Desde La plaza » Columnistas » Oriana Ramos: Una cantora a pie y descalza

Oriana Ramos: Una cantora a pie y descalza

Para ti ¿qué es ser cantora?

Ser cantora es un compromiso. La responsabilidad más gigante que haya podido adquirir. Sobre todo porque tengo una herramienta que es la voz, a través de melodías, ritmos y sonoridades que me permiten llevar un mensaje. Sobre mí recae un compromiso con la convocatoria de nuestra gente. Sobre mí recaen voces diversas que plantean una idea de país, una idea de trabajo, una idiosincrasia; que confían en mí por ser una referente que puede lograr llevar un mensaje con fuerza difusiva.

¿Qué serías de no poder ser cantora?

El destino me llevó a ser cantora. No aspiro a ser otra cosa, sino ser una humilde servidora de esta lucha. Obviamente tengo metas más íntimas, como culminar mi carrera de derecho. Pero son metas más íntimas, personales.

Fuiste una de las más destacadas lideresas surgidas de la Organización Bolivariana Estudiantil (OBE) ¿Cómo te convertiste en cantora? ¿Antes o después?

Yo canto desde que tengo 10 años de edad. Junté la canción con la lucha estudiantil porque lo vi como una forma de integrar a mis compañeros estudiantes en un hecho sonoro. Allí asumí la canción como una herramienta para convocar, para organizar, para plantear una idea, un mensaje que nos orientara a cómo hacer la lucha estudiantil.

Estuviste cantando el cumpleaños al Presidente Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores ¿Qué tal fue esa experiencia?

La experiencia en el Palacio de Miraflores, junto al Presidente, fue bastante hermosa, emotiva. Creo que se logró el objetivo de plantear la canción, de plantear la idea de andar juntos desde una esencia natural. Más allá de ser el Palacio de Gobierno y de estar con el primer Mandatario, se logró una convocatoria de estar juntos desde la más sencilla condición humana, independientemente del cargo. Es encontrarnos como seres humanos.

Si pudieras pedirle un regalo de cumpleaños a Nicolás Maduro ¿Qué le pedirías?

¿Un regalo de cumpleaños? (Lo piensa unos segundos) ¡Un cuatro! (Risas) Un cuatro…

Siendo del estado Sucre, y basados en los avances que tienes en tu trabajo artístico ¿Es cierto que para darse a conocer en Venezuela hay que vivir en Caracas?

El tema no es darse a conocer. En Caracas, lamentablemente, todo se ha centralizado. Sigue existiendo la idea del centralismo, para acumular. No lo veo para darse a conocer, sino desde la perspectiva que ofrece la capital para proponer a varios espacios de trabajo. No es lo mismo estar en el oriente del país, en donde existen medios de comunicación que no son tan amplios, que estar en Caracas que existen medios que tienen una capacidad nacional. Más allá de venir acá para “darse a conocer”, se trata de la centralización de los medios y herramientas en este territorio.

Quesloque es un videoclip grabado en Caracas ¿Por qué tiene más elementos de la capital que de tu región de origen?

Sí, quesloque tiene más elementos de la capital porque las herramientas no nos permitían hacerlo en el oriente del país. Siempre nos planteamos hacerlo allá, por ser del estado Sucre, de Cumanacoa, pero las posibilidades logísticas no se dieron. No obstante, estamos muy contentos de que se haya hecho en Caracas porque mostramos bastantes elementos y hechos que han sido beneficiosos para gran parte de la capital.

Sabemos que estás en proceso de realización de tu primer disco musical. Cuéntanos todo sobre él.

Mi disco se llamará “A pie y descalza”. Lo realizaré con la colaboración del Centro Nacional del Disco. Esperemos que esté listo para el primer semestre de este 2019. Tendrá siete u ocho canciones con una fusión de ritmos: afrovenezolanos, caribeños, latinoamericanos. Estamos trabajando con todas las ganas para que este disco sea bastante hermoso, resultado de un esfuerzo investigativo que tenemos que mostrar. Viene cargado de canciones de amor, de lucha, de crítica, hacia la naturaleza, otras más tradicionales. Un disco que viene con mucha variedad musical.

Has hecho colaboraciones artísticas con la familia Primera y otros artistas allegados al Cantor del Pueblo ¿Cómo te relacionaste con estos referentes?

Todo fue por una convocatoria hecha en Paragüaná (Falcón), en el encuentro que se hace todos los años del Frente de Creadores Militantes. Me convocó el cantor Pedro Cortesía, cuando apenas tenía 16 años. Y creo que de allí nació toda esta hermandad. Sobre todo porque hemos sido insistentes, consecuentes, con nuestro canto y nuestra militancia en él. Creo que han sido las acciones las que han definido mi militancia y amor por Alí Primera. Y su familia lo ha valorado, haciéndonos compartir tanto. Hay un verdadero amor y respeto por Alí ¡Lo admiro muchísimo!

Las convicciones por las cuales te caracterizas han sido motivo de separación en algunas familias ¿Cómo es la relación de tus familiares respecto a tus convicciones?

Sí. En mi núcleo ha existido separación. Por un tema de tolerancia ¡Más bien de intolerancia! En estos tiempos la relación familiar ha sido bastante respetuosa. Sin embargo, en su momento sí hubo una separación con mis seres queridos por estos temas. Luego, viéndome como una joven emprendedora que ama lo que hace, creo, han aprendido a ser más tolerantes con respecto a mis convicciones.

Ante panoramas tan dinámicos como los que caracterizan a Venezuela ¿Cómo te visualizas en 7 años al finalizar este periodo presidencial?

Cantándole a mi país y a mi Latinoamérica-unida y llena de potencialidades- echada pa’lante. Cantándole al mundo. En gira por todas partes. Siendo una gran referente de este país, por entregar mi canto todos los días. Así me veo en 7 años, en 14, en 21 ¡Y eternamente!

¿Qué metas tienes para este año 2019?

Grabar mi disco. Generar nuevamente la ruta de la canción en el estado Sucre y en el país. Tener una gira como Oriana Cantora en varias partes de Venezuela, promocionando “A pie y descalza” y todos los sueños en los que podemos andar juntos.

@OrianaCantora

YouTube: Oriana Cantora TV

ENTREVISTA: @JLRiera

FOTOGRAFÍAS: @flockjaz