Desde La plaza » Columnistas » PNI con Maduro

PNI con Maduro

Tras derrotar la violencia, el pueblo, con democracia y libertad, está conquistando el poder político, rumbo a la nueva etapa de la economía venezolana, donde la Producción Nacional Independiente (más que proveedora de servicios, proveedora de bienes terminados) jugará un papel fundamental – La Asamblea Nacional Constituyente y Plan de la Patria 2019-2025: Dos razones por las cuales las y los PNI apoyaremos a Nicolás Maduro

En días pasados, tuvimos la oportunidad de conversar con el Ministro del Poder Popular para Comercio Exterior e Inversiones Internacionales, José Gregorio Vielma Mora, sobre las posibilidades concretas de exportación que tienen los programas, creados y producidos por profesionales de la Producción Nacional Independiente.

En dicha conversación, el Ministro Vielma Mora (quien esperaba entrevista con la colega y Vicepresidenta de la Constituyente, Tania Díaz, en su programa ‘Dando y Dando’ -RNV y PDVSA-TV-, donde por cierto mencionó lo que sigue) señaló que no se había tomado en cuenta la posibilidad de exportar lo relacionado con radio y televisión, cito: “Es un sector importante para el comercio exterior, el mundo paga por los servicios de radio y televisión, Venezuela tiene excelentes profesionales en ésta área”.

En efecto, Venezuela cuenta con excelentes colegas en la locución (altamente valorados en el exterior, principalmente en las disciplinas de: Comerciales, Voice-over, y doblaje), en la producción, además de técnicos como camarógrafos o editores que, gracias a la prosperidad económica que la Revolución Bolivariana conquistó durante el período 2004-2013, lograron acceso a la tecnología y el conocimiento que les permite producir, con los máximos estándares mundiales, cualquier programa, micro, comercial, o reportaje que desde el exterior se les encargue (los colegas periodistas que vienen del exterior lo saben, ni siquiera necesitan traer equipos, o técnicos, todo lo hacen aquí, y lo mandan hecho para sus países).

Pero la Producción Nacional Independiente es mucho más que un servicio de radio, o televisión; los programas de Producción Nacional Independiente son productos terminados, bienes que pueden comerciarse en el exterior.

Quien, en el mundo, adquiere un programa, creado en Venezuela, por un Productor o Productora Nacional Independiente, está comprando un producto (o alquilándolo, por el tiempo que dure el contrato), lo cual implica que, si el Estado venezolano se alía con los PNI, Venezuela adquirirá más divisas por estos programas, por estas creaciones (no solo en ventas, país por país, sino por derechos de retransmisión), que por los servicios que ofertemos como profesionales, en lo individual.

En la primera etapa de la Revolución Bolivariana, liderada por el Presidente Hugo Chávez, logramos existir. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela dio ciudadanía a nosotros, las y los venezolanos que, por nuestras ideas, o la situación social, no podíamos desarrollar nuestro proyecto de vida, en nuestro país.

Nuestra Constitución se hizo comunicación con la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, hoy medios electrónicos. Nace la Producción Nacional Independiente, distinta al siglo veinte: Nuestras creaciones ya no son ‘la oportunidad que nos da’ un prestador de servicios audiovisuales (o como decía el hoy exministro Andrés Izarra: ‘trabajar en radio y televisión por nuestra cuenta, sin ser empleado de un patrono’). Tenemos nuevas caras, de todos los colores, nuevos formatos retan la misma programación de casi un siglo, y nuevos contenidos hablan de Venezuela en primera persona (‘nosotros’, en lugar de ‘ellos’).

Hemos logrado los primeros programas para radio y televisión de señal abierta, nacional y regional, hechos, en su mayoría, con medios de producción que no son de las estaciones que los transmiten. Algunos programas han creado nuevas fuentes de trabajo (que podrían llegar a ser fuentes de empleo, si Constituyente, Gobierno, y Poder Popular, logramos lo que aquí exponemos) otros han logrado longevidad, como La alquimia del Chef’, (Premio Anibal Nazoa 2016, en la categoría ‘Producción Nacional Independiente’, y otros exportación, como ‘Caramelo e’chocolate’ o ‘Guerreras y Centauros, hacia Cuba, Ecuador, y Europa.

Son dos las razones por las cuales las y los Productores Nacionales Independientes elegimos apoyar al presidente Nicolás Maduro, en su reelección como primer mandatario de la República Bolivariana de Venezuela:

 

  1. La Asamblea Nacional Constituyente: Corregir los errores, y ‘destrancar’ el juego
  • En cuanto a radio, ya se ha avanzado, y como Productores Nacionales Independientes, con programas en radio (La Descarga, en nuestro caso), podemos decir que ya tenemos un mecanismo de asignación que tiene observaciones, que debe discutirse, pero que ha logrado cierto consenso entre prestadores de servicio y nuestro sector.
  • Pero Hinterlaces, firma del constituyente Oscar Schemel, señala que la televisión nacional de señal abierta (la televisión que tú ves en tu casa, sin necesidad de suscribirte, solo con una antena, a nivel nacional) sigue siendo el medio preferido por los venezolanos y venezolanas, seguido por la televisión por suscripción, luego la radio, y luego internet, así que el cambio cultural de Venezuela, la innovación audiovisual, sigue estando en pantalla.
  • 122.457 horas de televisión son la meta, número que se cuadruplicará cuando migremos definitivamente a la Televisión Digital Abierta. La televisión, y más allá, internet, requiere en concreto:
    • Hacer inventario de nuestras fuerzas
    • Organizar dichas fuerzas
    • Establecer con ellas las líneas de acción de nuestra industria
    • Invertir en los proyectos que presenten
    • Que dichos proyectos empleen a personal competente.
  • La Producción Nacional Independiente es la que genera el programa especializado, que solo puede hacer el productor, la productora, que no está obligado por la velocidad de los acontecimientos, de la televisión en vivo, para producir. Ese equipo de producción, que invierte su tiempo en desarrollar un solo programa, con todos los extremos de investigación, preproducción, producción, y calidad.
  • Los prestadores de servicio de televisión, sus dueños, sus trabajadores y trabajadoras, no deben temer a la Producción Nacional Independiente, ellos tienen la tarea de desarrollar 18 horas y media diarias de televisión en vivo, o de difusión extranjera. Por el contrario, la PNI resolvería sus problemas a la hora de adquirir programas con la calidad de Obras que revolucionan tu vidaCuatro ruedas y un morral, o Pueblos y su gente, contenidos nuevos que no usan refritos de los canales, con glosas presentadas por panas que ni habían nacido cuando ‘El chavo’ salió en pantalla.

Pero lo más importante, los dueños de esos canales deben saber que adquirir una Producción Nacional Independiente es adquirir una producción especializada, cuya calidad surge de no trabajar con la velocidad de la televisión en vivo, y adaptada a la legislación venezolana, lo que les ahorraría divisas en series que, en horario todo usuario, toca ‘tapar’ para evitar escenas de violencia, o ‘silenciar’ las maldiciones y expresiones de odio que siguen vivas en la vieja televisión colombiana o mexicana, porque a sus medios les conviene la desigualdad.

 

  1. Plan de la Patria 2019-2025: Después del nuevo ordenamiento jurídico, la ejecución
  • La primera Asamblea Nacional Constituyente, de 1999, liberó al país de la exclusión política y social. Esta nueva Constituyente, de 2017-2019, liberará al país de la exclusión económica, por fin Venezuela será de todo venezolano, de toda venezolana, que quiera emprender en el área que él, ella, ellos o ellas, decidan, sin la limitación del 20% del fracaso, que sumió al país en la miseria por acaparar toda la renta petrolera del mismo, sin haberla convertido en riqueza.
  • Por eso la nueva economía que estamos sentando en la actualizada Constitución, una vez concluida la labor de la ANC, es mucho más que números, prosperidad, y riqueza, es precisamente lo que como Venezuela decidimos el pasado 30 de julio: el fin de la desigualdad, el fin de la separación infinita de clases, que le enseña a los más pobres a “conformarse con su destino”, mientras “se encomiendan a la virgencita de Guadalupe”.
  • Ha llegado el momento de la Producción Nacional Independiente en Venezuela, lo cual estamos haciendo posible con la ‘Constituyente de la Producción Nacional Independiente’, cuyo documento estamos concluyendo en Asamblea, bajo la metodología de la ‘Constituyente del Metal Venezolano’ (documento que entregamos el pasado 2017 a la Comisión de Identidad Cultural de la Asamblea Nacional Constituyente), con copia al Plan de la Patria 2019-2025.

No hubo duda con el presidente Hugo Chávez, cuando aún sin oferta en el camino, las y los más excluidos, sin empleo (el que hoy existe), nos resteamos con él, y vencimos.

Siguiendo el mismo camino, nos espera el mismo resultado positivo: Es el liderazgo del presidente Maduro, liderazgo colectivo, la única garantía para alcanzar nuestro momento áureo, la edad de oro de Venezuela, donde por fin todas y todos los venezolanos podremos hacer posibles nuestros sueños, que van más allá de lo que hemos logrado (derechos sociales y políticos).

Nicolás Maduro es el candidato de la Producción Nacional Independiente, porque abrió el paso a una nueva Asamblea Nacional Constituyente (la base jurídica) y construye con nosotros el Plan de la Patria, para la ejecución de lo que rezará esa nueva base jurídica. Por todo esto, las y los Productores Nacionales Independientes, lo consideramos nuestro candidato para las elecciones del próximo mes de mayo de 2018.