Desde La plaza » Columnistas » Cuando nos convertimos en mentirosos sin querer queriendo

Cuando nos convertimos en mentirosos sin querer queriendo

De one les digo que #NoEstoy420 y que es curioso. Es curioso ese instante en el que “sin querer queriendo” nos convertimos en mentirosos por salir del paso.

Y acá empiezo a explayarme. Básicamente, el cerebro humano es una fábrica que no cesa de producir pensamientos.  

Gracias por haber llegado hasta acá y déjame aprovechar que tengo tu atención para proceder con mi explicación:

¿Qué significa la palabra overthinkig? Mejor respuesta de yahoo answers: pensar demasiado. Es una expresión usada en el inglés americano coloquial.

Pensar es darle prioridad a las ideas.

No lo notamos, pero no siempre estamos pensando en una sola cosa, más bien pensamos en muchas cosas al mismo tiempo.

Quizá no lo sabías, pero es así, a menudo tenemos pensamientos que nos irrumpen fugazmente y como no le prestamos suficiente atención no agarran poder y terminan desapareciendo rápidamente de nuestra cabeza porque no le permitimos quedarse.

Esto quiere decir que si, por ejemplo, yo digo que estoy pensando en galáctica o en que #NoEstoy420, simultáneamente también puedo estar pensando en, solo por nombrar algo, la computadora que tengo al frente de mis ojos, el teclado que uso para escribir esto, en las putas, los micrófonos, chicos lindos, los micrófonos y en numerosas cosas.

Entonces cuando se le pregunta a alguien “¿en qué estás pensando?”, la persona en cuestión responde explicando nada más la idea principal, y eso pasa porque le resulta imposible explicar las numerosas ideas secundarias que poblaban su mente sin control alguno.

Lo diré de otra forma pa’ que me entiendas, cuando alguien te diga que “no está pensando en nada” sepa que ese alguien en realidad le está mintiendo, ¿oyó?, pero en defensa de ese alguien, sepa que lo hace como El Chavo del 8, sin querer queriendo, porque sucedió que ese alguien no ejerció control en aquel instante sobre la actividad de su mente.

Pero el cerebro no deja de funcionar jamás mientras dure la vida, así que realmente siempre estamos pensando en muchas vainas porque en realidad no se puede estar pensando en nada. Capito?

Aunque, si te pones a pensar, uno se ahorra muchas cosas diciendo que no está pensando en nada, cuando en realidad está pensando en la inmortalidad del cangrejo, en si te pintaron pajaritos en el aire, en que el fenómeno de Keeping Up with the Kardashians es real, en etcéteras y en más etcéteras.

Curioso, ¿verdad?

Instagram: @Tropigalactica