Desde La plaza » Columnistas » El rincón del riff » Sus majestades satánicas

Sus majestades satánicas

“Pues mi madre le dijo a mi padre, justo antes de que yo naciera, que iba a tener un niño y que iba a ser un trotamundos…”. Así recita la canción Rolling Stone de Muddy Waters, figura y leyenda del blues y, además, una de las principales influencias de todos los artífices de la invasión británica. Hay un proverbio de esos que nadie conoce el autor, que dice “a rolling stone gathers no moss”, lo que traduce “a una piedra en movimiento nunca le crece moho”. Es decir, que un “rolling stone” es un trotamundos, vagabundo, nómada o como quieran llamarlo.

Estoy seguro que en 1962, cuando Brian Jones fundó The Rolling Stones en Londres, junto a Mick Jagger y Keith Richards (y otros integrantes que pronto partieron), no tenía ni idea de lo acertado que sería este nombre para esta banda que es la más longeva del rock en la actualidad.

Son 50 años de historia rodando por el mundo y llevando su música a todos los rincones (Venezuela aún no, lamentablemente) y con una particularidad de la cual pocas bandas pueden alardear: a excepción de Ron Wood, mantienen su formación original. Brian Jones se retiró de la banda por diferencias musicales, personales, problemas de depresión y falleció el 3 de julio de 1969, en circunstancias que no han sido esclarecidas. Apenas había pasado un mes desde su salida de los Stones.

Como ya se los he contado, la influencia negra en el rock es vital. Para los Stones no se trata solo de su nombre, sino que además su motivación primaria era formar un grupo de blues y rythm and blues. Y de hecho en sus orígenes, Jagger y compañía interpretaban versiones de los clásicos de este género que venían de Estados Unidos. También del rock y en especial de Chuck Berry, de quien versionaron unos cuantos temas.

Así se empezaron a formar una base de seguidores en los circuitos de Londres. No tocaban temas propios, pero eso sí, imprimían su estilo a lo que tocaban y quienes posaron sus ojos sobre ellos quisieron rápidamente explotar su actitud desenfadada e irreverente. Valga acotar que entre su público siempre estuvieron los Beatles, quienes acudían a verlos y les seguían de cerca su carrera.

Sin embargo, el éxito mundial llegaría en el año 1965 con el temazo (I can’t get no) Satisfaction, clásico de clásicos. A partir de ahí, los Stones comenzaron a forjar su camino a punta de temas originales y fueron dejando de lado las versiones. En 1967 sacan el disco “Their satanic majesties request” (A solicitud de sus majestades satánicas), con lo cual quedaría sellado uno de los seudónimos con los que los conocemos.

Su estilo siempre osciló hacia el blues, pero con el tiempo se fue tiñendo de rock. Esto generó una mezcla muy particular que, a mi parecer, es una de las raíces fundamentales para lo que actualmente conocemos como el Indie rock. Pero también la historia de esta banda, marcada por escándalos de drogas, encarcelamientos, “exilios financieros” –como llamaron a su salida de Inglaterra por cuestiones fiscales-, letras desafiantes e incómodas que tocaban el sexo, las drogas, la misoginia: todo este cóctel llamado The Rolling Stones fue bebido por más de una banda a posteriori. Por algo los llamaron “los chicos malos” del rock and roll y fue un concepto que se vendió así en contraposición a “los chicos buenos” que eran los Beatles.

Sí, The Rolling Stones es la otra gran banda que lideró la invasión británica de los años 60. Son autores de clásicos atemporales como Paint it black, Sympathy for the devil o She’s a rainbow. Es común leer muchas reseñas que ubican a los Stones como los “rivales” de los Beatles. A pesar de que luego hicieron algunas mofas a los de Liverpool, es imposible hablar de la historia de los londinenses sin mencionar a los Beatles.

Solo tres datos interesantes:

–       Lennon y McCartney compusieron el tema “I wanna be your man” para los Stones, a solicitud de su publicista, para “impulsar” su carrera. (1963).

–       Decca Records firmó a los Stones por la recomendación de George Harrison.

–       En 1967 compusieron el tema “We love you”, en el que Lennon y McCartney colaboraron en los coros.

Mick Jagger, Ron Wood, Keith Richard y Charlie Watts ya rondan los 70 años de edad y siguen rockeando en grandes locaciones, moviendo conciertos de más de 10 mil personas e interpretando sus clásicos y componiendo temas nuevos. Son leyendas vivas que a medida que siguen produciendo siguen influenciando a nuevas generaciones de músicos alrededor del mundo. Son, ni más ni menos que los Rolling Stones.

Efemérides del rock:

–       18 de agosto de 1998: se lanza el disco Follow the leader de Korn.

–       17 de agosto de 1977: nace Tarja Turunnen, ex vocalista de Nightwish.

–       17 de agosto de 1960: The Beatles se sube por primera vez a una tarima, en un pequeño local llamado Indra Club.

–       16 de agosto de 2005: se lanza el disco Reborn de Stryper.

–       16 de agosto de 2011: Luca Turilli se retira de Rhapsody.

Mis discos recomendados de la semana

–       Rolling Stones – Beggars Banquet

–       Misfits – Static age

–       Emerson, Lake and Palmer – Brain salad surgery

–       Coldplay – X&Y

–       Gustavo Cerati – Amor amarillo

DesdeLaPlaza.com/Simón Herrera