Desde La plaza » PODER » #NiUnaMenos El Caso de Micaela García

#NiUnaMenos El Caso de Micaela García

El mundo ha pasado por diversas protestas feministas, donde las mujeres exigen respeto y valor. Micaela García no pudo defender su vida, le fue arrebatada. Así inició todo, luego de que fuera vista por última vez la madrugada del 01 de abril de 2017 cuando regresaba a su casa en Gualeguay (Argentina) al salir del boliche King de esa ciudad.

¿Quién era Micaela?

Era trabajadora, con familia, amigos y una vida con futuro -como cualquier otra- tenía 21 años, era uruguaya, militante del Movimiento Evita (miembro activo de las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres) y estudiaba Educación Física en Gualeguay.

Gustavo Maslein, jefe de la policía de la provincia Entre Ríos confirmó su cuerpo sin vida debajo de un árbol, en un campo llamado Seis Robles a unos 230 kilómetros al norte de Buenos Aires, la capital de Argentina. Más de 200 efectivos del equipo policial estuvieron durante una semana en la búsqueda de la joven.

“Hemos encontrado del cuerpo de Micaela, desnudo y en un avanzado estado de descomposición”, expresó a los medios locales.

Micaela era una chica educada, preparada y militante en espacios de concientización sobre trata de personas. Tenía mucha información para cuidarse, pero no pudo. No le permitieron defender sus derechos.

¿Cómo murió?

La víctima fue interceptada por Sebastian Wagner y otra persona, en un Renault 18 Break, las cámaras de seguridad del Banco de la Nación en Gualeguay grabaron el momento. El 7 de abril, Wagner fue detenido en la localidad bonaerense de Moreno (Argentina) junto a su padrastro luego de que ambos, tras diversas pruebas, se vieran vinculados con la desaparición.

Al día siguiente, el cadáver de la joven fue encontrado semienterrado, a unos tres kilómetros de donde se había encontrado una sandalia, un pantalón y unas llaves.

La autopsia determinó que la víctima había sido violada y estrangulada el mismo día en que había desaparecido.

El juicio comenzó el 21 de septiembre  de 2017, cuando Sebastian Wagner confesó haberla violado y fue condenado a cadena perpetua, y el dueño del auto, Nestor Pavón fue quien la asesinó. Sin embargo, Pavón se declaró inocente e informó que lo único que hizo fue prestar el vehículo a Wagner, pero que quién violó y estranguló a Micaela fue Sebastián, no él.

Pavón fue enviado a prisión 5 años por encubrimiento agravado. La cantidad de tiempo en la prisión manifestó el descontento de los padres de Micaela.

El Tribunal Oral 2 de Gualeguay, integrado por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo, expresó que Wagner, de 30 años, “abusó sexualmente de Micaela García con acceso carnal y luego procedió a asfixiarla con alevosía para lograr su impunidad y en un contexto de violencia de género”. El detalle que aumentó la indignación en el transcurso de esta causa fue cuando se supo que el juez Carlos Rossi había beneficiado a Sebastián Wagner con la libertad condicional tras haber estado cuatro años preso por dos casos de abuso sexual (violación) en el año 2010.

Según cifras de organizaciones sociales, en el país se comete un femicidio cada 26 horas. Las mujeres argentinas han sido víctimas de violaciones y asesinatos en diversas oportunidades, esta vez fue una extranjera hospedada, lo que demuestra claramente que debemos trabajar a diario y con más constancia por los derechos de las mujeres. Micaela no desconocía el femicidio, ella era militante de mujeres y murió, no pudo defenderse, no pudo dar testimonio porque Pavón y Wagner decidieron acabar con la vida de Micaela para que ella no los delatara de su violación, si seguimos viendo el abuso sexual como algo cotidiano ¿cuántas mujeres morirán?

DesdeLaPlaza.com/AF