Desde La plaza » RAÍZ » Hoy conmemoramos el fallecimiento del poeta venezolano Juan Antonio Pérez Bonalde

Hoy conmemoramos el fallecimiento del poeta venezolano Juan Antonio Pérez Bonalde

Un día como hoy, pero en 1892, muere el poeta y máximo exponente del romanticismo venezolano del siglo XIXJuan Antonio Pérez Bonalde.

La vida de Perez Bonalde, estuvo marcada por la pobreza y el exilio, las penurias y los trabajos ingratos y la pérdida de seres queridos, pero nada de ello le impidió atesorar una cultura literaria sin parangón en la Venezuela de su época.

Nacido en una familia de escasos recursos, a los doce años sabía alemán y leía a los poetas románticos. Sus padres, Juan Antonio Pérez y Gregoria Bonalde, tuvieron que emigrar en 1863, cuando el país padecía los horrores de la Guerra Federal (1859-1863)

La familia fue a parar a Puerto Rico y Juan Antonio ayudaba a su familia dando clases de piano y haciendo de maestro de escuela.

perez-bonalde

El poeta fue un fuerte crítico al gobierno del general Antonio Guzmán Blanco, tanto así que sus amigos lo incitaron a escribir una sátira contra el presidente. Esto bastó para que las autoridades lo expulsaran del país.

Se estableció en Nueva en York donde llegó a trabajar en una fábrica de perfumes, para ganarse la vida y el sustento.

Contrae matrimonio con la norteamericana Amanda Schoonmaker, con quien tiene una hija y que años más tarde muere inesperadamente.

Tras la muerte de la pequeña, Perez Bonalde es llamado para colaborar en el gobierno de Raimundo Andueza Palacio.

La muerte sorprende a Perez Bonalde un 3 de octubre de 1892, a los 46 años, antes de que pudiera encargarse de una misión diplomática que le había sido encomendada. Su salud se había resentido gravemente tras años de privaciones, tragedias familiares y vida trashumante.

Para conmemorar los 125 años de su muerte DesdeLaPlaza.com le rinde homenaje con un fragmento de su célebre poema ‘Vuelta a la patria’.

I

¡Tierra! grita en la prora el navegante

y confusa y distante,

una línea indecisa

entre brumas y ondas se divisa.

Poco a poco del seno

destacándose va del horizonte,

sobre el éter sereno

la cumbre azul de un monte;

y así como el bajel se va acercando,

va extendiéndose el cerro

y unas formas extrañas va tomando;

formas que he visto cuando

soñaba con la dicha en mi destierro.

Ya la vista columbra

las riberas bordadas de palmeras,

y una brisa cargada con la esencia

de violetas silvestres y azahares,

en mi memoria alumbra

el recuerdo feliz de mi inocencia,

cuando pobre de años y pesares

y rico de ilusiones y alegría,

bajo las palmas retozar solía

oyendo el arrullar de las palomas,

bebiendo luz y respirando aromas

Hay algo en esos rayos brilladores

que juegan por la atmósfera azulada,

que me hablan de ternuras y de amores

de una dicha pasada

y el viento al suspirar entre las cuerdas,

parece que me dice “¿no te acuerdas?”…

DesdeLaPlaza.com/agencias/RS