La vida es bella

La infancia tiene sus propias realidades y tiempos. La capacidad de razonar las situaciones en la vida es una destreza mental que “lamentablemente” vamos adquiriendo con la edad y la ejercitación de nuestro sistema cognitivo. Ante las experiencias difíciles y conflictivas que se presentan en nuestra realidad, es importante que consideremos la presencia de la niñez en nuestro día a día. La mayoría de los adultos expresan opiniones e ideas o incluso llevan a cabo actos hostiles y violentos, sin considerar que hay niños y jóvenes observando constantemente y que ellos aprenden del ejemplo. Poco se piensa en cómo afectan nuestras acciones a este susceptible grupo.

La infancia debe ser protegida, no sólo física sino emocionalmente. Debemos resguardar a los hijos de la violencia. Los niños y jóvenes también sufren de estrés, también sienten miedos, también se angustian y necesitan apoyo familiar para comprender y manejar estas situaciones.

Tampoco es sano aislarlos de la realidad, pues dentro de su naturaleza curiosa siempre harán preguntas que necesitan ser respondidas con responsabilidad y claridad. Sin embargo podemos valernos de buenas herramientas para que esa información sea la adecuada.

Resumiendo experiencias y consejos médicos, psicológicos y maternos les dejo algunos tips fundamentales para manejar la actualidad:

  1. Evite conversaciones que incluyan lenguaje violento, juicios o aseveraciones en contra de otros.
  2. No incluya a bebés, niños ni adolescentes en actividades de calle. Sea cual sea su objetivo, éstas pueden generar situaciones que ponen en peligro su integridad física. No los exponga sin necesidad a actos políticos o sociales de amplia concurrencia de personas.
  3. Cuide el uso de los dispositivos electrónicos a los que tienen acceso sus hijos. Vigile y supervise lo que ven y escuchan permanentemente. Cuide su lenguaje y sus conversaciones telefónicas.
  4. Responda a sus preguntas e inquietudes de manera clara, sin mentir pero adaptando información a su edad con un lenguaje apropiado: comprensible, sencillo y neutro. Es imposible mantener a los niños mayores y adolescentes aislados de la realidad, pero es muy importante que los datos que obtengan sean adecuados y equilibrados, no se deje llevar por sus emociones, a pesar de la dificultad, transmita tranquilidad y objetividad en la información que les proporciona.
  5. Mantenga en lo posible sus actividades rutinarias. Si permanece en casa aprovechen el tiempo para compartir, jugar, leer, dibujar, armar rompecabezas, cocinar… Manténgalos ocupados sanamente.
  6. Si Ud. se siente agobiado o estresado en un momento en particular, busque apoyo familiar para el cuidado de los niños.
  7. Las manifestaciones de afecto y los momentos de reunión familiar les brindan seguridad y los calman. Dedique tiempo de calidad a su familia. Es muy importante conversar y escuchar sus ideas y percepciones sobre lo que sucede.
  8. Si siente que necesita ayuda profesional, no dude en buscarla. El apoyo psicológico es importante para evitar que la situación se nos escape de las manos.

Es nuestra responsabilidad generar y fomentar la paz desde cada hogar, la cultura de la buena convivencia, así como los valores positivos como el respeto y la tolerancia provienen de casa.

Morella Martínez

Morella Martínez

Dra. Olga Morella Martínez de Herrera. Médico Cirujano de la Universidad Central de Venezuela. Postgrado de . Pediatría y Puericultura del Hospital Universitario de Caracas, UCV. Miembro activo de la Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura. Promotora y Consejera de Lactancia Materna (CELACMA y Facultad de Medicina UCV).

Madre de dos maestros de vida.