Desde La plaza » PODER » Confirmada participación de la CIA durante dictadura de Pinochet

Confirmada participación de la CIA durante dictadura de Pinochet

tortura policial

Miembros del Ejercito chileno confirmaron la participación de grupos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por su sigla en inglés) y alemanes de la Colonia Dignidad, para capacitar a efectivos de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de Augusto Pinochet, que protagonizó la dictadura de ese país.

El exbrigader y segundo hombre de la DINA, Pedro Espinoza, confirmó que después del golpe de Estado en Chile durante 1973, la CIA adiestró a agentes chilenos en la que fuera la mansión de Darío Saint-Marie, dueño del conocido Diario Clarín y amigo del fallecido presidente chileno, Salvador Allende.

Esta casa, donde funcionó la Escuela de Inteligencia de la DINA, también se le conoció como “Casa de Piedra”. 

Luego de las declaraciones de quien fuera el segundo hombre de la extinta DINA, el juez Jorge Zepeda dictó este viernes, para los líderes de Colonia Dignidad y de la DINA, cuatro años de privación de libertad por estar relacionados a la violación de los derechos humanos, reseñaron medios internacionales.

El exbrigader detalló que en mayo de 1974 cumplía con el cargo de jefe de seguridad de la Junta Militar, cuando Pinochet le dio la orden de “dirigirse donde el coronel Manuel Contreras (máximo responsable de la DINA) y éste le comunica que necesitaba su ayuda para organizar una escuela de inteligencia, también le señala que disponían de una casa en el sector del Cajón del Maipo, más arriba de San José”.

Estas afirmaciones pudieron complementar lo declarado al juez por el excabo de Ejército, Carlos Labarca, quien señaló que a finales del 1974 la Casa de Piedra ya había sido convertida en Escuela de Inteligencia.

El suboficial agregó que “en la implementación de la citada escuela tuvieron una destacada participación colonos de la llamada Colonia Dignidad”, quienes instalaron desarrolladas herramientas de comunicación de alta frecuencia para poder transmitir información sin ningún problema a Parral, ubicada a 400 kilómetros al sur de Santiago, mismo lugar donde se situaba el asentamiento de colonos alemanes.

Los antecedentes judiciales coincidieron con los del caso de los periodistas de Estados Unidos, vigilados por la CIA y el FBI, Charles Horman y Frank Teruggi, quienes fueron detenidos y asesinados en Chile luego del golpe.

Mediante la investigación del caso Horman, se pudo certificar que agentes estadounidenses asistieron a la colonia alemana en compañía de un oficial de la Armada chilena, relacionado con el caso del periodista.

En base a los testimonios obtenidos, el juez Zepeda condenó a Kurt Schnellemkamp, Gerd Seewald, Gerhard Mücke y Karl van Den Berg Schuurman, colaboradores cercanos del fallecido líder del territorio alemán Paul Schaefer.

Asimismo, condenó a Contreras, Espinoza, y ex coronel Fernando Gómez, miembros del alto mando de la DINA.

El texto emitido por la Corte indicó que la Colonia Dignidad sirvió de apoyo para que se concretaran diversos delitos, donde destaca el homicidio, lesiones graves, uso de armas ilegales y violaciones a menores de edad desde 1970 en adelante, así lo indicaron unos documentos hallados en el enclave.

El juez indicó que la organización tenía un mando superior que implementó reglas, experiencias y adiestramientos originarios de una estructura militar, así como el desarrollo de un sistema de espionaje que incluyó un archivo político, la búsqueda de información e intentos de intervenir sistemas de comunicación de las Fuerzas Armadas.

Por su parte, el expresidente chileno Patricio Aylwin, señaló que la Colonia Dignidad, descrita como “un Estado dentro de otro Estado, se fundó en 1961 por el exsuboficial nazi Paul Schaefer, quien seguía las reglas pautadas por las leyes chilenas.

Al morir en prisión en 2010, Schaefer cumplía una condena de casi 30 años por violaciones y posesión de armas de guerra y químicas.

Informes oficiales dieron a conocer que aproximadamente 3.200 chilenos fueron asesinados en manos de agentes del Gobierno, de esa cantidad, alrededor de 1.192 continúan desaparecidos y 33 mil fueron torturados y encarcelados por situaciones políticas.

Desde La Plaza/ La Radio del Sur / KH

Etiquetas