Desde La plaza » Columnistas » Solos

Solos

Nacemos solos, morimos solos y vivimos, en última instancia, en soledad. Aunque estemos rodeados de multitudes.

A pesar de las multitudes, estamos solos. Estamos solos en el momento de nacer, cuando sin ningún tipo de comprensión, sólo atinamos a llorar.

Estamos solos, a pesar de que está nuestra madre, cuando con miedo no la alcanzamos a ver, porque no nos da la visión.

Estamos solos en nuestro interior, cuando después del primer beso nos queda el sabor de la gloria y de la alegría.

Estamos solos cuando todas las noches apoyamos la cabeza en la almohada (donde sea) y reflexionamos o nos dormimos en el acto.

Estamos solos en el dolor, aunque a nuestro lado está la persona que más nos ama, no puede penetrar en nuestro interior, no puede ser mi dolor, no puede ser junto a mí.

Estamos solos, porque simplemente es así, nadie puede ser uno y otro al mismo tiempo y en el mismo lugar, por eso, quizás más que decir que estamos solos, podríamos decir el hombre es en soledad, porque el hombre es un individuo único.

 

Solo

El camino es largo

cuando no se sabe a dónde ir.

!Ay vida¡ ¿Por qué juegas al gato y al ratón?

Todo lo que uno hace

como un boomerang vuelve.

El abismo abierto entre el pasado

y el futuro

me hace jugar a romper la piñata,

!Ay vida¡ ¿Por qué te robaste la piñata?

Y los sueños se apoyan en un alambre

con algunas púas,

y la vida es una ilusión.

Tu ilusión, mi ilusión, nuestra ilusión.

Caminando en la tarde

descuelgo mi mirada al vacío

y bostezo en el futuro de la próxima existencia

que rompe la mortaja de los sueños,

Nada  me impide volar, ni me impide correr,

Ni me impide escapar,

nada me impide realizar los sueños

sólo el miedo que al concretarlos,

la soledad no deje regocijarme

y al final de cuenta,

sólo me queda

tu ilusión, mi ilusión, nuestra ilusión.

Etiquetas