Desde La plaza » Columnistas » Me dio por viajar » Qué martirio se vuelve el enfermarse estando fuera de casa

Qué martirio se vuelve el enfermarse estando fuera de casa

Si estás sol@, no entiendes el idioma, no sabes dónde queda el hospital, no sabes si te alcanzará el dinero para pagar el servicio médico, son demasiados los problemas que se te presentan al enfermarse fuera de tu país.

Lo primero que debes tener en regla son tus papeles, pasaporte, visa, permisos y cualquier cosa que valide tu estancia legal en ese sitio, en segundo lugar, debes tener, quieras o no, dinero, nunca sabes si te cobran por atenderte, hay casos que la atención es gratuita pero siempre te recetarán tomar algún medicamento que deberás comprar, si posees alguna póliza de seguros no dudes en utilizarla, y claro, sabemos que la burocracia en ese tipo de compañías es bestial pero, no te queda de otra para poder salir del problema sin mayores altercados.

Existen países donde los números de emergencias funcionan a la perfección y la ayuda llega rápido, hay otros donde no corren con la misma suerte, es bueno estar pila con esto porque podrías quedarte esperando la atención médica y nunca llegaría, ojalá que no sea así.

Debes tener en cuenta esto, por ejemplo en los Estados Unidos, el 911 brinda ayuda a cualquier tipo de emergencias médicas, si no la puedes pagar al momento no hay rollo, ellos te envían la cuenta al correo y la pagas luego, pero los precios son extremadamente altos, y por eso en ese país lo más viable es contar con número de seguro social, ajuro y porque sí, de lo contrario podrías incluso no ser atendido.

Siendo extranjero es un poco más complicado enfermarse fuera de tu país, muchas veces hasta la policía te interroga en medio de tu convalecencia, con todo esto de las epidemias mundiales, las armas biológicas y virus que parecen incurables, todos andan con los radares activados y te verán como una amenaza a la seguridad nacional hasta que el médico vea qué tienes y diga que no es más que una gripe mal curada, debes ser paciente y colaborar con ellos, recuerda que están prestándote un servicio que te puede salvar la vida. 

Por último, si crees que puedes salir airoso de esa convalecencia, te recomendaría seguir los datos y consejos de la abuela o de mamá en casa, reposo, té con limón, miel con limón si se trata de gripe y afecciones en la garganta, agua de arroz si son problemas estomacales por haberte comido algo que no te cayó bien, podrían ahorrarte el martirio protocolar que conlleva el uso de los números de emergencia.

Te recomendaría alimentarte bien, comer sano y a la hora. La comida chatarra es muy sabrosa pero todo en exceso es malo, recuerda que eres lo que comes, bebe mucha agua y haz ejercicio, son claves fundamentales para mantener una buena salud y un cuerpo saludable.

José Miguel Sequera

José Miguel Sequera

Estudiante de deporte, futuro entrenador, esgrimista, fotógrafo, fui director de fotografía en la revista +deporte.

"La vida es hoy pero hay que estar listos para el mañana"