Desde La plaza » VIDA » Alimentación » Aprende en nueve pasos cómo hacer queso fresco en casa

Aprende en nueve pasos cómo hacer queso fresco en casa

¿A quién no le gusta el queso? A muchos verdad. Es por ello, que en esta edición te traemos la interesante, económica, y emprendedora manera de hacer queso fresco desde nuestras casas.

Para hacer el queso casero necesitarás los siguientes ingredientes:

1 litro de leche fresca (si es orgánica, mejor).

1 una cucharada de vinagre blanco o jugo de limón.

¾ de sal.

Preparación:

1.- Colocas la leche a calentar a fuego lento moviendo constantemente con cuchara de madera para que no haya grasa o no se queme.

2.- Cuando comience a hervir y a echar humo dejas pasar 5 minutos más y le agregas el vinagre o el zumo de limón.

zumo-de-limon-queso-casero

3.- Apagas el fuego y sigues revolviendo despacio. Verás como la leche se va convirtiendo en trozos sólidos y se corta.

queso-cortado

4.- Si en medio minuto no se corta entonces debes agregarle más vinagre o limón hasta lograrlo. Dejas pasar 10 minutos.

5.- Aparte, le colocas a un colador grande unas cuatro capas de tela limpia, del tipo de escurrir, y cuando pasan los 10 minutos echas el queso en el colador y lo dejas escurriendo 5 minutos.

escurrir-queso

6.- Atas la tela a una cucharada de madera y la dejas colgando sobre el colador por media hora para que el queso suelte todo el suero. Una vez que pasa ese tiempo cortas con una tijera la tela y ya tendrás el queso hecho.

quesocaseroproceso

7.- Ahora para salarlo, debes hacerlo desmenuzándolo con las manos para que la sal se incorpore.

salar-el-queso

8.- Después acomodas el queso en un molde, lo tapas con papel envolvente y lo dejas toda la noche en la nevera.

9.- Para servirlo, lo mejor es desmoldarlo, echarle pimienta por encima y humedecerlo con unas gotitas de aceite de oliva. ¡Listo ya tienes tu propio queso fresco!

queso-desmoldado

Consejos:

1.- Puedes agregarle al queso al momento de salarlo trozos de pimentón, cilantro, cebollín o ajo machacado, y así obtendrás un ‘queso aliñado’.

2.- Si eres de esas personas que no puedes ingerir sal, puedes optar por no salarlo y dejarlo al natural, así estarás contribuyendo con los requerimientos de tu salud.

3.- Dependiendo de la cantidad de tiempo que dejemos escurriendo el queso, dependerá la consistencia que tendrá, más o menos compacto.

DesdeLaPlaza.com/ Cocina y comida sana/ Rubén Scorche