Desde La plaza » Columnistas » Solimar Cadenas: ¡Que siga venciendo la humanidad!

Solimar Cadenas: ¡Que siga venciendo la humanidad!

Una joven artista se nos fue hace casi 10 años, dejando plasmada en su música un testimonio de la Revolución, Bolivariana y Socialista, que hoy vive Venezuela, y buena parte de Nuestra América. Fue Solimar la autora de la canción ‘hombre’, dedicada a la lucha que estamos haciendo las y los venezolanos, que iniciamos bajo el liderazgo de Hugo Chávez. Como toda militante de la verdad, su partida física, a destiempo, injusta para alguien necesario como ella, hace casi una década, fue objeto de las burlas de los únicos muertos de esta historia, aquellos que derrotamos en el único terreno que nos interesa: El político

 

El 19 de diciembre de 2009 conocimos la muerte de alguien a quien nunca tuvimos el honor de conocer: La cantante Solimar Cadenas.

Su despedida dolió más, ante la denuncia que el cotidiano televisivo ‘La Hojilla’, hizo entonces de una encuesta publicada en un sitio web que forma parte de aquel pasado mediático que fue derrotado con la llegada del Presidente Nicolás Maduro al gobierno, en 2013.

Una infame página, con una ‘encuesta’ digna de ellos, indigna de ser ‘linkeada’ por ‘desde la plaza’ (y mucho menos por quien te escribe), tituló: “¿Cuál de ellas no debió morir?: Solimar Cadenas, o Brittany Murphy” (actriz estadounidense, que también falleció en esa fecha).

Este medio, que trabaja como una pieza más para que cualquier persona influenciable, irracional, vea como algo natural que quien apoye la Revolución Bolivariana ‘debe morir’, apeló a la cobardía que genera tan enfermo pensar, dejándole a ‘foristas’ la ‘opinión’ sobre esta insensible pregunta. Allí escribieron, entre varias barbaridades: “Solimar… pide desde donde estés que te traigan rapidito a tu amado Chávez!!!…’. O peor: “¿Dama? Lo dices por Britt, ¿no? porque la otra no era más que una ‘chaburra’”.

Noticiero Digital fue iniciado por Roger Santodomingo, y durante esa época, en varias de sus ‘encuestas’ observamos esa naturalización del odio (incluso el deseo de ver muertos) a venezolanos por su forma de pensar. En ese mismo 2009, Santodomingo se convirtió en miembro de la directiva del Colegio Nacional de Periodistas, lo entonces nos llevó a pensar: ¿Estamos dispuestos, las y los periodistas honestos, a combatir estas prácticas, o vamos a seguir toreando el asunto con eso de: ‘ya vencimos a los medios que decían estas cosas, esta miseria no es importante’?.

El progreso tarda, pero llega. En 2017, la Asamblea Nacional Constituyente aprobó la Ley Constitucional contra el odio, por la convivencia pacífica y la tolerancia. Tenemos todos los instrumentos porque más nunca una venezolana, un venezolano, celebre la muerte de un adversario político, sin obtener el respectivo castigo, en un país que desde julio del año 2017 decidió firmemente, votando por la Constituyente, desechar el odio como opción política.

Y lo más triste, ese odio, además de ilegal, inmoral (violatorio de nuestra tradición de convivencia y paz) es inútil. En política, la muerte no es física, Carlos Andrés Pérez murió políticamente, desde su destitución por el mismo sistema que él creó, en 1993, cuando dijo: hubiera preferido otra muerte“. Y esa es la única muerte que importa, los fracasados que llaman “muerto” o “difunto” a Chávez, porque jamás pudieron derrotarlo en vida física, casi una década después de la muerte de Solimar, tampoco pudieron derrotar el sistema que con nosotros creó.

Casi diez años después, estamos pagando la deuda contigo, Solimar, tu música quedará siempre entre nosotros. La historia te está absolviendo… ¡Seguimos venciendo!.