Desde La plaza » Columnistas » ¿Pa’ cuándo salimos de esto?

¿Pa’ cuándo salimos de esto?

Mientras crece la incertidumbre de lo seguirá pasando en Venezuela en los próximos meses, como muchos allegados, seguiré esperanzado porque es más fácil, menos costoso y menos humillante que irnos del país a dormir en la calle o en una cancha pública, sin conocer a qué peligro nos exponemos o a que nos llamen “Venecos” o “Sudacas” para recordarnos que estamos en su casa cual “arrimados”.

Respetando la decisión de los que se aventuraron en esta travesía, y reconociendo su valor y valentía ante todas las adversidades que pudieron haberse enfrentado, pero esta edición no estará dedicada a ustedes. Será en otra oportunidad que hablemos del tema, estas líneas son solo una introducción a lo que reflexionaré más adelante.

Especulación, especulación, y más especulación, porque ya ni escasez hay, es a lo que ahora se enfrenta el venezolano diariamente. Sin dudar de las malas intenciones de muchos paisanos, así como de muchos factores externos, mal intencionados también, que solo buscan aprovecharse de la crisis y que para “obtener ganancia”, entre comillas, porque de alguna manera esa “plusvalía” que genera también tendrá que gastarla en otro igual o más vivo que él, resumido como “Guerra económica”, “Crisis económica”, “Saboteo económico”, llámese como se llame, es algo que está lejos de creer “por ahora” que estamos “ganando”.

Si de una guerra se trata, y aunque Venezuela no ha sido objeto de un conflicto armado (Dios no permita que eso suceda), pero literalmente hablando, lo que poco conocemos de una guerra es lo que hemos visto en películas y videojuegos, aunque esto es más serio y real, es que al enemigo no se le puede dar tregua. Si nos disparan, hay que disparar también. Si nos atacan, hay que defendernos y atacar en la medida que el adversario muestre debilidad, de lo contrario, solo seremos sometidos al “agotamiento” y a la “rendición”.

A un poco más de 7 meses de elegida la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), quién según vendría a solucionar el peo económico, seguimos peor que cuando se constituyó. Luego, serían los gobernadores quienes resolverían la crisis, y a poco más de tres meses de elegidos, la vaina sigue más escoñetada. Después eran los alcaldes los que ayudarían a mejorar la situación, y a un mes de su elección, ya ni un “papelón con Limón” nos podemos tomar. Un papelón ya pisa los 100 bolos (cuidado si ya para este momento pasó ese monto) y un kilo de limón ya está por los 35 mil bolos. ¿Ahora a quién carajo tenemos que elegir o reelegir?

Por cierto, hablando como los locos, si en las próximas elecciones presidenciales el resultado no es favorable para algunos países gobernados por la tendencia neoliberal, y que han manifestado rechazó al adelanto de estos comicios, estos decidirán no reconocer los resultados ¿En que nos afecta esto? Porque tampoco nos convendría aislarnos internacionalmente. Espero y aspiro que el gobierno tenga listo qué hacer y no esperar a que ocurra.

¿Mientras tanto qué? ¿Seguimos en la controversia, desesperación incertidumbre? ¿Seguimos sometidos por los H…. de P… que gozan con el esfuerzo de los pendejos?

Sabemos que los enemigos del país no cesarán en su afán de lograr sus objetivos, pero coño, se trata de buscar soluciones concretas que no se queden en pura habladera de guevonadas, porque así como dice el dicho “Guerra avisada no mata a soldado”, debemos estar preparados y anticiparnos a lo que el enemigo está dispuesto hacer para seguir jodiéndonos.

Por ejemplo, si el peo son los llamados ‘bachaqueros’, ¿por qué sigue habiendo tanto bachaco en la calle?, sin contar los que ahora se dedican a esta manera de robar, pero desde un camión o un local comercial con las bondades de un aire acondicionado. Por cierto en el boulevard de Catia, específicamente al lado del “Mercado de los 70” y al lado de la panadería “Caracolillo” en el sector de Pérez Bonalde, “Sin asco” estos ladrones gozan una bola con protección de los policías municipales. Ni hablar del camión que se para en las afueras de la estación del metro de Propatria (según transeúntes pertenecen a un colectivo), donde todos los días provocando largas colas de personas desde las 4 am, los carajos venden Harina Pan y azúcar. ¿De dónde sacan estos “mal parados” los rubros desaparecidos de los comercios formales que tienen permisología correspondiente? Muchos “fanáticos” pudieran pensar que es Lorenzo Mendoza quién se las provee, pero más allá de eso: ¿dónde está la autoridad? ¡Ey Alcaldesa, Ey Jefa de Gobierno de Caracas, no volteen la vista, es con ustedes! Pareciera que el único que se atrevió a declararle la guerra a este flagelo es el gobernador de Carabobo, Rafael Lacava.

Los comerciantes siguen haciendo de las suyas, no paran bola a los precios acordados, cobran porcentajes exagerados si se cancela con tarjetas de débitos o créditos, condicionan la venta de los productos y lo que hacen es burlarse del pueblo cada vez que este reclama. ¡Ey SUNDDE, no volteen la vista, es con ustedes!

Si los transportistas llevan casi un año aumentando el pasaje a cuanto y cuando se les da la gana, pero ahora cobran más y trabajan menos ¿Qué pasará cuando se quiera corregir la situación en beneficio del pueblo? ¡Ey Ministro del Transporte, no voltee la vista, es con usted! De paso, no hay efectivo para pagar ni tan siquiera el pasaje.

Dejamos de realizar transacciones en Dólares, porque el imperio Yankee en su afán de seguir jodiendo (como si no se suponía y se supone que lo seguirá haciendo), y quien dirige el ‘billetico verde’, nos bloqueó unos cuantos millones. Ahora resulta que Venezuela hará las transacciones del nuevo sistema cambiario en “Euros” ¡Ey ya va! Pero… será que ¿La Unión Europea no ha sido clara en manifestar su posición respecto al gobierno venezolano? ¿La Unión Europea no acaba de sancionar a varios funcionarios del gobierno venezolano? ¿Será que la Unión Europea puede hacer lo mismo que el imperio Yankee hizo con los Dólares? coño si no estoy equivocado, entonces ya nos parecemos a “Chacumbele”. ¿Qué pasó con los Yuanes, las Rupias y los Rublos?

Para recuperarnos hay que poner a producir nuestros medios de producción, de eso estamos claros, pero saliendo a las 4 de la tarde, y apunta de bonos, vamos a salir de la crisis el día del “miembro viril de Chalala”. Aprendamos de otros países que salieron de las crisis trabajando, creando turnos de trabajo, produciendo más, más y cada día más, las 24 horas del día los 365 días al año cuidando, teniendo sentido de pertenencia del país y respetándonos a nosotros mismo.

¡Ojo! No tengo nada en contra de los bonos otorgados por el ejecutivo para ayudar a la gente de a pie, y más allá de lo que puedan significar para unos o para otros este beneficio, lo que si podemos coincidir es que no podemos dejar de sentirnos deprimidos, descontentos y porque no “arrechos”, cuando medio kilo de queso cuesta más que medio sueldo mínimo de un trabajador, así como que también, ese beneficio al final, termina parando en manos del mismo ‘CDSM’ que sigue especulando y sigue robando sin importar si está embarazada, si es adulto mayor, si es jefa de hogar, o si chavista o es escuálido.

No me queda más que decirles, como decía Chávez, si les están poniendo 100 % al asunto, ¡bueno, pónganle 1.000 %!