Desde La plaza » VIDA » Cuerpo » No juegues con el dolor: las ocho reglas universales que debes seguir

No juegues con el dolor: las ocho reglas universales que debes seguir

Piernas con tensión de corredor

Independientemente del tipo de deporte que practiques, de tu estado de forma y de la exigencia del plan de entrenamiento, así como de la agresividad con la que entrenes y compitas, hay momentos en que nuestros músculos y tendones dicen basta y se rompen o inflaman, impidiéndonos continuar ejercitándonos en nuestro deporte favorito.

Todo deportista sufre en algún momento de su vida algún episodio de lesiones y estos son los 8 consejos universales para dejar atrás una lesión cuanto antes.

1. Descansa cuando notes la más mínima molestia: Hay que ser inteligente y entender que más vale parar unos pocos días, que hacerlo por un periodo de tiempo más prolongado cuando te lesiones definitivamente.  Consejo: aprende a escuchar tu cuerpo y hazle caso cuando te pida un descanso. Si lo haces así, te recompensará y mejorarás más rápido.

2. Reposo y hielo: Reposo y hielo; estás son las dos reglas de oro para tratar casi cualquier lesión. Es fundamental que la parte lesionada no sea ejercitada. Consejos: aísla la zona dañada, de modo que no realice actividad alguna, aplica hielo y reposo.

3. Un buen diagnóstico es primordial: Cuanto antes sepas cual es exactamente tu lesión, antes podrás tratarla y reducir el tiempo de recuperación.

4. La importancia de un buen fisioterapeuta: No solo es importante acudir a un médico deportivo, si no que tan importante como ese buen diagnóstico, es acudir a un fisioterapeuta especializado que te ayude a recuperar de forma más rápida. Consejo: mi experiencia es que todos tenemos un ‘fisio’ de cabecera al que seguimos y creemos a pies juntillas, así que cada uno acuda al que le ha atendido siempre.

5. Haz deportes complementarios mientras estás lesionado: Si te lesionas, no vas a poder realizar ejercicios que impacten o hagan trabajar la zona afectada, pero siempre tendrás otras alternativas para poder seguir ejercitándote sin afectar a la zona lesionada.  Consejo: cuando estás lesionado haz ejercicio, pero que no afecten a la zona dañada.

6. Ajusta la alimentación: Adecúa y reduce la ingesta de calorías para no engordar. Ante la falta de ejercicio, al menos del modo en que lo hacías antes de lesionarte, tu organismo demandará menos calorías.  Consejo. reduce la ingesta de hidratos.

7. Vuelve a la rutina de forma progresiva: No intentes recuperar el “tiempo perdido” volviendo a entrenar tal y como lo hacías antes de lesionarte. Consejo: trata de planificar la recuperación de tu estado de forma en un plazo de 3-4 semanas.

8. Entrenamiento de fuerza: Refuerza tu entrenamiento con sesiones de fuerza en la parte lesionada. Consejo: realiza sesiones de gimnasio, pesas o máquinas, dirigido por un monitor o un fisio rehabilitador, para fortalecer la parte lesionada.}

Desde La Plaza/El Confidencial/AMH