Atención parejas: Las orejas son sinónimo de gran excitación y placer

Los conocedores del sexo siempre han señalado a las orejas, específicamente a la parte posterior y su conducto como zonas erógenas cruciales en muchas mujeres y también en los hombres.

Por los conocimientos que aporta la medicina se sabe que los nervios faciales crean un intrincado alambrado neurológico que comunica esta zona con los nervios viscerales y pélvicos del placer.

«Esta es a razón por la que una caricia, una succión tenue, un beso, una respiración fuerte, puede desencadenar despampanantes niveles de excitación y repetidos orgasmos», dice el doctor Mauro Fernández .

Lo cierto es que las orejas producen gran excitación y placer.

 ¿Cómo estimular esta zona tan erótica?

* El lóbulo de la oreja es una de las partes más sensibles de esta parte del cuerpo.  Puedes chuparlo, acariciarlo, besarlo morderlo o presionarlo suavemente.
* Introduce la punta de la lengua en el interior de la oreja. 
* Da besos alrededor, suaves, casi imperceptibles.
Susúrrale frases sensuales al oído. Dile todo lo que quieres hacer en el plano sexual, eso estimulará su imaginación.
* Introduce la punta de tu lengua en el interior de la oreja de tu amante y traza pequeños círculos. Después lame el lóbulo y sujétalo entre tus labios. Apriétalo suavemente.
* Otro tip para erotizar las orejas es lamiendo y soplando detrás de la misma. Al mismo tiempo estimula la nuca con tus dedos. No dejes que tus manos estén quietas.

¿Por qué las orejas están cargadas de tanto erotismo?

La sensualidad que despiertan las orejas están asociadas a otros sentidos, sobre todo a la vista y el oído. Las orejas denotan elegancia, enmarcan las facciones del rostro.

En conclusión, ¡Por las orejas que pase todo!

DesdeLaPlaza.com/EsMas/MD