Desde La plaza » VIDA » Cuerpo » ¿Sabes qué es el parto respetado?

¿Sabes qué es el parto respetado?

En nuestra cultura el término “parir” es sinónimo de una situación difícil o sumamente complicada, así que no es de sorprenderse que al llevarlo al campo literal cause un sinnúmero de preocupaciones y temores, que en su mayoría han sido mal infundados y que pueden llevar a una parturienta a tomar una decisión incorrecta.

Por ello, uno de los principios de “parto respetado” también conocido como “parto humanizado”, es promover el alumbramiento como un acontecimiento placentero y memorable en la vida de toda mujer, creando las condiciones adecuadas para la llegada al mundo de un nuevo ser.

Proyecto de Ley del parto humanizado combate la mercantilización del parto

Actualmente las técnicas que se practican para los partos resultan poco adecuadas y antinaturales. Se apura el nacimiento con el uso de medicamentos que pueden afectar al infante y se irrespeta la privacidad de las madres, que son sometidas a procedimientos extremos como laepisiotomía, fórceps o cesáreas, aunque más del 80% de las parturientas no los necesite.

Para Isabella Polito, representante de la asociación sin fines de lucro Aurora Madre, lo correcto es “confiar en la sabiduría del cuerpo femenino que sabe y puede parir, sin apurar el proceso natural y mágico del nacimiento”.

¿Cómo tener un parto humanizado?

 La mujer tiene derecho a decidir cómo va a parir, por lo que los especialistas recomiendan que durante el embarazo se informen de todas las opciones disponibles, a fin de que puedan hacer de la experiencia un momento único e increible.

Según Polito, la forma correcta del alumbramiento es en posición vertical. Los registros históricos revelan que en la antigüedad es así como se daba a luz, deduciendo que es la forma en la que el cuerpo se siente suficientemente cómodo para el proceso, la manera instintiva de parir.

Aunque resulte sorprendente, el parto horizontal o acostado -que es el más usado- es considerado irrespetuoso,  pues no permite que el periné se distienda suficientemente para fácil desplazamiento del bebé al exterior.

Al realizar el alumbramiento verticalmente, en cuclillas, agachada, vertical sostenida o semisentada, la mujer puede colocarse de la forma que se sienta más cómoda y permite que la gravedad intervenga, pues ayuda al niño a salir con mayor facilidad y por si fuera poco, requiere menos puje y se logra una apertura mayor de la pelvis, haciendo el nacimiento más rápido.

Otras técnicas a las que optan las embarazadas es el parto en  agua. Método en el que las madres ingresan a una tina o jacuzzi con agua a unos 37 grados centígrados, con el fin de relajar los músculos y lograr una dilatación más rápida y eficaz. Además, se considera que reduce de forma significativa los dolores de parto.

¡Con ayuda de papá!

El parto humanizado también fomenta la integración de la familia, es decir, que durante la labor la madre esté acompañada de una persona cercana –principalmente el padre – que además de dar apoyo, se conviertan en parte de la experiencia.

“El hombre está completamente vinculado al proceso, él ayudó a que el bebé estuviera ahí y por lo tanto tienen derecho y el deber de estar presente en el nacimiento de su hijo”, asegura la especialista.

Por otra parte, una vez que se dé el nacimiento, se incurre en el error de alejar rápidamente al recién nacido de la protección de su progenitora donde permaneció durante nueve meses, para ser trasladado a una cuna de plástico con un ambiente frío al que no está habituado.

Si el alumbramiento fue natural y sin complicaciones “ningún lugar es más apto para un bebé que los brazos de su madre” sostiene Polito, “la mujer puede cuidad a su hijo mejor que cualquier enfermera o institución”.

El resurgimiento de las parteras

A pesar de que está en contra de la medicación, en el parto respetado no se prescinde de la asistencia médica, de hecho la recomendación es consultar y ser atendidos por un profesional de la obstetricia. Sin embargo, resurge la figura de las parteras, comadronas o doulas, con la función en apoyar a la mujer embarazada mientras dejan que la naturaleza siga su curso.

La labor de doulas se centra en los aspectos psicológicos y prácticos, animando a las mujeres a confiar en sus propios instintos y a buscar la información que necesitan para tomar decisiones apropiadas sobre el embarazo, el parto, la maternidad y la lactancia.

El parto respetado en Venezuela

Según Polito, el estado Aragua es pionero en la práctica del parto humanizado en instituciones públicas, a la que progresivamente se le ha ido sumando otros estados del país. No obstante,  principalmente son llevados a cabo en entidades privadas.

Legalmente, el artículo 51 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, considera “violencia obstetricia” actos como adelantar el nacimiento y practicar cesáreas sin el previo consentimiento de la madre, u obligarlas a parir en posición tendida cuando existen las condiciones para el parto vertical; estableciendo las penalidades para quienes incurran en este tipo de delitos.

“Lamentablemente las normas existen en el papel y no hay una practica de las mismas (…) además hay un amplio desconocimiento de esta regla por parte de las parturientas. Es necesario que se amplíe la información para que las madres se sientan más seguras y al menos sepan a dónde ir cuando necesiten realizar este tipo de denuncias”, señala.

¿A dónde acudir?

Las mujeres tienen derecho a solicitar información a su médico tratante sobre el parto respetado y las opciones para practicarlo. De igual forma, instituciones como Auroramadre, o la Red Venezolana por la Humanización del Nacimiento (Revehuna), dedicadas a fomentar el parto humanizado, ofrecen un amplio catalogo de información que puede ser fácilmente localizada a través de la web.

Además, a través del Ministerio para La Salud, se desarrollan acciones para sensibilizar a la población en general y al personal asistencial sobre el parto humanizado, qué es y cómo exigirlo, dónde se puede aplicar.

Si estás leyendo esto porque estás en la dulce espera o planeas estarlo, toma la decisión correcta y opta por el parto respetado, recuerda que sólo se nace una vez, por lo que ese momento excepcional de tu vida y la de tu hijo merece ser lo mejor posible.

Desde La Plaza/ABD