Desde La plaza » VIDA » Necrofilia, un extraño trastorno sexual por la muerte

Necrofilia, un extraño trastorno sexual por la muerte

La necrofilia, una de las parafilias (desviaciones sexuales) más conocidas en todo el mundo, se define como el placer sexual que una persona obtiene cuando presencia o mantiene el amor por un cadáver. 

El psiquiatra, sexólogo y profesor de psiquiatría forense en la Universidad Central de Venezuela, Rubén Hernández Serrano, comentó a Desde La Plaza las diferentes características que encierra esta extraña patología.

Hernández, quien durante su práctica en psiquiatría forense llegó a tratar más de 50 casos del mencionado trastorno, explicó que en Venezuela este tipo de enfermedad suele manifestarse particularmente en personas que trabajan en la morgue.

En este sentido, recordó que en una oportunidad fueron descubiertas partes de un cuerpo humano dentro de frascos con formol u otras sustancias que permiten mantener las partes sustraídas en perfecto estado de conservación.

No podemos decir que la necrofilia es una de las parafilias más frecuentes, pues hoy en día se describen más de mil conductas sexuales desviadas las cuales están tipificadas y señaladas en la Enciclopedia Internacional de Sexualidad del profesor Robert Francoeur y en la Enciclopedia de las Prácticas Sexuales Inusuales escrito por la psicóloga y sexóloga americana Brenda Love” aseguró el experto.

necro3

A parte del sexo con cadáveres, el profesor de la UCV resalta que hay casos en los que el victimario conserva objetos relacionados con el fallecido para darse placer mediante la masturbación o cualquier otra práctica sexual.

Cualquiera que sea la práctica, quienes la realizan tienen una patología psiquiátrica característica que obedece a la necesidad de querer mantener vivo el afecto que se tiene por algún fallecido.

En ciertos casos el necrófilo es quien produce la muerte, sin embargo, en los casos registrados en la morgue, los practicantes simplemente reciben los cadáveres y posteriormente tienen relaciones sexuales con los mismos.

Trabajar en una morgue requiere de una personalidad especial, “sobre  todo en el caso de las morgues existentes en Venezuela, donde los cuerpos están apilados unos sobre otros y no existe respeto por ellos”, señaló Hernández.

La conducta particular que destaca en una persona con esta condición es la atracción por ciertos objetos,  hechos violentos, así como la identificación con personajes negativos en programas o películas, el maltrato animal hasta producirle la muerte y el intento de conservación de los cadáveres.

Este comportamiento puede exteriorizarse desde pequeños, por lo que recomienda “estar atentos a este tipo de demostraciones y la frecuencia con que se realizan” aunque destacó que no todas terminan en necrofilia.

La necrofilia en el cine

Según el especialista, la necrofilia comenzó a estar de moda gracias a “El último tango en París”, una película cuyo protagonista (Marlon Brando) apareció en una escena conversando por -“prácticamente media hora“- con su amante fallecida, imagen que logró popularizar la enfermedad haciéndola relativamente frecuente.

Otro de los films relacionados con la temática es “El imperio de los sentidos”de origen franco-japonesa, donde el protagonista es asesinado por una Geisha mediante asfixia mecánica (ahorcamiento) quien posteriormente corta su miembro erecto. Hecho que se observa de manera frecuente en los hombres cuando es ésta la causa de muerte.

El tipo de conducta sexual que tienen aquellos que padecen esta parafilia ha llegado a ser interesante para la industria cinematográfica, donde resalta el thriller “Seven“ o “Los siete pecados capitales”.

“El cine es un elemento de comunicación sumamente atractivo porque la población está cautiva observando el estímulo que en este caso se da hacia los objetos inanimados”, consideró.

Tratamiento

El tipo de parafilia dependerá del objeto que genere el estímulo sexual. Asimismo, están quienes visitan frecuentemente los cementerios, incluso de manera diaria, cuidan la tumba como si fuera un tesoro, práctica que los especialistas no recomiendan sino una vez al año, para evitar la experiencia de querer mantener vivo algo que ya no lo está.

Hernández explicó que un paciente que padece el trastorno, puede ser tratado desde el punto de vista psiquiátrico bajo diferentes procedimientos: como la técnica de asociación del estímulo, en la que se busca generar un alto nivel de ansiedad en la persona al momento de producirse la excitación y así intentar reducir la atracción que siente por objetos inanimados o muertos.

Generalmente la necrofilia está contaminada por otro tipo de prácticas sexuales inusuales, entonces la persona no posee una parafilia específica, sino presenta un conjunto de ellas. Si analizamos las mil consultas sexuales que existen hoy en día podremos determinar que las personas buscan estimularse con una cantidad objetos diferentes.

DesdeLaPlaza.com/ KH