digitales.

La mayoría de la gente que consume televisión lejos del televisor es joven. Los chicos que tienen entre 13 y 29 años son fanáticos de internet, las redes sociales y YouTube. De hecho, esta plataforma ha brindado la oportunidad a creadores de generar programas, videos y un sinfín de producciones independientes.

Particularmente me gustan los programas que realizan algunos youtubers. Me cae muy bien La Divaza, me hace reír –y mucho- Daniel Samper, un escritor que creó su canal de comedia, sigo a Yoss Hoffman y me fascina Alvinsch, un chico colombiano que habla de música. No tengo veinte, pero me llama la atención la disciplina y el trabajo que hay detrás de algunos youtubers.

En YouTube, insisto, hay de todo. No solamente contenidos independientes, también tutoriales, conferencias, música, películas clásicas, series originales, cortometrajes y todo lo que te puedas imaginar.

Sobra decir que me encanta esta plataforma y que llevó unas semanas cautiva de mi último descubrimiento: Badabun. Este canal publica contenidos diarios y cuenta con 20 millones de suscriptores.

Su contenido no es filosófico, no hay en él poemas de Borges o ensayos sesudos. Es entretenimiento puro y duro, cuenta con programas y series similares a los que se hacen –o hacían- en cadenas de televisión como MTV o E! Entertainment.

Videos triviales, comedias y chistes fáciles para pasar el rato es mayoritariamente lo que realizan. La producción es impecable, aunque no todo lo que hacen me gusta, especialmente veo Exponiendo Infieles.

En esta serie, una conductora linda y carismática, Lizbeth Rodríguez, ofrece dinero a las parejas que se encuentra en la calle por revisar sus teléfonos. De ese modo los anima a “probar su fidelidad” lo que casi siempre genera inconvenientes.

El programa que tiene episodios de diez o veinte minutos -incluso he visto de treinta- es divertido porque funciona como un reality. Encuentran a las parejas en la calle, los invitan a jugar, estos acceden y lo que guardan en sus teléfonos genera el resto.

A veces queda la duda de la veracidad de lo que exponen. Algunas situaciones son tan increíblemente absurdas que es fácil preguntarse ¿será todo cierto?

Evidentemente que el éxito de series como Exponiendo Infieles tiene mucho que ver con su temática y el interés generalizado por consumir contenidos amables, simples, que generen entretenimiento de forma casi inmediata.

Tal cual como ocurría en otro tiempo con los programas de televisión convencionales.

Siempre he creído en la necesidad del pluralismo en todas las áreas de la vida, incluido el entretenimiento. En este sentido YouTube, internet y las plataformas digitales ofrecen un sinfín de opciones.

@luisauguetol