Desde La plaza » Columnistas » FMI: El guardián del sistema monetario

FMI: El guardián del sistema monetario

En 1944 en el Hotel Mount de Bretton Woods, se reunieron los representantes de cuarenta y cuatro países que iban a ganar la guerra. La idea era fortalecer el sistema económico para que no ocurra otra crack como el de 1929. La realidad era imponer el dólar y la economía de EEUU sobre el resto del mundo, para eso se creó el FMI.

 

El FMI se creó con un gran acuerdo en la localidad de Bretton Woods entre los países aliados para imponer y sostener el sistema financiero. Dentro del acuerdo, además de la creación de los organismos antes mencionados, se impuso el dólar, sostenido por el oro de EEUU, como patrón monetario del resto del mundo. Estados Unidos ganaba en su totalidad la Segunda  Guerra Mundial, venciendo hasta a sus aliados. Pero nada es eterno, este acuerdo duró hasta 1971.

En 1971 la economía de EEUU hizo crisis, años de financiamiento de la guerra de Vietnam y Corea, sin retorno ya que perdieron dichas guerra sacando un empate técnico en ambas. Hizo que la impresión de dólares, para enviar y subsidiar la guerra, fueran desvaneciendo las riquezas de oro que se tenía. Los países europeos se volcaron al marco alemán o exigieron a EEUU cambiar los dólares excedentes que poseían por oro. Fort Knox pasó a ser una leyenda. La reserva de oro bajó drásticamente. Nixon reacciona y hace que el dólar funcione como moneda fiduciaria. Es decir que los países que la usaban como patrón monetario le iban a dar el valor. Sostenido por un plan de préstamos e injerencias políticas en los países latinoamericanos. De esa forma Latinoamérica sostuvo la crisis mundial creando sus propias crisis endeudándose. Los gobiernos dictatoriales hasta ahora eran los que más deuda pública habían contraído, ya que si no la pedían estatizaban la deuda privada, como el caso de Argentina.

Argentina durante el proceso militar multiplicó su deuda externa, pero el tema no es los préstamos, que le permiten a los gobiernos obtener plata dulce, lo que les hace prestar plata a los organismo internacionales son los intereses y las condiciones de préstamos. Los intereses son la forma de atrapar a un país en una telaraña de deuda. Como dijo Manuel Belgrano en 1811: “El grueso interés del dinero convida a los extranjeros a […] ser acreedores del Estado. […] Los rivales de un pueblo no tienen medio más cierto de arruinar su comercio que el tomar interés en sus deudas públicas. Las deudas públicas llevan consigo los medios o impuestos extraordinarios, que procuran [a los acreedores] fortunas inmensas, rápidas, al abrigo de todo riesgo. Las otras maneras de ganar son lentas, al contrario, e inciertas; así el dinero y los hombres abandonarán las otras profesiones. La circulación de las mercaderías del uso del mayor número [de habitantes] está interrumpida por esta desproporción, y no se reemplaza por el acrecentamiento del lujo de algunos ciudadanos” (“Crédito Público – Segunda rama”, Correo de Comercio, 22 y 29 de marzo de 1811, en Manuel Belgrano, Autobiografía y escritos económicos, Emecé, Buenos Aires, 2009, pág. 212).

A nivel mundial, “poco a poco se fue consolidando un sistema que recibió en los años noventa el nombre de Bretton Woods II. Al igual que antes, el dólar seguía siendo el referente monetario en la economía mundial, pero en el nuevo esquema, Estados Unidos mantenía una posición de consumidor en última instancia y era subsidiado por China y los países exportadores de petróleo interesados en mantener su propio tren de exportaciones. Mientras hubo crecimiento, las cosas marcharon más o menos de manera estable. Claro, los gigantescos desequilibrios se fueron acumulando y adoptaron la forma de un astronómico déficit en las cuentas externas de Estados Unidos y su dual, las gigantescas reservas del banco central en China”.

Pero el FMI siempre consigue aliados, sino vean según Wikipedia los países que estúpidamente acudían a él:

1994:  Méxicocrisis económica de México; 18.000 millones de dólares.

1997: Asiacrisis financiera asiática; 36.000 millones de dólares.

1998:  Rusiacrisis financiera rusa; 22.600 millones de dólares.

1998:  Brasil; 41.500 millones de dólares.

2000:  Turquía; 11.000 millones de dólares.

2001:  Argentinacrisis económica argentina; 21.600 millones de dólares.

2010:  Greciacrisis financiera en Grecia; 110.000 millones de euros (139.730 millones de dólares).

2011:  Portugalcrisis financiera en Portugal; 78.000 millones de euros (99.080 millones de dólares).

2018:  Argentina; 57.100 millones de dólares.

A pesar de Manuel Belgrano, Argentina es el país que más veces acudió al FMI, tropezando dos veces con la misma piedra en los últimos 20 años. Lo único que se me ocurre, para terminar, es la frase de Einstein: “Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo”.