Desde La plaza » Columnistas » Luna nueva

Luna nueva

Un nuevo año empieza y trae consigo otro ciclo de vida. Algunes recibimos el año con alegría y expectativas; otres tememos la arremetida inminente del panorama sociopolítico global; otres intentamos hacer un equilibrio entre ambos.

Desde este lado del mundo la recibida del año nuevo fue distinta, por decir lo menos. Allí estábamos cuatro mujeres: una rodrigueña, dos argelinas y una venezolana heladas dentro de un cafecito mientras afuera hacían -13 grados en la fría, seca e invernal Beijing, esperando que el reloj marcara las 12. Pedimos café y con él brindamos cuando el conteo regresivo se detuvo. Recibimos el año en calor, en buena compañía y con cafecito para calentar los deditos y el alma.

Lo interesante de todo es que en ese pequeño lugar donde estábamos, que seguía abierto, sólo nosotras cuatro celebramos la venida del 2019 y la despedida del 2018. Nadie más gritó ni celebró, sólo nosotras. Por algunos segundos nos sentimos cohibidas, extrañadas. A ninguna le había pasado en su vida que nadie más sino ella celebrara la llegada del año nuevo, pero estábamos las cuatro, juntas, celebrando. Era más que suficiente y dentro de todo, divertido. Con esa vibra nos paramos y nos fuimos a rumbiar. Era justo y necesario.

El primero de enero fue como un clásico primer día del año. Echada viendo películas y durmiendo a las 10 pm porque la cuerpa ya no aguanta la pela de estarse acostando a las 7 de la mañana. Y el 2 amanecí con un resfriado beijinés: el cuentico de los -13 no es cualquier vaina, gente. Lo que sí es que estos días son excelente oportunidad para ponerse al día con los noticiones mundiales y evaluar el panorama.

En los trendingtopics encabezan Bolsonaro y su toma de posesión (vi una entrevista nefasta que le hicieron a cuatro personas, una de ellas mujer, donde les preguntaban sobre el panorama económico-político de Brasil. Uno de ellos dijo que el camino para crecer como país era salir del socialismo; la mujer se rió. Y fue la única que habló sobre la lucha de clases como hecho fáctico y no como “estrategia de distracción de los medios de izquierda”, como dijo otro de los “expertos en materia económica” que habían invitado); el aterrizaje de la sonda china Chang’e 4 en el lado oscuro (o lejano) de la luna (les chines haciendo historia, papá); que el nuevo período de Nicolás empieza el 10 de enero (me niego rotundamente a explicar nuevamente esto. Sólo les daré la pista “20M”) y que el gobierno estadounidense está en modo “shutdown” (o paro administrativo porque, si mal no entendí, no se resolvieron los desacuerdos entre el senado, el congreso y el presidente respecto al presupuesto nacional antes de que el ciclo del presupuesto actual culmine, lo que ha producido que varias instituciones que dependen del gobierno federal estén cerradas y que algunas personas no cobren sus salarios. ¡Wuju!) y que Trumpito insiste en construir el marico muro para mantener fuera del territorio “al crimen foráneo”. 2019, lamentablemente, no dejó atrás a la gente idiota y con mucho poder.

Es definitivo que las crisis se agudizan, pero con cada veneno viene un antídoto: la ley del equilibrio nunca se rompe, a mayor crisis mayor esfuerzos incansables por modificar los modelos y cambiar los sistemas de base. En FB he visto cosas sumamente valiosas que combaten los panoramas negativos:

-Un docu reportaje que presenta la cantidad de gente alrededor del mundo, organizada, llevando a cabo proyectos de rescate del medio ambiente y los desastres de basura que hemos producido con resultados positivos concretos, y varios de ellos en Latinoamérica.

Vi un videíto sobre unes niñes que juegan a encestar una pelota de basket. El hermanito apoya y protege a su hermanita diciéndole que es fuerte y la ayuda a encestar la pelota (no sé ustedes pero es la vaina más hermosa y valiosa que he visto en que jode tiempo: es una muestra de una educación amorosa en casa, de la posibilidad real de cambiar los patrones patriarcales y los roles de género desde la crianza). 

Un corto animado brutal sobre la historia del feminismo narrada por un hombre, ¡por un hombre! Al principio empecé con mis juicios porque pensaba que se iban a quedar con los referentes europeos pero no, el video menciona a SojournerTruth y Flora Tristán y además, habla sobre el movimiento sufragista de las mujeres blancas burguesas, ¡lo que le da una perspectiva de clase y lo hace aún más maravilloso! 

Un post de una compa camarada querida donde invita a que todo sea positivo menos las pruebas de embarazo, lo que, por supuesto, produjo reacciones diversas y controversia. Pero para qué estamos sino pa mover la sopa, ¿no? Este pensamiento es un imaginario que exponela realidad de que las mujeres no somos unas incubadoras, como diría Yanuva León, y que nuestra existencia no reside únicamente en nuestra capacidad de preñarnos. La maternidad y la crianza son una decisión, no una obligación.

Noticias más noticias menos, sí, el mundo sigue siendo una bola de elementos químicos y físicos en la que vivimos todes, conviviendo o no, y a pesar de que el lado oscuro se hace cada vez más fuerte, cruel y asesino, la fuerza sigue estando con nosotres compitas. Que el amor que nos tenemos sea energía creadora y energía liberadora; que esta luna creciente traiga energía necesaria para arrancar este ciclo con fuerza y ánimo, que se nos renueve la sonrisa y nos acompañe siempre.

Un nuevo año empieza y trae consigo otro ciclo de vida, cuidémosla y peleemos por ella.

P.D: ¿vieron que cambié el uso de la “x” por el uso de la “e”? ¿Qué tal les parece? Estoy experimentando con ella porque se puede leer y de igual manera abre la posibilidad de la presencia de otros géneros en vez del uso constante e invisibilizador que es el genérico masculino.

P.D.D: Las noticias hay que leerlas desde varios medios, no sólo de los que nos gustan.