Desde La plaza » POP » 30 cosas inesperadas que aprendes a los treintas

30 cosas inesperadas que aprendes a los treintas

¡Ay, veintes, son adorables! Pero ya quedaron en el pasado, cumplir 30 años es un evento que para nadie pasa desapercibido. Para bien o para mal,  llegar a esa edad es llegar a un momento de vida en donde se hace un recuento de lo conseguido y lo que falta por alcanzar.

Aunque muchas personas manifiestan que no sintieron nada distinto al cumplir los 30 años, lo cierto es que otras pueden pasar por momentos difíciles solamente por el hecho de “subirse al tercer piso”.

Aquí te presentamos algunos tips para pasar positivamente esta etapa:

Lo primero que debe saber una persona que cumplió o está a punto de cumplir los 30 años es que entra a una etapa de la vida en donde es natural que se presenten muchos interrogantes.

También, es natural sentir miedo, angustia o temor, pues el ser humano se da cuenta que ya no es un niño sino un adulto con cientos de responsabilidades que cumplir.

Lo importante, más que “torturarse” por “sentirse viejo” es asimilar que todas las etapas de la vida traen consigo cambios, positivos y negativos, y por lo tanto, hay que vivirlos a plenitud y consciente de la etapa en que se vive.

¡No te compares con los demás! pues es ahí donde surgen las dudas, los temores y hasta las envidias.

Es que mi hermana que es menor ya tiene 2 hijos y yo no tengo nada”. “Es que el jefe no ha llegado ni a los veinticinco y gana el triple que yo”. “Es que mi primo tiene mejor apartamento y le llevo 3 años”, son frases comunes que deben evitarse a toda costa, pues lo único que se logra al compararse con otros es precisamente desconsuelo, inseguridad y crisis aún más agudas.

Por otro lado te dejamos algunas cosas que tal vez no te has dado cuenta ahora que ya tienes 30 (o estás por cumplirlos):

1. Constantemente olvidas que ya no estás en tus veintes.

Después de la universidad, como que los años comienzan a mezclarse. Entonces, de cierta forma, tienes 22 años mental y a menudo financieramente, para siempre.

2. La gente comienza a pensar que hay algo LEGÍTIMAMENTE mal contigo si estás soltero/a.

soy-soltera-o-solterona_0x2y7

Sólo porque tienes treinta no significa que tengas que estar casado/a. Explicarle eso a tus padres, por otra parte, es todo un calvario.

3. Tu segundo nombre debería ser “Ocupado”, ya que así estás todo el tiempo.

Con todos esas fiestas de inauguración de casas, fiestas de cumpleaños de niños, viajes y el trabajo, apenas tienes tiempo para recordarte que debes comer. Es sólo una broma, comer se convierte en tu nuevo mejor amigo.

4. Tu Facebook no será nada más que fotos de bebés.

Probablemente algunas de ellas son tuyas.

5. Considerarás seriamente mudarte a un lugar más barato del país.

He oído que puedes comprar una casa en Detroit con un paquete de cigarrillos.

6. La ropa de cuando tenías veinte ahora te hacen ver como que estás intentando demasiado.

7. Por lo que ahora buscarás ropa “sensible” y “cómoda” cuando vas de compras.

Y mejor aún si consigues ropa “holgada” y “favorecedora”.

8. Hay dos grupos de personas: aquellos que hacen ejercicio y aquellos que trabajan.

Una pequeña población hace ambas. Esas personas apestan.

9. Que te pidan tu documento de identificación es GENIAL.

“¿Te refieres que parezco de 21? Ah, tienes que pedirle el documento de identificación a todos? ¡Sólo déjame ganar esta!”

10. Tus comidas favoritas ahora causarán estragos en tu interior.

picante

¿Papas fritas con chili? Jajaj. ¡Zape gato, vale!

11. Invertir en calidad se vuelve importante.

Y lo más importante, factible. Eso significa gastar un poco más en ropa mejor y quizás hasta un auto mejor.

12. Las resacas te destruirán.

Solías beber con todos debajo de la mesa. Además de echar a todos cuando tomaban, y ahora estás debajo de la mesa tratando de entender como te emborrachaste con dos refrescos light.

13. En la la estación de rock clásico ahora está sonando la música de tu secundaria

¿Desde cuándo Nirvana es rock clásico? Espera. ¿Hace 23 años que salió “Nevermind”? ¿Cuándo pasó eso? !

14. El silencio nunca había sonado tan bien.

¿Cuándo se puso tan ruidoso el mundo? ¿Y brillante? Cierra las persianas, ¿quieres?

15. Te dolerá la espalda sin ninguna maldita razón.

Te vas a dormir en la víspera de tu cumpleaños 30 con una espalda saludable y juvenil, y te despiertas la mañana siguiente con la espalda de un agricultor de zanahorias de 85 años de edad.

16. Y lo mismo te pasa con los pies.

¡Hora de empezar a invertir en zapatos ortopédicos! ¡Qué divertido!

17. Te crecerá cabello en los lugares equivocados.

17 pelo

Pero te dejará de crecer en los lugares que más importan.

18. Ahora tendrás amigos divorciados.

¿Cuán adulto es eso?

19. Volver a ver películas de tu juventud es una mala idea.

el-rey-leon

¡Q.E.P.D Mufasa! Aún no supero tu muerte… Deberías haberte quedado en mis recuerdos, donde perteneces.

20. Maratones por todos lados.

20 maratones

¿Quién iba a decir que muchos de tus amigos eran corredores? Quizás deberías correr una. Nah, olvídalo. Hay Oreos en la alacena.

21. Las canas empezarán a multiplicarse como conejos.

22. De alguna manera, ahora eres una persona con respuestas.

Cuando ese pasante en el trabajo pregunte qué es lo que necesita buscar para rentar su primer apartamento, tendrás un consejo de verdad. Un consejo. Sabio. Y de verdad.

23. Tu ropa no será lo único lleno de arrugas.

O8n0XdK4_400x400

Hora de comprar la crema de noche que usa tu mamá.

24. Actividades como la fruticultura y la degustación de vinos serán tus nuevos planes de fin de semana salvaje.

Y ambas te dejarán exhausto al día siguiente.

25. Las únicas veces que saldrás a bailar serán en las bodas y en las fiestas del trabajo.

25 fiestas

¿Discotecas? Esas son para los jóvenes y la gente que se aferra desesperadamente a lo poco que les queda.

26. Además, bailar toda la noche requiere múltiples descansos de agua.

Cuando tenías veinte podías bailar toda la noche, echándote tus “guamazos” tras “guamazos” viviendo la buena vida. Ahora es ”Necesito otra agua. ¿Quieres otra agua? ” mientras te escabulles afuera de la pista de baile empapado en sudor.

27. Hablar de los nuevos bares de moda y bandas se reemplaza con hablar de la refinanciación y de la educación preescolar.

Sí, puede parecer mundano, pero en serio, ¿Cómo hiciste para meter al pequeño Kelvin a ese colegio?

28. Las consecuencias de tus veintes te alcanzarán.

Esas ofertas de tarjetas de crédito parecían tan razonables en ese momento. Y también parecía razonable el viaje a Europa que hiciste usándolas. Ahora sigues pagando por un viaje que fue en última instancia “sólo bueno”.

29. No regresarías a tus veintes ni por un millón de dólares.

A menos que regreses y uses el dinero para invertirlo más sabiamente en tus treintas, porque así sí vale la pena.

30. No puedes esperar a tener 40.

enhanced-buzz-5531-1387394746-8

Porque para entonces ya tendrás completamente resuelta toda esta locura de los 20, ¿verdad?

Llegar a los 30 años es un acontecimiento muy positivo para muchas personas. “Es la mejor etapa de la vida” dicen unos. “Se vive más, y mejor” dicen otros. Lo cierto es que cada persona decide cómo afrontar esta etapa. Cada cual decide si ver el vaso medio lleno, o medio vacío.

¡Ánimo, todos llegan tarde o temprano a esta maravillosa edad!  Lo mejor de todo esto es cuando no se te nota “tu vejez” y aún te confunden con un veinteañero (cédula, ¡chismosa!)

DesdeLaPlaza.com/Agencias/MD