Desde La plaza » RAÍZ » ¿Por qué quemamos a Judas el Domingo de Resurrección?

¿Por qué quemamos a Judas el Domingo de Resurrección?

Cada Domingo de Resurrección en casi todo el territorio nacional, se tiene la tradición de quemar a Judas, teniendo mayor arraigo en los estados: Lara, Cojedes, Aragua, Táchira y sobre todo en Caracas.

Pero, ¿por qué lo hacemos? ¿qué significa? La Quema de Judas, significa “justicia popular”, pues a través de su culto, el pueblo recuerda la traición de Judas Tadeo a Jesús para garantizar la Resurrección de Cristo”, el próximo año.

Sin embargo, Desde hace algunos años es un símbolo para expresar quejas, descontentos con figuras públicas y funcionarios del Estado. Simbólicamente alude a la traición y eligen un personaje para ser “Judas”.

La ceremonia comienza cuando es escogido el personaje que, por sus acciones, es merecedor de burlas o escarnios. Una vez, identificado, se procede a escribir un Testamento Sarcástico, luego se “identifica al Judas”, presentando un resumen de su vida, de sus acciones y sus faltas.

Al muñeco(Judas) se le coloca una soga al cuello y es arrastrado por la Comunidad, para que todos los habitantes identifiquen, en el castigo, la consecuencia de sus faltas. Luego, es leído el testamento, y se le sube a un árbol o a un poste de Luz, donde es ahorcado y posteriormente quemado.

¿Cómo se hace Judas?

La realización de Judas es muy parecida a los muñecos de Año Viejo, es decir,  elaborado con telas, ropas viejas y trapos, relleno con fuegos artificiales que aportan los participantes de la quema de cada comunidad.

Generalmente se hace el muñeco de cuerpo entero y se viste con zapatos y trajes usados, se le colocan lentes, guantes y distintos accesorios que aportan los integrantes de la comunidad que lo crean.

Historia

El primer Judas quemado en Venezuela se realizó en Cumaná en 1499 y representó a la figura de Américo Vespucio; quién después de engañar a los indios y hacerlos construir un barco, les prometió regresar con riquezas para ellos.

Los indigenas al ver que el navegante no regresaba, decidieron hacer una especie de espantapájaros y colocarlo en el sitio donde se le construyó el barco y justo allí, le dieron fuego a la imagen de Américo Vespucio, al compás de los tambores y las chirimías (instrumento musical indígena).

Se cree que el primer Judas de Caracas se quemó en el año 1801 y luego se hizo común en nuestro pueblo quemar a Judas el Domingo de Resurrección.

Igualmente esta tradición es celebrada en otros países como España, Perú, Chile, Uruguay, México.

DesdeLaPlaza.com/Agencias/SEB