Desde La plaza » Columnistas » Desde La Butaca » No sin ella (2015) Un amor como cualquier otro

No sin ella (2015) Un amor como cualquier otro

A  veces las opiniones sobre una película están totalmente divididas, una gran mayoría las odia y otra   las ama. Tal como sucede en  la política, algunas cintas generan cariño o adversión  sin  términos medios. Un ejemplo de ello es esta protagonizada por Julianne Moore y Ellen Page, la cual  ha sido denostada y alabada por la crítica en partes iguales. Para algunos, el filme es una insulsa representación de un tema manido, para otros una alegoría sobre el verdadero amor.

No sé si será lo uno o lo otro, solo creo firmemente que la historia de  “No sin ella”   es un claro ejemplo de como siempre se puede hacer algo para oponerse a las circunstancias, y como la diferencia la hacen quienes se imponen, quienes pelean, quienes  no están  de acuerdo, patalean y responden  ante lo que se supone debía ser tal como es.

No-sin-ella-desde-la-butaca

En un mundo de gente pasiva que parece aceptar todo lo que les sucede sin inmutarse es importante el valor que generan aquellos que no se conforman con cualquier cosa  y deciden dar la pelea por lo que consideran justo.

Si  Rosa Parks  cambió la historia de los derechos civiles en Estados Unidos, al  no ceder su asiento  y no sentarse en la parte trasera del autobús como correspondía a las personas negras en su época, Laurel Hester colocó una de las primeras piedras para construir leyes en beneficio de la igualdad para las personas homosexuales.

La cinta está basada en la   historia real de esta agente de policía, quien luchó junto a su pareja    Stacie Andree (Ellen Page) contra el   Condado de Ocean de Nueva Jersey, para dejarle su pensión luego de su fallecimiento, pues padecía de cáncer terminal.

Hester,  abiertamente homosexual al conocer su diagnóstico quiso asegurarse de que todo por lo que había trabajado a lo largo de su vida quedara en manos de su novia. La cinta narra el periplo por el que tuvieron que transitar ambas para lograrlo y también el amor que hubo en medio, antes,  después del cáncer, la tragedia y los problemas. Una relación como cualquier otra, común y corriente.

Tal vez la película no presenta un modo diferente de contar una historia que en nuestro tiempo no puede sernos ajena,  sin embargo, la carga emocional que le imprimen los actores, especialmente Julianne Moore quien se hace cargo del rol principal, turba, conmueve  y te hace preguntarte por las personas reales.

Sin duda, la intención de su director Peter Sollett (el mismo de la genial cinta adolescente “Nick and Norah’s Infinite Playlist”, 2008) es clara, no quiere ni necesita ser  creativo en su  narración, no hay tomas sofisticadas ni juegos de cámaras o algún otro elemento impresionante, lo que  le interesa es dar su mensaje, apoyarse en la historia real para contarla de modo enfático. Y todo esto lo consigue.

Laurelreal (1)

Seguramente si “No sin ella” no fuese una película basada en hechos reales, no tendría el mismo impacto, tan solo sería una cinta más sobre los deseos de igualdad de un sector de la población siempre atropellado.

Verla es una buena oportunidad para golpear los prejuicios, que siempre son  tercos, pesados e insoportables.

Calificación: 7/10

DesdeLaPlaza.com/ Luisa Ugueto   @Luisauguetol