Desde La plaza » DEPORTES » Futbol » El Villerreal levanta su primera victoria 3-1 que endosó al Espanyol en El Madrigal

El Villerreal levanta su primera victoria 3-1 que endosó al Espanyol en El Madrigal

El Villarreal logró su primera victoria de la temporada gracias al 3-1 que endosó al Espanyol en El Madrigal. Tras un mejor comienzo de partido de los pericos, que terminó con el gol de Caicedo. Los de Marcelino reaccionaron en la segunda mitad gracias al un gol de Soldado y a los dos tantos de Bakambu.

Las cosas no son como empiezan, sino como acaban. Así debió pensar el Villarreal cuando vio a su rival adelantarse en el marcador en los primeros minutos del partido.

Leer también:  El criollo Fernando Amorebieta seguirá jugando con Middlesbrough

Los chicos de Marcelino se dieron cuenta tarde de que el árbitro había señalado el inicio del duelo y tuvieron que ir a contracorriente en la mayor parte del mismo. Así, con Soldado a Bakambu todo fue más fácil. El primero marcó un tanto y dio dos asistencias y el segundo anotó los dos últimos goles para cerrar la fiesta.

Mientras el Villarreal se colocaba en el césped y Víctor Ruiz era atendido en la banda, Caicedo apareció para adelantar al Espanyol con una rápida acción. Con una defensa desajustada por la ausencia del ex perico, el punta ecuatoriano recibió en profundidad, sorteó a Aréola y puso el 0-1 en el electrónico. Pudieron llegar más, pero la fortuna y la falta de precisión de los pericos lo evitaron.

Los amarillos reaccionaron, pero no encontraban la manera de sacar el balón desde atrás. Bailly recorría diez metros para dar mal un pase de tres, provocó constantes pérdidas de balón y facilitó en exceso el trabajo de su ex compañero Gerard Moreno. El punta volvió a El Madrigal y fue un quebradero de cabeza para sus amigos.

Castillejo fue el más voluntarioso. Lo intentó siempre que pudo, pero le faltó acierto. Trató de desbordar a sus rivales, jugó con un activo Soldado buscó a Pau, pero se fue apagando poco a poco conforme aumentaba el cansancio.

Nahuel se movió por dentro ante un ordenado Espanyol y tuvo que esperar hasta la segunda mitad para poder mostrar sus cualidades junto a la línea cal. Velocidad y buen toque de balón fueron su carta de presentación ante una afición que ha puesto muchas esperanzas en él.

Marcelino acertó con los cambios

En el segundo acto, con el Villarreal moviendo el cuero y Trigueros llevando la batuta de los suyos, Soldado sacó de sus botas lo que se espera de él. Oportunismo, remate y mucho movimiento. Primero remató a gol un balón que le puso Samu en el corazón del área, después puso un pase en profundidad para que Bukambu superara a Álvaro, que jugó unos días después de romperse la nariz, en velocidad y sorteara a Pau y finalmente, asistió de nuevo a Bukambu para cerrar la fiesta en el descuento.

Quizá el ex del Valencia no necesitaba carta de presentación, pero por si había dudas enseñó un poco de lo que puede ver su nueva afición con su llegada. Sí que era necesaria la puesta de largo de Bukambu.

Fichaje de los amarillos que ya no es desconocido para El Madrigal. Dos goles gracias a su velocidad y a su capacidad rematadora para dar los tres puntos a un equipo que promete durante esta próxima temporada.

DesdeLaPlaza.com/Marca/MB