Desde La plaza » POP » 16 cambios curiosos que realizó J.K. Rowling en los libros de Harry Potter

16 cambios curiosos que realizó J.K. Rowling en los libros de Harry Potter

En los últimos años, luego del estreno de la última película de Harry Potter, J.K. Rowling ha revelado nuevos detalles sobre sus personajes principales y misterios de la saga, pero ¿sabes sobre las curiosas modificaciones que realizó la autora antes de publicar los libros?

Pues el portal web SensaCine recopiló varios de los cambios que realizó Rowling y que han sido publicados en Pottermore. ¡Conócelos!

La prima Slytherin de los Weasley

Harry Potter-

La familia Weasley es muy extensa, pero iba a ser más grande, pues en un primer momento íbamos a conocer a Mafalda, la hija de un primo segundo de Molly que era squib con un muggle, que iba a rivalizar académicamente con Hermione tras ser introducida como miembro de Slytherin en el cuarto libro. Lo más curioso es que finalmente fue sustituida por la periodista Rita Skeeter.

El pasado de Dean Thomas

En La Cámara Secreta se iba a descubrir el pasado de Dean Thomas, el hijo de un mago y una muggle, que se crió sin conocer sus poderes mágicos porque su padre falleció antes de contarle a su madre las habilidades que poseía. Además, como su madre se volvió a casar creció con varios medio-hermanos. Pero el editor de Rowling pensó que era un capítulo muy largo, por lo que acabó editando. A pesar de todo asegura que tenía claro que quería que Dean fuera “un londinense negro”.

Los Granger y los Potter vecinos

Los padres de Hermione en los primeros borradores de la historia los eran vecinos de los Potter, y vivían todos en una isla. Por eso, cuando Voldemort asesinaba al matrimonio mago, los padres de Hermione escuchaban los gritos y acudían a investigar. De esta forma, era el señor Granger quien encontraba al bebé Harry entre las ruinas de la casa.

La clave está en el helado

La Heladería de Florean Fortescue del Callejón Diagon ha sido mencionada en varias ocasiones en los libros, aunque nunca llegó a tener un papel tan importante como el que pensaba. Aunque finalmente el dueño acabó siendo asesinado por Voldemort, la idea inicial era que fuese secuestrado y se convirtiese en una pieza clave que diese pistas a los tres protagonistas.

Un profesor vampiro

Con Remus Lupin siendo un licántropo y Firenze el centauro dando clase de Adivinación, tampoco sería extraño encontrar otro profesor no humano en Hogwarts. Además, dado que los vampiros existen en ese universo la posibilidad es muy real. Sin embargo, la escritora pensó que introducir al Profesor Trocar no era una buena idea porque el “mito del vampiro es muy rico y ha sido explorado muchas veces en la literatura y el cine”, por lo que sentía que no podía añadir más a la tradición.

La muerte de Ron

Harry Potter

Aunque todos sabemos cómo acaba la saga y que ningún miembro del trío protagonista muerte, J.K. Rowling dudó mucho tiempo si acabar con la vida de alguno de ellos. Más concretamente, con la de Ron Weasley, idea que consideró seriamente mientras atravesaba una dura etapa de su vida.

El cambio del Señor Weasley a Sirius

Otra muerte que fue cambiada en el último momento fue la de Arthur Weasley, debido a que iba a fallecer tras ser atacado por serpientes en La Orden del Fénix. El objetivo era que Harry presenciase la muerte de una figura paterna, pero entonces Rowling comprendió que Sirius Black tenía mucha más influencia en el joven que Arthur y por ese motivo fue él quien acabó perdiendo la vida.

La hermana perdida de Hermione

Como ya te contábamos, en un principio Hermione no iba a ser hija única, pues Rowling quería que tuviese una hermana pequeña que también asistiría a Hogwarts unos años después de que ella empezara. Pero, como fue incapaz de introducirla en los primeros libros, pensó que después ya era demasiado tarde para ampliar la familia Granger.

El amigo de Draco

Todos conocemos a Crabbe y Goyle, los seguidores de Draco Malfoy que son más bien una suerte de secuaces que unos amigos verdaderos. Pues bien, en un principio iba a tener un inteligente compañero de pura sangre llamado Theodore Nott que se convertiría en su mejor amigo y con quién discutiría el régimen de Dumbledore en Hogwarts.

El hijo mago de Dudley

Harry-Potter

Cuando vivían juntos, Harry Potter y Dudley nunca se llevaron bien, sobre todo porque el segundo era un matón apoyado por sus padres. Por suerte, sabemos que ambos dejaron su pasado de lado como adultos y que mantuvieron una relación cordial posteriormente. Pero, además, Rowling quiso en darle un hijo a Dudley que fuera mago, aunque se lo pensó mejor y llegó a la conclusión de que el ADN mágico no habría sobrevivido en contacto con los genes de Vernon.

Pasado de Nick Casi Decapitado

El fantasma de Gryffindor cuenta brevemente el motivo de su apodo, pero en La Cámara Secreta iba a explicar su ejecución con sumo detalle con una canción, que finalmente fue cortada de la versión final.

Mopsy, la amante de los perros

Que Hagrid es un amante de los animales es algo que todos sabemos. Pero iba a haber otro personaje con una pasión desmedida por una especie concreta: los perros. Mospy era una mujer que tenía una manada con distintos tipos de perros y que se enfrentaba a sus vecinos por el ruido que causaban con sus ladridos. Su función en la historia era cobijar a Sirius Black en Hogsmade tras confundir al animago con uno de estos animales.

El caldero de Helga Hufflepuff

Los Horrocruxes creados por Voldemort eran objetos seleccionados cuidadosamente por su historia. Así, entre ellos se encontraban tres pertenecientes a los fundadores de las casas Slytherin, Ravenclaw y Hufflepuff, pues a no ser un verdadero Gryffindor no podría hacerse con la espada. Pero la copa de Helga iba a ser un caldero en un principio, aunque como Rowling pensó que eso complicaría su destrucción acabó cambiando de idea.

Harry_Potter_

El adivino Mopsus

Mopsus era un mago ciego con la habilidad de predecir el futuro. Su nombre proviene de la mitología griega e iba a ser introducido en La piedra filosofal, pero sus capacidades adivinatorias podrían haber estropeado toda la historia, como reconocía la propia autora, que pensó que alguien como Sybil Trelawney era más adecuada para el papel. Sin embargo, los bocetos de Mopsus también dieron lugar a otro personaje: Ojoloco Moody.

Cambios de nombre

Aunque todos tengamos en mente los nombres y apellidos de los protagonistas, Rowling barajó distintas opciones. Por ejemplo, entre ellas encontramos que Draco iba a ser Spungen en lugar de Malfoy y Hermione Puckle.

Todo estaba bien

A pesar de que J. K. Rowling tenía muy claro que quería acabar su saga con la palabra “cicatriz”, terminó cambiando de idea y optando por algo mucho más alegre, pues lo último que leemos en Las Reliquias de la Muerte es la frase “Todo estaba bien”. ¿El motivo? Quería recalcar que Harry Potter había ganado y que la cicatriz, a pesar de seguir, ya era solo una cicatriz.

DesdeLaPlaza.com/Sensacine/KM