Vulvodinia silenciosa e ignorada

Quizás el término no es escuchado muy a menudo, es una afección en el aparato reproductor femenino que produce desde ardor hasta un dolor intenso y puede afectar la salud sexual y reproductiva de la pareja. Es considerada una enfermedad “silenciosa”, ya que es muy difícil de diagnosticar.

Para algunas mujeres es una situación común sentir dolor, irritación y sensación de ardor después de tener relaciones sexuales. Incluso tan común que deciden no tratarlo o pasarlo por alto. Sin embargo, este tipo de dolor puede traer consecuencias negativas en la vida sexual y reproductiva de una persona, provocar baja deseo sexual hasta «deserotizar» los encuentros íntimos.

Para comprender de qué se trata este dolor, en principio es fundamental comprender que surge en la vulva, una parte olvidada en la anatomía femenina. El primer error de muchas mujeres es referirse a su región genital como la vagina, cuando en realidad la vagina es interna y lo que protege esta zona externamente es la vulva. Al estar expuesta, esta parte del aparato reproductivo femenino es propensa tener infecciones.

¿Sabías que algunas mujeres sufren de molestia crónica en la parte externa de la vagina, con ardor, irritación, quemazón o dispareunia, malestar en el momento de la penetración, pero no recibieron nunca el diagnóstico adecuado?. Esto sucede porque, a simple vista, no se evidencian lesiones y puede surgir a cualquier edad, lo que colabora en que la condición sea confundida con infecciones o heridas de otro tipo.

Antes de pensar que tenemos vulvodinia, debemos descartar otras causas de dolor vulvar. Algunos ejemplos son: infecciones vaginales. Problemas físicos producidos por accidentes o por abuso sexual. Condiciones precancerígenas y cáncer. Irritación provocada por el uso de ropa interior que no es de algodón, cremas, supositorios, productos para la higiene femenina. Enfermedades de la piel como dermatitis, eczemas, psoriasis entre otras.

Como sé que nuestras lectoras se le vinieron muchas pregunta por este tema. Les dejo algunas que ustedes pueden responder desde la intimidad de su casa, eso sí algunas las responde afirmativa recuerde no es recomendable automedicarse, lo que se debe hacer es recurrir a un especialista, en este caso su médico ginecológico.

¿Fuiste tratada por infecciones vaginales, pero sigues con dolor después de que los tratamientos terminaron?

¿Tuviste ciclos recurrentes de infecciones urinarias y vaginales que parecen venir una detrás de otra?

¿Te pasó que fuiste a un médico por infecciones vaginales y los análisis determinaron que no tienes infección?

¿Empezaron tus síntomas después de una serie de infecciones vaginales, bacteriales o urinarias o de un trauma pélvico como una operación o una caída?

¿Estás teniendo baja del deseo sexual?

Si algunas fueron afirmativa consulta a tu médico por Vulvodinia. Recuerda  acudir una vez al año al ginecólogo es parte de nuestro chequeo anual, nuestra salud sexual también es importante.

Rina Morales
 Orientadora en sexología
Rina Morales

Rina Morales

Consulta - Asesoría área de sexología y derechos sexuales y reproductivos. Invitada como especialista en área de sexología y derechos sexuales y reproductivos en diversos medios de comunicación social en Venezuela