Desde La plaza » Columnistas » YouTube: ¿Por qué todo el mundo ve Exponiendo Infieles?

YouTube: ¿Por qué todo el mundo ve Exponiendo Infieles?

Exponiendo Infieles es un reality del canal de YouTube Badabun

Hace unos días escribí sobre YouTube y sus contenidos, de la baja calidad de algunos. De lo tontos que pueden llegar a ser. También de lo creativos y entretenidos que se presentan en ocasiones. Pensando en eso, esta semana pretendo analizar (si es eso posible) uno de los programas de entretenimiento más populares de la plataforma en este momento: Exponiendo Infieles.

El programa se publica en Badabun, un canal de YouTube que cuenta con más de 40 millones de suscriptores. Cada episodio de Exponiendo infieles tiene al menos cuatro o cinco millones de reproducciones. Algunos tienen más y otros pueden tener un poco menos. En vistas, eso es mucho.

En Badabun todo es exceso: los contenidos, las vistas, la tontería, la banalidad y quizás para alguna gente también la diversión. Puede gustarte o no, pero tiene un gran público cautivo. De este canal solamente me he sentido atraída por Exponiendo Infieles, su programa estrella y la razón principal por la que todos en internet hablan de él.

Descubrí Exponiendo Infieles hace algunos meses. Para quienes no lo conozcan explico más o menos de que va. En este reality, una chica muy guapa, Lisbeth Rodríguez, se encarga de abordar a la gente en lugares públicos y pedirle sus teléfonos para revisarlos. De ese modo ella “comprobará” su fidelidad. Luego de que alguna pareja accede, revisa el teléfono de ambos miembros. La mayoría de las veces (el 99% de los casos) termina descubriendo la infidelidad de alguno de los dos o de ambos.

Lisbeth Rodríguez

Así transcurre una hora y a veces hasta más. Se pelean en vivo como en los viejos programas de Laura Bozzo. Lloran, se agreden. Lisbeth pasa a otra pareja y así hasta el final.

Después de los primeros veinte episodios, la verdad es que se vuelve bastante monótono. Sin embargo, ya van más de 100 y todavía la gente no se cansa de ver una y otra vez la misma rutina con parejas diferentes.

Se supone que todos los casos que presentan son reales y precisamente en ese aspecto radica “el encanto” del programa que busca meterse un poco en la vida ajena para cómo se dice en su título “exponerla”.

Reconozco que he visto algunos (muchos) capítulos, que me da risa, que me los creo a veces, que me hacen pasar el tiempo. Sin embargo, tengo claro que el programa es un show y juega con las emociones del espectador. Es amarillista, sensacionalista y un poco (quizás bastante) estúpido.

Sin embargo, genera interés, le hace gracia a mucha gente.

¿Qué es lo que fascina a su audiencia? ¿Realmente que será lo que engancha de este reality que semanalmente se supera a sí mismo en vistas?

¿Será su temática? Ya sabemos que a todos nos preocupa la fidelidad de la persona con la que compartimos la vida. Algunos incluso se sienten la viva encarnación de Otelo.

¿Será el morbo? Desde que comienza cada episodio es muy fácil saber cómo terminará. Conocer secretos turbios ajenos llama la atención.

¿Será la conductora? La simpatía y la belleza de Lisbeth Rodríguez no están en discusión. Realmente hace bien lo que le toca.

¿Qué hace a este programa tan adictivo para la gente?

Realmente no lo sé.

Si lo has visto puedes darme tu opinión y esbozar alguna respuesta. Si te lo has perdido no sé si sea buena idea que comiences en este momento. No vaya a ser que te vuelvas uno más de sus fieles seguidores.

@luisauguetol