Desde La plaza » DEPORTES » beisbol » Los Juegos de las Estrellas y los mejores momentos

Los Juegos de las Estrellas y los mejores momentos

El Juego de las Estrellas marca la mitad de la temporada de Grandes Ligas. Es uno de los momentos más esperados por los aficionados, quienes emiten sus votos por el portal web de mlb.com. En muchas ocasiones, ese sistema de votos ha sido criticado porque han sido elegidos jugadores que no reúnen los méritos necesarios para asistir al clásico de julio.

Cuando llega esta fecha, uno de los nombres que siempre sale a relucir, es el de Arch Ward, famoso editor del diario de Chicago Tribune. Ward siempre tuvo la idea de reunir en un mismo escenario a los mejores peloteros de la temporada. Luego de una gran esfuerzo, el 6 de julio de 1933, en el Comiskey Park en Chicago, la Liga Americana superó a la Nacional, 4 por 2.

No obstante, el periodista venezolano Juan Vené en su famosa columna, escribió lo siguiente: “El primer Juego de Estrellas en la historia no se celebró en 1933, ni fue en Chicago. Este vino a ser solo el primero de la actual secuencia (…) En 1858, celebraron el primer All Star Game en la historia del béisbol, en el Fashion Course Racetrack, de Flushing”.

“A fines de julio (de 1858) organizaron un equipo con los mejores peloteros de Nueva York para enfrentarlo a otro con los mejores de Brooklyn, que no era como ahora, parte de Nueva York. Era otra ciudad. Los llamaron All New York Nine y All Brooklyn Nine”, indicó Vené.

No obstante, en 1915 hubo un periodista llamado Ferdinand Cole Lane, editor del “Baseball Magazine”, también tuvo la idea que se enfrentarán los mejores peloteros de ambas ligas, pero no corrió con la misma suerte de Arch Ward.

En ese año, los Estados Unidos no estaban preparados para organizar un evento como ese, y más aún porque les avecinaba la Primera Guerra Mundial; para 1933 la situación en Estados Unidos era otra. Desde entonces se han celebrado 85 ediciones de Juegos de Estrellas donde la Liga Nacional ha ganado 43 All Star por 40 de la Americana; en 1961 y 2002 quedaron igualados.

Los mejores momentos

Como no recordar el Juego de Estrellas de 2001. Se retiraba Cal Ripken Jr. mejor conocido como el “Hombre de Hierro”. El encuentro se realizó en el Safeco Field en Seattle y se firmaron dos hechos históricos en ese momento: Alex Rodríguez quien fue elegido como titular en el campocorto, le cedió la posición a Ripken -otrora jugador del puesto seis- quien estaba en el lineup inicial en la antesala. Luego Ripken conectó un cuadrangular y al final se llevó el premio “Más Valioso”.

En 1983, el jardinero Fred Lynn de California conectó el primer grand slam en la historia de los Juego de las Estrellas en Comiskey Park. El batazo se lo conectó al pitcher Atlee Hammaker y la Americana terminó ganando 13 a 3. Cabe destacar que el segunda base venezolano Manny Trillo era uno de los tres en base.

En 2002, el jardinero Torii Hunter realizó una de las jugadas más extraordinarias al evitar un jonrón de Barry Bonds. Cuando Hunter llegaba al dugout, Bonds lo alzó como un gesto de broma. En el siguiente turno de Bonds, la desapareció del parque.

En 1971, Reggie Jackson, como bateador emergente, conectó uno de los cuadrangulares más largo enviando la pelota hacia la torre de iluminación del Tiger Stadium.

En 1999, en la ciudad de Boston se realizó el Juego de Estrellas y presentaron el “Equipo del Siglo”. Probablemente, esta ha sido la única vez donde se han reunido grandes luminarias de este deporte en un campo de béisbol. Fue la última vez que Ted Williams estuvo en el Fenway Park.

En ese mismo escenario, el dominicano Pedro Martínez hizo de las suyas. Enfrentó a seis bateadores y ponchó a cuatro y fueron de manera seguida. Entre sus víctimas, Barry Larkin, Larry Walker, Sammy Sosa y Mark McGwire. Al final se llevó el MVP.

En 1970, en extrainning, Pete Rose produjo una de las jugadas más criticadas. Jack Hickmnan ante el pitcher Clyde Wright conectó un imparable con dos en base, y desde la intermedia, Rose llegó al plato, invistiendo al Ray Fosse, lesionándolo de por vida y dándole el triunfo a la Liga Nacional.

En 1941, Ted Williams, el mismo que fue homenajeado en 1999, dejó en el terreno 7-5 a la Liga Nacional con jonrón de tres carreras; la americana perdía 5-3. Ese ha sido el batazo más elogiado en la historia de los Juegos de Estrellas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desdelaplaza.com / Joel Paulo Chartez