Desde La plaza » RAÍZ » Hugo Blanco fue el primer músico que introdujo el reggae y ska en Venezuela

Hugo Blanco fue el primer músico que introdujo el reggae y ska en Venezuela

Aunque se le conoce más por su tema Moliendo café o las gaitas con Simón Díaz y Joselo, entre los más importantes aportes experimentales de Hugo Blanco, además de la creación de El Nuevo Ritmo Orquídea, estuvo el haber sido pionero del reggae y el ska en Venezuela, al introducir en las listas musicales de las radios los temas del cuarteto Las Cuatro Monedas, agrupación de la que fue su productor, inspirado en Desmond Dekker, Jimmy Cliff y Byron Lee and the Dragonaires.

“Yo estuve convenciendo a los grupos de rock de mi época para que grabaran reggae y todos se burlaron de mí”, recuerda el compositor venezolano, a quien le decían “que esa música no estaba en nada, que no servía”, refirió el arpista, nacido el 25 de septiembre de 1940, en su testimonio para el Registro Nacional Voz de los Creadores.

Aunque consideró que hubo un menosprecio por su propuesta, la historia le dio la razón porque con los años ese ritmo “se impuso solo”. En su momento, quiso aprovechar una etapa prolífica de la música latinoamericana, en la que irrumpieron las tendencias experimentales con la Bossa Nova en Brasil (1957), el tango moderno de Astor Piazzolla en Argentina (1955), el mencionado Ritmo Orquídea (1960) y la Onda Nueva (1968) de Aldemaro Romero.

La influencia de Desmond Dekker

Pat O’ Brian fue un pianista y artista plástico maracucho, nacido en 1922 y descendiente de antillanos, quien desde muy joven aprendió a tocar jazz y en un viaje a Caracas se incorporó a la orquesta Billo’s Caracas Boys, entre 1943 y 1957. Sus cuatro hijos fueron Marlene O’ Brien, Kenny O’ Brien, Brenda O’ Brien y Gary O’ Brien.

Con el nombre “Los Hermanos O’ Brien” se les conoció en 1963 y años más tarde, en 1968, pasan a llamarse “Las Cuatro Monedas”, con el trabajo de producción musical de Hugo Blanco, quien experimentó con el ritmo posterior al ska y antecesor del reggae, el rocksteady(1966), popularizado por el jamaiquino Desmond Dekker con su tema 007 Shanty town, que inspiró a Blanco para componer Buena suerte, un tema favorito de la juventud de finales de los sesenta y que junto a otros de la misma agrupación, Ritmo del alma, La culpa es tuya y Cómo me gustas, no faltan hoy día en algún disco de “chatarritas”, de esos que aún se venden por ahí con esa antología de pop sesentero.

Buena suerte se disfrutó mucho en España y le valió a Las Cuatro Monedas viajar a la península para participar en el Festival Mundial de la Canción, en Barcelona (1962), donde también se presentaron Paul Muriat y Joan Manuel Serrat, encuentro musical en el que ganaron el primer lugar con el imponente tema Yo creo en Dios, que por su fama tuvo los covers de Zoilita Soriano y Lissette en Perú. Además de ser pioneros del reggae y el ska en el país, Las Cuatro Monedas también hicieron versiones de temas populares como Aquarius, original de The 5th Dimension (EEUU) y El amor es azul de Muriat (Francia).

En la década de 1970 experimentan con el reggae Trino Mora y Henry Stephen, hasta que en los ochentas lo continúan Pedro Pérez Show con Camino a Jamaica, Jah Jah Children (1982), Dur Dur (1985), Yakoana (1986), Ónice (1987) y en los noventa Irie, Mulato y Negus Nagast, reseña el sitio web conexionreggae.

Orquídea en soundtrack

Con el disco El Nuevo Ritmo Orquídea en 1960 se ponen de moda los temas “Moliendo café”, “Madrigal” y “Orquídea”, imponiendo un sonido que no era “ni joropo, ni merengue”, sino un ritmo tropical, con clave caribeña, que incorpora al cuatro, el arpa y las maracas. “Le voy a poner un nombre y le puse Orquídea para que sea algo nacional”, recordaba Blanco, quien se dedicaba a la composición netamente musical que “en las fiestas la gente la pedía”.

Moliendo Café, que ha sido interpretada por más de 2.000 artistas de todo el mundo, forma parte de la banda sonora de la película Crimen Ferpecto, de Alex de la Iglesia (España, 2005), como lo fueron Mala pata, en Pedro Navaja (México, 1985), y Chapoteando en Lola la trailera (Colombia, 1984), asimismo, compuso la banda sonora de Lujuria tropical (Argentina, 1964) y de los largometrajes venezolanos Twist y Crimen (1963), El raspado, La Isla de sal y El rostro oculto (1964).

Hugo Blanco también hizo versiones como el tema de la película Mondo Cane (1962), titulado More, de Vic Dana (EEUU) y compuso para El Topo Gigio, famoso personaje infantil de la televisión, que en 1975 promocionó un disco navideño con temas como Mi burrito sabanero, Tucusito y Fuego al cañón.

Este compositor caraqueño, declarado Patrimonio Cultural de la Nación en 2011, falleció el 14 de junio de 2015. Influenciado desde niño por la música, terminó aprendiéndola de manera autodidacta, aficionado a un cuatro, un arpa prestada y observando a grandes músicos como Juan Vicente Torrealba.

Fue un artista contemporáneo con Simón Díaz y Chelique Sarabia, integró en sus composiciones al arpa, guitarra, cuatro, güiro, cencerro, percusión, bajo y guitarra eléctrica, con los que logró sus éxitos mundiales, como Agua fresca y María morena.

DesdeLaPlaza.com/Pedro Ibáñez