Desde La plaza » Columnistas » Francia, la campeona del mundo que todavía no consigue su techo

Francia, la campeona del mundo que todavía no consigue su techo

Justo cuando se cumplen 20 años del primer campeonato logrado por Francia en una Copa del Mundo, precisamente en la edición de 1998 cuando fueron anfitriones, los ‘blues’ como son conocidos se alzaron este domingo con su segundo trofeo, luego de vencer 4-2 a Croacia en la final jugada en el estadio Olímpico de Luzhnikí.

Este campeonato para los galos es el premio a un proceso encabezado por su seleccionador Didier Deschamps, quien en 1998 era el capitán de la oncena europea y que desde su llegada en 2012 ha venido reestructurando el equipo y ya en 2016 dio la campanada al quedar subcampeón de la Eurocopa realizada en casa.

A pesar de esta caída, la Federación Francesa de Fútbol (FFF) confió en él y este a su vez decidió darle protagonismo a jugadores jóvenes pero con una actitud y mentalidad ganadora. Es así como volvió a confiar en Antoine Griezmann, Olivier Giroud, Paul Pogba, Blaise Matuidi, Raphael Varane y Hugo Lloris como los más experimentados del plantel e integró a promesas ya consagradas como Kylian Mbappé, K’Golo Kanté, Samuel Umtiti, Theo Hernández y Benjamin Pavard, además de contar con buena profundidad en la banca, entre los que destacan Kingsley Coman y Ousmane Démbelé, entre otros.

Con todos estos complementos, la selección europea pero con fuertes raíces africanas comenzó su andar en el mundial con una efectiva victoria ante Australia con goles de Griezmann y Pogba, seguidamente sufrieron ante Perú, pero un único tanto de Pogba les dio la victoria y la clasificación a la siguiente fase, la cuál certificaron ante Dinamarca con un empate sin goles, de hecho esta fue la única igualdad sin anotaciones en el torneo.

Ya en los octavos de final y ante la Argentina de Lionel Messi, los dirigidos por Deschamps demostraron de qué están hechos y con la velocidad de Mbappé, la experiencia en grandes citas de Griezmann y la sorpresiva pegada de Pavard le dieron un duro golpe a la albiceleste y comenzaron a labrar su camino para la segunda corona. En cuartos la cosa no cambió y con goles de Varane y nuevamente de Griezmann despacharon a la mejor selección de América en el torneo, Uruguay.

En la semifinal los franceses volvieron a la carga y ante la revelación del certamen Bélgica, un gol a balón parado de Umtiti los colocó en su tercera final de la historia frente a otra selección que dejó la vida en cada partido que jugó como lo fue Croacia.

Ya en la final, los franceses acostumbrados a no tener la pelota y dejar jugar a sus contrarios, aprovecharon una dudosa falta sobre Griezmann para colocar el 1-0 y luego con un penal que pudo haber sido mano o no, colocaron el 2-1 y con par de contraataques de Mbappé y Pogba sentenciaron el partido y se alzaron con la corona.

Entre los datos curiosos que dejó esta final, encontramos que Didier Deschamps se une a Mario Zagalo y Franz Beckenbauer como los únicos futbolistas en ganar el trofeo como jugadores y técnicos. Además, Kylian Mbappé se convierte en el segundo jugador más joven en anotar en una final, tras lo conseguido por Pelé en Suecia 1958.

Cabe destacar, que este campeonato no es casual ya que el fútbol francés ha crecido con los años y con un estilo de juego que combina la solidez defensiva del equipo, sumado a un mediocampo de lujo y un explosivo ataque que los lleva a la gloria mundial y desde ya los hace candidatos al próximo mundial, tomando en cuenta la juventud y el portento físico con la que cuentan sus jugadores.

Francia demostró que a pesar de no jugar al 100%, su efectividad y actitud en la cancha, sumado al hacer las cosas pequeñas y dominar los tiempos de los partidos, hace rememorar aquel estilo de juego del conjunto que se título en Saint Denis con un estelar Zidenine Zidane, que superó a la Brasil de Ronaldo y en semifinales dejó justamente a Croacia, la selección que en ese momento sorprendió al mundo con los imborrables Davor Suker, Zvonimir Boban, Robert Prosinecki, Robert Jarni, Slaven Bilic e Igor Stimac, entre otros.

Por su parte, la selección de Croacia demostró que con compromiso y amor patrio se pueden lograr grandes cosas, que el jugar con “huevos” pero sabiendo lo que se hace da resultados intangibles en el mundo del fútbol. A pesar de esta caída los croatas se van de Rusia con la frente en alto por jugar un mejor que el actual campeón, a pesar de tener tres prórrogas encima y no contar con el VAR y la efectividad que si tuvo Francia de su lado.

Y hoy justo cuando faltan cuatro años y 130 días para el Mundial de Qatar 2022, nuestro país se prepara desde ya para acudir a su primera cita mundialista y para ello debemos comenzar a trabajar con un proyecto que involucre a las categorías menores, el campeonato local y a todos los allegados al fútbol venezolano para que aprovechemos la camada de jugadores que quedaron subcampeones en el Mundial de Corea del Sur 2017 y a los baluartes ya consagrados en el fútbol mundial. Nos vemos en el 2022, se que Dios, la vida y el fútbol nos dará la alegría de escuchar el Gloria al Bravo Pueblo en la próxima cita mundialista.

¡GLORIA AL CAMPEÓN Y HONOR AL CAÍDO! 

¡QUE RUEDE EL BALÓN Y EL FÚTBOL NO PARE!

@AlejandroRCD24