Desde La plaza » POP » ¿Será que ser youtuber es un buen negocio?

¿Será que ser youtuber es un buen negocio?

Es cierto que la nueva era de la tecnología ha arropado nuestro mundo en su totalidad, tanto que la comunicación ya no es pasiva sino receptiva y productiva, dentro de este marco se inserta los Youtuber o llamados animadores de la plataforma Youtube que entretienen, dotan de contenido y le da a la audiencia un sentido de importancia a la web.

Ahora, bien es cierto que la cantidad de personas que tienen su canal en YouTube crece exponencialmente cada día más. Entonces si están apareciendo nuevos personajes y más canales de personas que tocan diferentes temas es porque este sector es rentable.

Podemos citar casos como el de Luisito Comunica en México que debido a su popularidad ha sido conocido a nivel mundial, luego tenemos a Werevertumorro que se mantiene en la red escribiendo libros, dando conferencias, doblando personajes para películas del cine, y participa de vez en cuando en algún programa de televisión y hasta hace “shows” en vivo.

“Yosoygermán”, inactivo desde hace 2 años, tenía cada siete días unas 57 millones de personas por YouTube, francamente impresionante.

La pregunta que nos interesa ahora es cómo ganan semejante cantidad de dinero estas personas con YouTube y cómo se genera ese ingreso.

Para ello tenemos que explicar que la plataforma popular de vídeo implementa diferentes esquemas de compensación para pagar a los que suben contenidos a la red.

De modo que en YouTube no se gana por “likes” (me gusta) o por suscriptores, se recibe ingresos por vídeos vistos, a esto se le denomina CPC (Costo Por Click), pero se refiere al click que se da para ver el vídeo.

En ese aspecto, la cuota que paga youtube depende de dónde se generan los contenidos. Por ejemplo, en Estados Unidos se paga mejor el CPC que en los países latinoamericanos, un promedio es de 0.04 dólares por click.

La única forma que la aplicación empiece a pagarte unas cifras más altas es cuando cuentas con más de 5 mil visitas en cada uno de tus materiales audiovisuales.

Cómo duplicar el ingreso con otras herramientas en YouTube

Pero esto se puede incrementar de varias formas, si el youtuber está con Adsense, que es un esquema de anuncios de Google, es decir; lo que importa  es que la gente le dé click a los vídeos.

Para México, el cálculo que se tiene es que por cada 1000 clicks al vídeo, se reciben unos 5 pesos mexicanos, que al paso de como va la relación peso/dólar, esto será equivalente a unos 25 centavos de dólar norteamericano por cada 1000 clicks de CPC.

Esto significa que si vemos, por ejemplo, un vídeo de Werevertumorro, uno de los últimos, que tiene actualmente unas 790 mil vistas, el youtubero ganará aproximadamente, sólo por CPC unos 3950 pesos. Probablemente pueda duplicar esta cantidad si se encuentra como parte de una “network” y si sigue algunos de los esquemas comerciales que propone Google.

No obstante; hay que aclarar que mucho del dinero que hacen los youtubers no es de estas visitas a sus vídeos, sino a la publicidad que pueden tener si encuentran marcas que los patrocinen.

Porque las empresas buscan tener presencia y qué mejor contratando a los youtubers para que hablen de sus productos, lo que permite a los que se dedican esta actividad reciban buenas cantidades de dinero.

Lo importante en YouTube es producir vistas a los vídeos donde los “likes” cuentan porque las empresas de publicidad pueden medir así la popularidad del youtuber.

Las tareas que implica estar en YouTube y ser famoso

Lo que muchos no saben es que ser YouTuber no es nada sencillo porque hay gastos involucrados en esta labor los cuales requieren adquirir una buena cámara si es que solo vas a decir algo, por el contrario si tu mensaje es mucho más con efecto y cortinas de audio e imágenes, en pocas palabras toda una producción, requieres de una computadora que soporte todo lo que vas a realizar tal como editar.

Y no solo eso, te ocupa tanto tiempo que a lo mejor muchos deben generar ideas nuevas, contenidos mandar a hacer cortinillas de inicio para sus vídeos, contratar a otros para que les graben, entre otros.

En fin, todo un montón de tareas de la post producción que no vemos detrás del producto y que en muchos casos se puede estar a merced de volverse famoso y de la noche a la mañana ser olvidado por la cantidad de competencia que existe y la originalidad de los temas.

Se trata de un ambiente muy complejo donde quien manda es la audiencia por lo que se torna efímero y podría acabarse en cualquier momento.

DesdeLaPlaza.com/Vanguardia/NR