Desde La plaza » PODER » Gobierno Comunal e Independencia Energética, una propuesta estratégica para el sector eléctrico

Gobierno Comunal e Independencia Energética, una propuesta estratégica para el sector eléctrico

Para nadie es un secreto que el mundo enfrenta una crisis ambiental producto del desarrollismo desmedido del hombre y la mujer comprendido en los parámetros del capitalismo, la cual tiene sus derivados en sub crisis dentro de los modelos de desarrollo de los humanos, así nos encontramos con una de estas sub crisis más feroces en el planeta, la crisis de Energía, productora de guerras, colapsos, baja en los altos estándares de calidad de vida de quienes hoy parecieran haber nacido con un cable eléctrico conectado al cuerpo y que al desenchufarlo se van apagando cual teléfono celular sin batería, peor aún generan nuevos síndromes de abstinencia, que de forma colectiva se convierten en un problema de salud pública y que pueden derivar en una histeria generadora de protestas y caos capaz de derrocar hasta al más querido o el mas recio de los gobiernos mundiales.

En medio de este torbellino emergen alternativas que, distante de ser innovadoras lo que han sido es reprimidas por el sistema de dominación instalado por el capital.

En Venezuela desde poco menos de dos décadas desde el Colectivo Ecosocialista de Venezuela ECOVEN, se propone un nuevo modelo de gobierno y de articulación de base que se pretende impulsar como máxima institución política de las comunidades, los concejos comunales y las comunas, el gobierno local del poder popular, que tiene como tarea la auto gestión, la independencia verdadera, la emancipación de lo comunal ante la imposición imperial del estado burgués.

En este sentido y en el contexto de la crisis energética nacional, provocada por diversos factores de índole ambiental, económico y de desarrollo de un modelo de consumo desmedido, pensamos en alternativas para superar la crisis de forma real, entonces vemos en nuestro planteamiento comunal la solución, es por lo que se piensa que el gobierno local debe ser participe y actor principal y no quedarse a la espera de la solución del gobierno nacional y el milagro celestial de las lluvias sobre el Guri.

Una característica imprescindible del gobierno del poder popular planteado en Venezuela es su relación simbiótica con la naturaleza, en tal sentido, este debe tener un principio Ecológico Social o como refiere Michael Lawy (2004) de Karl Polanyi “un medio ambiente social y natural que prioriza bajo una planificación democrática las opciones energéticas, la redefinición del consumo y la movilidad colectiva bajo criterios sociales y ecológicos”, con lo cual coadyuve con la preservación de la especie humana y salvar la vida en el planeta de la catástrofe en que el capitalismo industrial lo ha sumergido y en el plano de lo material inmediato, a superar la crisis de energía que vive Venezuela de manera real.

En este sentido la propuesta es que los gobiernos comunales propicien su independencia del sistema eléctrico nacional, priorizando sobre el uso de alternativas de energía no contaminantes y renovables, como la eólica y solar, que aun y cuando en un principio parecieran más costosas en el mediano y largo plazo representan un verdadero ahorro respecto a la inversión.

Si cada gobierno local tuviera su fuente de energía, los problemas de la red serian locales y no generales, además harían frente de manera comunal a los ataques y saboteos a los que se ha visto enfrentado el sistema de distribución de energía por parte de sectores desestabilizadores, en un escenario supuesto de conflicto, cuando el agresor quiera cortar el suministro de energía como está planteado ahora, basta con generar el ataque sobre la Central Hidroeléctrica Simón bolívar, en el Guri, causándole un gran daño al país.

Como se refirió anteriormente, la propuesta de generación comunal no es innovadora, en Venezuela la generación de energía de los pueblos y caseríos antes de 1960 se dio de manera desconectada y autónoma con plantas a diesel y vapor (lo que representaba toda una innovación en esas comunidades), luego la expansión centralizada y planificada por los Zuluaga y las inversiones de capital extranjero monopolizaron el servicio y cobraron los usufructos de la energía para el pueblo, quien ya no era su propio generador, sino pasa a ser como indica el modelo mundial solo consumidor de energía, crearon grandes centrales hidroeléctricas esta lógica incluso se expande con la llegada de la revolución.

Pensemos entonces en comunidades con sus propias plantas de generación de energía, desconectadas o subconectadas al sistema eléctrico nacional (no dependiendo de este), con cualidades de energía limpia y renovable, entonces el consejo comunal Hugo Chávez, debe destinar parte de su territorio a la instalación de un campo de energía solar, o diríamos bajo este nuevo auge de agricultura urbana y suburbana que los consejos comunales y comunas deben propiciar un impulso gigantezco de Huertas Solares y Bosques Eólicos u otro sistemas de energía que cubran las necesidades de su población.

El financiamiento a este proceso de desconcentración y autonomía energética comunal sin duda proviene de los fondos constituido por el gobierno revolucionario para los gobiernos locales, Consejo Federal de Gobierno, Fondo Consejo Comunales, el Fondo Intergubernamental para la Descentralización (FIDES), la Ley de Asignaciones Económicas Especiales derivadas de Minas e Hidrocarburos (LAEE), financiamiento de organismos internacionales con interés en la materia, entodo caso lo importante es el interés del gobierno local y la proposición de proyectos viables.

Con una visión más amplia se puede constituir una red libre alternativa y democrática de suministro de energía limpia, entre diversos usuarios que permita avanzar en una verdadera independencia en la materia.

El desarrollo del sistema eléctrico alternativo, es una respuesta seria en la planificación estratégica del desarrollo de la nación, se encaja en el Plan de la Patria, despunta como una propuesta revolucionaria ante una crisis generada por el capitalismo y que por ende no puede tener respuestas enmarcadas en el mismo capitalismo.

Sin duda toca avanzar mucho en la investigación del tema, pero con los conocimientos mundiales, países amigos con gran avance que facilitarían educación, tecnología y transferencia podemos en el mediano plazo tener la cura a la crisis de energía nacional y contribuir con la preservación de la especie humana y salvar la vida en el planeta.

DesdeLaPlaza.com / Toro del Arco iris Belisario Guerra / @ToroBelisario